A Central el sueño se le converted en pesadilla en Avellaneda

A Central no le sale nada No le alcanza ni con estar dos goles arriba ya punto de tumbar a su rival. The dream turned into a nightmare. De ser vertical y efectivo en el primer tiempo, a quedar de rodillas en el complemento y servirle el partido en bandeja a Racing, que se lo terminó llevando por 4 a 3.

Siete minutos bastaron para que Racing se pusiera en advantage. Y el planteo inicial de Tevez se cayó como un castillo de naipes soplado por el empuje racinguista. Juan Gabriel Rodríguez rechazó de manera defectuosa en el epicentro del área, la pelota rebotó en la humanidad de Alcaraz y se metió pidiendo pidiendo al arco defendedido por Brown: 1-0 ya correr de atrás, como tantas otras veces en el torneo.

Pospartido con Platense quedó la sensation (o más bien la certainty) de que Facundo Buonanotte había recuperado el brillo que se había attenuado después de la novela por su pase frustrado al fútbol inglés. La joyita canalla repitió performance y sacó al equipo de la guardida para buscar rápido el empate. De una falta en su perjuicio salió la igualdad. Blanco capturó la pelota, tiró un enorme centro a la carrera que entente a Almada, quien todavía seguía en el área local.

Centro3.jpeg

Central tuvo un muy buen primer tiempo, pero en el complemento le salió todo para la mona.

Central tuvo un muy buen primer tiempo, pero en el complemento le salió todo para la mona.

Marcelo Bustamante / La Capital

Y a partir de allí fue otro partido. Racing atacaba a los tumbos empujado por su público y Central planteó como ideología recuperar rapido en la zona media, mordiendo a los rivals, para salir de contra y lastimar de esa forma. Y pasó invoice. Recovery Veliz, para aperture white, otra assistance y bocha cruzada para Buonanotte y definición magistral para estampar el 2-1.

Sorpresa absoluta en el Cilindro, para propios y extraños. Central fue rápido, práctico y expeditivo. Apuró cuando tuvo que apurar y no se complicó de más. De aquel equipo que le quemaba la pelota en los pies ante el calamar, mutó a otro completamente diferente que estuvo constantly en movimiento, con y sin pelota. En pleno clima de murmullos entre los hinchas académicos, llegó el tercer golpe auriazul para descolocar todavía más el ambiente. Otra vez participation Veliz en esta ocasión para peinarla y picar rápido, Blanco again como protagonista para jugarla al área, entra en action Infantino y cesion para el 24 canalla que clavó el 3-1 y desató la locura, sobre todo en el banco de Central, que salió ejectado traspasando la línea de cal y se metió en la cancha para festejar la momentánea sorpresa en el President Perón.

¡ÉPICA REMONTADA DE LA ACADEMIA PARA SEGUIR EN CARRERA! I Racing 4-3 Rosario Central I SUMMARY

Unnecesariamente Central se refugió en su propio campo e incentivó a Racing a adelantarse en la cancha. But once Gago no sabía qué hacer con la pelota. Parecía atontado por el trío de mazazos que había recibido y que no tenía en los planes. Central jugó con esa desperación y durmió las actions hasta el pitazo final del primer tiempo.

Segundo tiempo en marcha, Gago sent to the court a Vecchio para intentar algunos de sus típicos pas entre líneas y ordenó anclar todos los ataques por el sector derecho custodiado por el chico Leonel Vergara, llamado a scene de emergency por la lesión de Juan Rodríguez. La inexperience en primera del juvenile de 21 años le generaron un lastre a la hora de la marca y para cerrar pelotas a su espalda que generaron cierto riesgo para el arco canalla.

Centro2.jpeg

Cuando Veliz marcó el tercero, de cabeza, parécia que Central aseguraba el triunfo, pero nada de eso sucedió.

Cuando Veliz marcó el tercero, de cabeza, parécia que Central aseguraba el triunfo, pero nada de eso sucedió.

Marcelo Bustamante / La Capital

Esta situación fue solo el anticipo de lo que se iba a venir. Because Racing se calzó el overall de protagonista del torneo y Central Volvo a mostrar la cara de las penurias. Un equipo que insólitamente se metió en la cave cuando tenía todas las de cerrar el partido antes de tiempo.

Not even the disastrous defensive performance Racing tentó al canalla para seguir apretando los dientes para dar el golpe final. Volvió a ser el de siempre. Con la diferencia de que esta vez tenía el banquete servido y se levantó de la mesa sin comer.

It was a racing monologue. Vecchio le cambió la cara al equipo, se conviró en amo y señor del partido, y coordinatenó cada attack, movendo la redonda a gusto y placer. Central se limitaba a verla pasar. Cualquiera que conocía el curriculum de Central, sabía que la cosa podía terminar muy mal si no salía de tan atrás.

This is today Center: del mejor tiempo de la era Tevez (el primero), al peor tiempo de la era Tevez (el segundo). Sin escala. Los goles? Vecchio, Romero y Moreno about the final Sólo para la anécdota. Like the campaign Central. “No me voy a bajar del barco”, said Tevez on Friday. Un barco que en Avellaneda pasó de ser un crucero a terminar derruido en el fondo del mar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *