Brasil: la ultraderecha escenifica el odio a la democracia | Opinion

Desde la Marcha sobre Roma, el movimiento fundamental y fundacional del fascismo que, a fines de October de 2022 cumplió su centésimo aniversario, la extreme right comprendió que el questionación a la democracia debá ser public, a la vista de todosdirectamente en las calles y en abierto desafío al Parlamento, como symbolo de todos los values ​​republicanos en un sistema democratico y representativo.

A partir de entonces, cualquier movimiento de extrema derecha asumió su identidad en la confrontation dura y directa contra la izquierdapero también en su rechazo a la democracia liberal ya sus entidades más representativas.

In this sense, the Reichstag fire, which took place on the night of February 27, 1933, was surely the moment in which it was most clearly evident. the logic of the attack on Parliament como una offensive contra un régimen corrompido, que debá renacer de sus cenizas para dar origen a algo novedoso. De hecho, fue el acontecimento dio origen al Tercer Reich como un sistema totalitario en el que Adolf Hitler, llegado al gobierno apenas un mes antes, asumió la suma del poder público para convertier en dictator.

Con el correr de los años, la impronta antiparlamentaria no desapareció e incluso, su attack se conviro en todo un ritual para la extrema derecha.

En tiempos recientes, fue la toma del Capitolio del 6 de enero de 2021 el modelo que assumiría una derecha cada vez más disconforme y combativa contra los tradicionales de la política y contra un sistema que, según ella, plantea su segregación y su sometimiento.

En aquella oportunidade, un importante conjunto de activistas y seguidores de quien todava era presidente, Donald Trump.

Con clara exposición mediática, los activistas del asalto no dudaron en acosar, y en violentar oficinas y furniture de quienes consideraban sus principales enemigos, majormente pertenecientes al Partido Democrata. De igual modo, asumieron que la mejor forma de resquebrajar el orden público era occupar los asientos y bancas de las “élites” y de todos aquellos que de ningún modo representaban sus intereses y que sólo buscaban doblegarlos.

Hey el movimiento de los bolsonaristas pretendió recurrir a esa misma imagen pública. Como en aquella opportunity, la mobilización fue una action politica que, al miso tiempo, mantuvo la epica presente e ineludible de la procésión religiosa, en la confianza del pequeno grupo de iluminados, creyentes en su propia fe, que podridan solusencia sus propios problems irrumpiendo en las institutions centrales de la democracia.

Pero si en Estados Unidos, la extrema derecha respaldó a un president que había lost su reelección y que acudía a las denuncias de fraude, en Brasil los movilizados dieron un paso más y directamente plantearon la abolíción de la democracia and the need for military intervention.

En su concepción, el problema ya no era ni Lula ni menos la izquierda, sino la democracia como sistema que posibilita el ascenso al gobierno de aquellos que se oponen a su voluntad ya su deseo.

Hair still, y si la toma del Capitolio se conviró en el modelo a seguir, surely, the attack on the Brazilian Parliament is identified as the best example applied to the Latin American scenario, where the military presence has historical implications that it obviously does not have in the American political context.

Para las authorities del gobierno de Lula, resta por investigar, por tanto, el grado de conocimiento y de participation el expresidente Jair Bolsonaro (quien, no casualmente, optó por no estar presente en el traspaso de mando y, en cambio, refugiarse en el clima tórido de La Florida where, in addition to Orlando and Disneyworld, there is also the major electoral base of Trumpism).

Los vasos communicantes entre los trumpistas y los bolsonaristas son multiples, y no sólo tienen que ver con la mutua simpatía profesada entre ambos caudillos.

The fundamental bridge is probably the sea Steve Bannonthe American publicist, estrella de la “alternative derecha”, que fue un basic puntal en la communication del republican en su época de candidate presidential y que, una vez peleado con éste, terminaría asesorando a la familia del presidente brasileño.

Pero claro que Bannon no fue el único nexo entre los dos mandaterios. El representative republican Mark Green, que propuso initiatives a favor de la transparency electoral, mantuvo meetings with pares brasileños para alertarlos sobre un eventual fraude en las elecciones presidenciales. También hubo vinculaciones entre el senador republicano Mike Lee y Eduardo Bolsonaroel principal delegado del exgobernante, para la vinculación con organização de ultraderecha de todo el mundo.

Y a los anteriores habría que sumar además consultores, hombres de negocios, empresarios, comunicadores, etc., tanto de origen estudiantes como brasileño, que pueden dar una idea clarificadora de las ligazones entre los dos ex presidentes.

Con todos estos antecedents, no resulta extraño, por tanto, que bolsonaristas y trumpistas se vinculen también ahora a partir de sus comunes mobilizaciones en contra del congreso y de la democracia.

When Lula triumphed, we decided that the mission was prioritized for the new president “desfascistizar” a una sociedad a la que Bolsonaro había embrutecido y llevado a un grado extremo de violencia. Ahora vemos que ese problema, además de priorityrio, requiere soluciones urgentes y también severas.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *