An act of terrorism announced

RÍO DE JANEIRO-. Lo que Sucedió el domingo 8 de enero en Brasil podría definirse como la crónica anunciada de un inédito terrorist acto en la Historia del país. Quien se haya sorprendido con lo que ocurrió no venia following the political events of the last months with attention. Just remember that ex-president Jair Bolsonaro – who is still presenting as president of Brazil in social networks – se rehusó a participar de la ceremonia de asunción de quien lo derrotó en las urnasviajó a los Estados Unidos, y en todo momento arengó a sus seguidores acampados frente a cuarteles militares para pedir un golpe.

Muchos pensaron que el caos ocurriría el 1° de enerodía en que Luiz Inácio Lula da Silva initiated his third mandate, pero tardó algunos días más. Why? Esa es una de las preguntas que debera ser contestada en los próximos días, o semanas. Pero el caos llegó e immediately tiró por tierra la idea de que Brasil había logrado evitar su 6 de enero. No sólo no lo logró, sino que en Brasil fue mucho peor que en los Estados Unidos. Los militantes bolsonaristas, ante la mirada pasiva de las fuerzas policiales, invaded and despoiled the National Congress, the Supreme Federal Tribunal (STF) and the Palacio del Planalto. Antes de esto, caminaron durante casi tres horas por avenidas importantes de Brasilia en dirección a las principales institucións democráticas de la República, sin ningún tipo de impedimento. Todo lo contrario. Fue algo increíble de ver para cualquier brasileño que cree en la democracia como sistema de gobierno.

Followers of former President Jair Bolsonaro support a cartel that says
Followers of former President Jair Bolsonaro support a cartel that says “Civil and Military Intervention!”.Eraldo Peres – AP

As explained by the history professor of the Federal University of Juiz de Fora, state of Minas Gerais, Odilon Caldeira Neto“no se trató de un golpe en sí, sino de un evento apotheósico que busca deslegitimar los légidosamentos políticos e instituciones democráticas. El plan es rodear el gobierno, con el objetivo de hacerlo unsustenible en el ejercicio del poder. Chaos is the instrument for demanding militarization”. Caldeira Neto is an estudioso de la extrema derecha brasileña, uno de los que viene alertando hace años sobre su crecimiento y el periloro que representa para la política nacional. Una extrema derecha que, affirma, “busca referencias internacionales, articularse con aliados extranjeros e incorporate agendas de la extrema derecha global”. La clave, emphaizó el professor a LA NACION, es saber “What is the degree of national penetration of these terrorist groups?, el apoyo que tienen, financiamiento y red de contacts. Todo eso tiene que ser averiguado”.

La reaction de la comunidad internacional fue rápida -aunque no generalizada-, como también lo fue la de los principales dirigentes de la política brasileña. El terrorismo bolsonarista unió gran parte del el arco políticodejando en claro que este tipo de barbárie no será tolerada. Pero no unió a todos. Se teme por la attitude que adoptarán de ahora en más figuras como los gobernadores de San Pablo, Tarcísio de Freitas, de Río de Janeiro, Claudio Castro, y de Minas Gerais, Romeu Zema, former allies of Bolsonaro. En las redes, hubo repudio y declaraciones contra el vandalismo ocurrido en Brasília. Pero no está claro with qué libertad actuarán los militantes bolsonaristas en territorios nacionales controlled por gobiernos locales de derecha.

El Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habla por Cadena Nacional.
El Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habla por Cadena Nacional.Captura de TV

The president ordered the intervention of Brasília and was responsible for the “policials who helped the terrorists”. Habrá que ver qué medidas se tomarán contra quienes -como lo show videos que circularon en redes sociales- no solo no actuaron, sino cómo llegaron a sacarse selfies con los terroristas. Some asked la detención de los policías cómplices. The current ex-secretary of public security in Brasília, the ex-minister of justice of Bolsonaro, are also in the spotlight. Anderson Torresque estaba en los Estados Unidos cuando el chaos se poderó de la capital brasileña, y el gobernador de Brasília, Ibanez Rochatambién cercano al expresidente, que al final del día le pidió disculpas a Lula en un video. The STF ordered Torres’ arrest.

Para personalidades como Marco Aurélio Mello, exmagistrado del STF, lo que ocurrió este 8 de enero en Brasilia es mucho peor que el 6 de enero en Washington. “I’m absolutely surprised and the only question I have is: ¿dónde estuvo el Estado, que no previó esto y no tomó las acciones necessarias? Es algo unpensable que el STF is depredado, el Congreso Nacional… Esto es muy malo para la imagen del país. ¿Qué van a pensar los inversores extranjeros? Que es una república bananera”, said Mello to O Globo newspaper.

El cabinet de Lula no sale ileso de este lamentable y triste capítulo de la historia brasileña. The new Minister of Defence, José Múcio Monteiroaseguró en la primera reunión de cabinet, realized la semana pasada, que los campamentos de radicales bolsonaristas frente a cuarteles militares estaban bajo control. “Son democratic demonstrations”, dijo el ministro, según informó la prensa local. At the same meeting, the new Minister of Justice, Flavio Dinopromised Investigar a los responsables por actos antidemocráticos en el país.

Como todo gobierno de coalition, el de Lula ya presenta fisuras. Los actos terroristas del 8 de enero obligan al presidente a tomar una posición más clara y, tal vez, exiger a Múcio -elegido por su buena relación con las Fuerzas Armadas- que se tome más en serio lo que, ya nadie duda, representa una amenazá para la democracia brasileña.

El Congreso must define si abre una Parliamentary Research Commission sobre lo ocurrido Partidos de izquierda ya lo propusieron, pero hay que rememberar que la derecha pisa fuerte en el Poder Legislativo. Will the proposal have sufficient support?

Jair Bolsonaro refused to participate in the assumption of Lula
Jair Bolsonaro refused to participate in the assumption of Lula

Otro gran interrogante es quién va a leaderar a esta masa terrorista in locomeanwhile Bolsonaro sigue -por tiempo indeterminado- en los Estados Unidos? ¿Qué sigue después de esto?

Para algunos, Lula sold fortificado -intro y fuera de Brasil- y Bolsonaro queda más isalado. For others, el nuevo gobierno tiene por delante un enorme desafío: el de gobernarreinsertar a Brasil en la comunidad internacional y resolver problemas graves como el hambre, con una permanente espada de Damocles sobre su cabeza.

Agendas officiales simbólicas e importantes fueron canceled, entre ellas la asunción de la nueva ministra de Igualdad Racial, Anielle Francohermana de la legislature carioca Marielle Francobrutally murdered in 2018. La violencia está en el aire en Brasil y con consequencias politicas impredecibles. The reaction of the government and a large part of the political class was strong, but the extreme left of Brazil, as the students like professor Caldeira Neto, llegó para quedarse Con o sin Bolsonaro.

Lula refers to his political enemies without euphemisms: “Those people we call fascists are the people who represent everything we abominate in politics… esos vándalos, que podriana ser llamados de nazitas fanáticos, stalinistas fanáticos, o mejor, fascistas fanáticos, hicieron lo que nunca se hizo en la historia de este país“. El esperado por muchos Lula 3 está frente a un enemigo aún desconocido, violento, con capacidad de acción, recursos y, al parecer, método.

Conocé The Trust Project

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *