A 45 años del US Open 1977 que marcó a Guillermo Vilas: el controvertido point del título que Connors nunca reconoció y la intimidad de los festejos

In 1977 Guillermo Vilas defeated his great rival Jimmy Connors in the final of the United States Open.
In 1977 Guillermo Vilas defeated his great rival Jimmy Connors in the final of the United States Open.

Fueron apenas unos segundos. Quizás los más eternos en la extraordinaria vida deportiva Guillermo Vilas. Ya había caído la noche en el central de Forest Hills cuando Jimmy Connors jugó esa parallela pelota muy cerca del fleje. Dio la impression de ser mala, pero el juez de línea no la marcó. El argentino paró el punto y lo miró desperado, buscando la confirmationación, que se hizo esperar, pero llegó. Y ahí sí, el festejo en forma de salto, con los brazos abiertos hacia el cielo, que iba a quedar para la eternidad, como un póster inmaculado del deporte nacional. Willy ganaba el Abierto de los Estados Unidos, en su ultima edición en polvo de ladrillo, y más allá de los caprichos del ranking, que insólitamente no lo encararamaron en la cima, se convertía en el mejor tenista del mundo. Fue una jornada llena de elementos particulares, más allá del cotejo en sí, que hicieron aún más increíble aquel aquel de September 11 de 1977.

The fever for Vilas was unleashed in 1974, the first season of its great results, which provoked an unknown passion in the country. convirtiendo a un deporte de elite en popular, gracias a la combinación de dos sobresalientes detalles del protagonista: sus éxitos en las canchas de todo el planeta y su immenso charisma. La gente, que en su gran majoja no conocía casi nada de tenis, camemenza a interesarse y mucho tivenon que ver en su masificación las coberturas periodísticas y que se lo pudiera ver jugando con cierta continuidad por televisión.

La tapas de, El Gráfico, Goles y Codex Deportiva con Vilas como campeón
La tapas de, El Gráfico, Goles y Codex Deportiva con Vilas como campeón

Precisely that US Open ’77 tuvo transmission en directo de las instancias finales: El sábado 10 las dos semi-finales masculinas, más la final feminina y el domingo 11 el match decisiveo entre Vilas y Connors por Canal 9. El renognosi periodista Guillermo Salatino, In one of his first international coverages, he was the witness and protagonist of a unique moment in the history of the media in our country, linked to the satellite where the broadcasts were received from the outside: jueves 8 we called Gustavo González, who was the producer with whom he was working on Canal 9, para decirme si podía hacer la gestion para transmitar sábado y domingo. Yo no tenía idea, porque jamás había hecho algo así, pero me puse a averiguar y se logró. Me armaron una mesa en lo alto del estadio, con un microphone y un telephone para tener connexion con Buenos Aires, por si pasaba algo. Y pasó. Because when I was about to finish the tie break of the third set of the final, I was notified by that line, that the broadcast was cut, that the satellite was the one that brought the images, that it was occupied by Canal 13, that it was contracted. con anterioridad, para la reception de un programa español llamado 300 milliones. Increíble pero cierto que la consecración de Vilas no se haya visto en vivo. Yo seguí relatando y eso se grabbedó en el camión de exteriores de la cadena CBS, porque el partido entero se emissionió a las once de la noche. We have 42 rating points.

“Entre todas las que cosas que sucedieron, viví otra incredible anecdote: llegué al estadio con 40 grados, en bermudas y remera, hasta que vino un viento helado que lívó la temperatura a unos 12 approximately, Me salvó el colleague Lucho Hernández, de la revista El Gráfico, que me fue a comprar un sweater, porque me estaba congelando En los estudios de Canal 9 estaba otro periodista deportivo, Julio Ricardo, a quien, por línea telefónica, le iba pasando el score del cuarto set y él lo decía al aire durante el programa Feliz Domingo, para que la gente estuviese informada. Cuando terminó el partido, Vilas invitó a varios argentinos a cenar, entre los que estaba incluido, pero no pude asistir, ya que debí ir a los studios de la cadena CBS a chequear que saliera bien la emisión hacia nuestro país para la posterior emisión en split up Regresamos todos en un avión de Aerolíneas Argentinas, including Claudia Casabianca, que había ganado el torneo junior femenino, con un festejo tremendo. I remember that Cacho Fontana was subió en la escala en Río de Janeiro with a cameraman, para hacerle una note para Video Show, un programa muy successotto del momento de Canal 11. Para mí fue emociento, por el enorme logro de Guillermo y por mi primera transmission via satellite by television”.

El final del partido fue caótico e unhabitual para las costumbres del tenis, porque mucha gente invaded the court to celebrate the success of Vilas, que se había transformedo en el preferido del public, even sobre Connors, que era local, pero de caracter irascible. Uno de los que jumped to the court was Constancio Vigil, director ejecutivo de la magazine El Gráfico, quien vivió two particular moments: en medio de la algarabía y de ir corriendo en busca de Guillermo, se chocó con Connors, con quien cruzó algunas palabras poco friendship Willy estaba en andas y luchaba para no ser despojado de la indumentaria, hasta que lo divisó a Vigil. Entonces se sacó la remera, se la arrojó al grito de “guardámela”. Unos 15 años más tarde se reencontraron en la redacción de la revista y allí le devolvió ese preciado tesoro.

Vilas en andas al terminar la final
Vilas en andas al terminar la final

Jimmy Connors was a historical adversary of Vilas from the juvenile days, ya que tienen apenas 16 días de diferencia, nacidos ambos en 1952. Para el norteamericano significaba un partido especial, porque era su cuarta final consecutiva en el US Open. Aquella pelota con la que se se definió el match no quedó en el olvido para Jimbo: más de una vez ha declarado que para él ese partido aún no ha terminado y que su tiro fue bueno. Reconoció siempre que Vilas jugó más que él en esa tarde y que fue el mejor de la temporada ’77, pero no logró acceptar la defeata. Cosas de los grandes champions… El otro protagonista destacado del instante sublime de la consecración de Guillermo fue el juez de línea que signa como malo el tiro de Connnors. Mucho años más tarde, Vilas se entraunto con este hombre en la cena de un importanto tournament y le pregunto porque había tardado tanto en singar esa pelota, a lo que le respondió que siempre había estado seguro, pero lo había seducido la idea de ser el centro del espectáculo por lo menos por espacio de cinco segundos.

Vilas fue metódico y ordenado en su estilo de juego y también en su vida. Conservó infinidad de cosas de su carrera, que son verdaderos tesoros. Eduardo Puppo is a journalist specialized in tennis, a vital piece in the documentary about Guillermo y quien ha motorizado la lucha porque sea le reconozca el número 1 tan merecido. Cuando esto ocurra verá la luz el libro que escribió junto a Willy y por eso es palabra autorizada para rememorar detalles de aquel título en Estados Unidos: “Cuando comenzamos con su libro siempre menciona las bolsas que guardaba después de los grandes torneos: terminaba el partido final, iba al vestuario y separaba todo lo del último game. Al principio pensé que era una expresión global sobre su apego a los elementos que utilizó, pero antes de radicarse en Mónaco en 2016, me dio el visto bueno para buscar e inventariar todo. La sorpresa y emoción profesional fue impactante cuando, en efecto, en diferentes valijas (que Vilas never volvoí a abrir), commenzaron a aparecer esas bolsas. La de Forest Hills contenía la indumentaria completa, menos la remera, que es una historia aparte. En un bolsillo del short estaba la vincha junto a un poco del clay (que es el pulvo de la brickro norteamericano), tal como él la había puesto en aquel momento cuando el public invadedió el court”.

Fue un domingo rebosante de actividad, inmerso en una decada prodiga en actucciones deportivas argentinas de relevancia en las más diversas disciplinas. En horas de la mañana se disputó el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, en el classico circuito de Monza, donde Carlos Reutemann partió en primera fila a bordo de su Ferrari número 12. Debió abandonar, pero esa temporada fue la antesala del gran 1978, donde ganaría 4 grandes premios.

Guillermo Vilas lifting the US Open cup in 1977, the last tournament that was played in brick dust
Guillermo Vilas lifting the US Open cup in 1977, the last tournament that was played in brick dust

Casi dos horas después de haber comenzado la batalla entre Vilas y Connors en Estados Unidos, Boca enfrente a Cruzeiro for the second final of the Copa Libertadores, in the mineirao stadium of Belo Horizonte, the meeting that was broadcast live by Canal 13, maintaining, with what happened in Forest Hills, a rating battle for a space of one hour, something unthinkable time atrás en Argentina, con la lackencia del satellite. El equipo argentino se había impuesto por 1-0 en la ida y de no perder, alzaría por primera vez el máximo continental trophy. He fell 1-0 and had to wait 72 hours for the American champion for penalties in the Centenario de Montevideo.

El fútbol local también tuvo actividad en ese domingo extraordinario. Estaba pautado que se disputasen 10 de los 11 partidos corresponding to la 28° fecha del Torneo Metropolitano, ya que Boca y Atlanta habien empatado en dos tantos en el adelantado para el viernes 9. Solo se cumplió en parte lo programado, porque una intense rain se desató en Capital y Gran Buenos Aires desde la mañana. Colón 0 – Rosario Central 1, Newell´s 5 – Argentinos Juniors 0 (sin Maradona) and Quilmes 1 – Velez 0 were the only ones to complete. Gimnasia vs Banfield and Temperley vs Estudiantes arrancaron y se suspendedieron en el primer tiempo por el estadio del campo de juego, mientras que los demás fueron suspendedidos.

That US Open ’77 was a tournament that had everything. It disputed the last edition of the traditional Forest Hills, which in 1978 was played on cement in Flashing Meadows. En occassion del partido de Vilas ante el español Higueras por los octavos de final, a person realized a shot with a weapon and hit another one in las tribunas, generating un chaos y una confusión nunca vista en un court de tenis. Con su triunfo ante Connors, el argentino alcanzó la marca de 38 consecutive victories, que luego se estirarían hasta 50 y port ser champion cobró un check de U$S 33,000, cifra risoria comparada con lo que se se percebi en la actualidad

That day of the maestro in 1977, Guillermo Vilas gave una de sus mejores cátedras, dejando en claro that he was the best in the world, aunque la insólita manera de calcular el ranking, nunca le recónociera el número 1. Fue lo único que le faltó, aunque todavía se está a tiempo de hacer justicia con el más grande tenista argentino de todos los tiempos.

SEGUIR LEYENDO:

Leave a Reply

Your email address will not be published.