“Aftersun”, the debut of Charlotte Wells La realizadora escocesa irrumpe con una película sutil e inolvidable

Las vacaciones en familia son siempre una cosa complicada, inconexa, multiforme, sobre todo desde el pointo de vista de los hijos y en particular si estos son pequeños. El tiempo es de descanso, de actividades lúdicas y placenteras, pero el tiempo a su vez es finito y deben equilibrarse los deseos de unos y otros, de grandes y de chicos, de fanáticos del movimiento y amantes de la quietud. Las vacaciones de un padre o una madre separados de su pareja, pero en compañía de la descendencia, son un monstruo de otra raza. Más aún si el adulto no es quien convive el resto del año con el minor. En esos casos, usually hay más horas disponibles para ponerse de acuerdo, y las chances de que las elecciones estén inclinadas hacia los deseos de la niñez o la adolescencia son elevadas. ¿Culpa? Posiblemente, un poco o mucho. ¿Ansias por recuperar el tiempo no compartido? Sin duda En Aftersunthe first opera of the Scottish director Charlotte Wells that won the jury prize at the Cannes Festival and the next Thursday, November 24, will have a premiere in cinemas before its release on MUBI, a divorced father travels to Turkey with Su hija de doce años para pasar una semana en un típico resort all inclusive. Él se ha mudado a Londres hace tiempo y su hija sigue viviendo en Escocia junto a la madre, por lo que es de suponer que el tiempo compartido en esos pocos días veraniegos serán preciados, preciosos. Pero algo le ocurre a Calum, interpretado magnificamente por Paul Mescal, cuya actuation en la recent serie Normal People se transformó en toda una revelation. Algo que no es explicitado, que nunca se dice en voz alta, que tal vez no se pueda explicar con palabras. La pequeña Sophie (Frankie Corio) observa a su padre, trata de entender qué podría estar ocurriendo; luego se olvida y juega con un chico de su edad, que también está pasando unas vacaciones en el lugar. The time is at the same time close and so different to the XXI century, the late 90s, when cell phones did not mark the daily rhythm of communications, songs were listened to on devices and home videos were produced with small handheld cameras. , gravados en cassettes rotulados con lapicera o marcador indeleble.

“Vacaciones con Papa”, podría decir el rótulo del tape que abre Aftersunproduced by Barry Jenkins and Adele Romanski, director and producer Luz de luna. Satada en la cama, Sophie graba a su padre mientras sale a fumar un cigarto en el balcony del cuarto de hotel. Le hace un pregunta pero Calum desapareca detrás de las cortinas, un poco como suele desapareca todos los días, presente pero un poco ido. La mirada perdida, inconsciente de aquello que ocurre a su alrededor durante un lapso más o menos breve. Film ostensibly de ficción, Aftersun está sin embargo basada en recuerdos de childhood de Charlotte Wells, nacida en Edinburgh hace 35 años. In a conversation with the specialized British magazine Sight & Sound, the director confirmed this relationship with reality by means of something similar to a trabalenguas: “Es duro ese equilibrio, hasta qué punto la película está inspirada en mi vida y cuánto es ficcional. Puedo attemptar controlar el mensaje, que es afirmar que se trata de una ficción, aunque al principio se sentía casi una ficción decir que era una ficción. Pero es ficción”. En cuanto al eje del relato, que en gran medida adopta el pointo de vista de Sophie, agrega que “los chicos son realente inteligentes y perciben un montón. Los adults pueden esconder cosas y usually lo hacen, pero los niños se dan cuenta de todas formas, inclulo de manera indirecta. Por otro lado, todos los chicos se interesan en ellos mismos, el mundo gira alrededor de sus intereses, y es lo que pasa en la relación entre Sophie y Calum. La camera transforma eso en un juego. Me interesaba que se ofreciera un punto de vista literal, pero hay otra capa. Calum mira lo que filmó su hija y eso le aporta a él una vision del pointo de vista de la niña”.

Calum calla y la película también. Aftersun no es una de esas historias donde los diálogos hacen que cada movimiento y palabra tengan una explanation. Mucho menos a la hora de illuminar aquellas processiones que van por dentro del torrente emocional. Nada se explicita, pero es claro que Calum no está pasando por un buen momento laboral y el disembolso para realizar el viaje no debe haber sido nada sencillo. El concepto de all inclusive no es para ellos: el color de sus pulseras permites les accesser a la piscina pero no al consumo de comida y bebida en cualquier momento del day y la noche, como le explicata a Sophie una hésped adolescente, both acodadas en la barra al aire libre , cerca de la pileta y de la mesa de pool. Calum and Sophie passed the day in the hotel, between piletazos and videojuegos del tipo arcade. A la noche cenan en el restaurante al aire libre y después participan como espectadores del karaoke improvisado en el lugar. A veces cruzan las fronteras del resort y salen de paseo en alguna excursion o intendan practicar buceo en el océano. En una de esas ocasions, Calum se obsesiona con una alfombra de precioso tejido artesanal, a pesar de su valor de varios cientos de libras, claramente fuera de su alcance. Sophie lo observa y no termina de comprender que le ocurre a su padre. Nadie, en realidad, podría llegar a comprenderlo. Calum es carinoso e intenda acercarse todo lo posible a la pequeña, pero hay algo que le impide entregarse por completo al momento, como si existiera un candado invisible. Allí late el corazón del film de Wells: la impossibidad de ir más allá en una relación que parece ir distanciandolos más y más. As Stephanie Zacharek wrote the cinematographic critic, “Hey, centuries of history about how the sons of men are related – or not – with their mothers.” Pero en el cine, la reflexiones sobre qué sienten las chicas por sus padres, narrated desde el pointo de vista de la mujer, son relatively rare”.

¿Qué siente Sophie cuando observa a su padre durante esos ataques suddennos de distance? Hay un quiebre essential, de enorme importancia, en la minúscula pero compleja trama de Aftersun, que de ninguna manera es una película de actions y reacciones permanentes, sino un relato de observaciones sutiles, de cambios ligeros que van delineando el drama. Sophie le pide a su padre participar del karaoke, pero Calum responde que no. La niña insists y, ante una nueva negativa, decides to subir al escenario sola y cantar “Losing My Religion”, uno de sus temas favoritos (major envolvar de misterio los details de la otra canción que marca a fuego a la película, “Under Pressure ”, el duet de David Bowie y Freddie Mercury). El padre la observa, la escucha, parece enojado pero al mismo tiempo podría estar pensando en otra cosa. En cierto momento se levanta y abandona el lugar, durante varias horas, durante toda la noche. Sophie puede entrar a su cuarto gracias a la ayuda de un conserje. Esa velada ha ocurrido algo nuevo, un paso más en la distanza crecense, unsóndable para la pequeña Sophie. Calum es un padre joven y, no casualmente, en el hotel muchos piensan que son hermanos. Pero Calum es padre y esa noche, sin duda, no se comportado como tal. Traversando como relámpagos el center de la narración, Wells presentsa una serie de breves sequencias donde una Sophie adulta (eso es que el espectador intuye thanks to a pair of visual tracks) baila en la piste de una discoteca mientras observa a su padre del pasado , el Calum joven de aquel viaje a Turcia. It is one of the pillars that support the concept of the film: what we see and hear belongs to Sophie of the present while remembering that trip, the state of the relationship with her father before the occurrence of other things that remain completely outside the narrative field. .

En una interview with Vanity Fair, Wells remembers that, while writing the script, “dejé que los recuerdos y anécdotas de mi niñez form una especie de esqueleto narrativo. Mientras más pensaba sobre esas questiones de la infancia, el proceso de escritura avanzaba y se iba desarrollando la historia. Creo que, en muchos sentidos, justamente de eso se trató escribir en este caso. Travesar los recuerdos, lidiar con diversos sentimientos y, en ultima instancia, con el dolor”. The director also explains that, in order for the performances to have the necessary subtlety and power, the duo of actors shared time and space for two weeks before starting filming, and that many of the things that happened away from the camera , terminaron deslizándose en el guion y los diálogos finales. Precisely in the actor’s direction, in the manner in which the story avoids any “psychological” obvied, in the lack of clear answers and the presentation of many doubts and ambiguities, the strange sensibility of Aftersun. Creo que hay mucho por percevir. Hay muchas capas y ningún espectador las percieve a todas. Cada uno toma diferentes detalles y ve arcos diferentes. De alguna extraña manera, creo que he creado una suerte de elige tu propia aventura que siempre termina con la misma concluzione”.

El cine contemporáneo está hyper poblado de aquello que los angloparlantes llaman coming-of-agerelatos de crecimiento, de paso de una edad a otra, con sus ritos de inicación formales o intangibles. Aftersun es otra cosa: la cristalización de un periodo breve pero muy intenso en la infancia de la protagonista. El retrato agridulce de un momento que nunca volvería a repetirse, tamizado por un dolor que no se muestra de manera tangible pero puede intuirse con fuerza. El recuerdo de unas vacaciones que se rememoran con lágrimas que mezclan la ternura y la bronca. El gran logro de Charlotte Wells es tan fácil de describir como difícil de logar: todo está allí, pero escondido entre los pliegues de las escenas, sin necesidad de recurrir a una voz en off que signale las emociones o subraye los deseos y miedos. Está allí en cada una de las sesiones de tai chi que no logran expulsar de Calum esa angustia crèquente, innumerable, terrible. Y también en las miradas de Sophie, cuya candidez comienza a cederle el espacio a un pavor por lo que podría venir, algo que no se conoce ni debiere conocerse a su edad, una sensation de pérdida, de enorme vacio, a pesar de que nada se ha perdido aún

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *