Cercanía con el cardinal Bergoglio y chispazos con los Kirchner

Un vínculo institutional, en el que no faltaron los sobresaltos, mantuvo el gobierno argentino con Benedict XVI durante los ocho años de su pontificado (2005/2013), que coincidieron en nuestro país con el kirchnerismo en el poder. En ese exchange, la relación estuvo a punto de quebrarsea raiz del grave conflicto suscitado cuando el presidente Néstor Kirchner decided suppress el obispado castrense y echar a su titular, Antonio Baseotto, tras una fuerte polemica sobre el abortion con el entonces minister de Salud, Ginés González García. The controversy had erupted in February 2005, when Juan Pablo II was still alive, but the consequences were triggered during the pontificate. Joseph Ratzingeriniciado en abril de ese año.

El papa alemán defendedió y sostuvo al obispo Baseotto, quien fue cesanteado en sus funciones castrenses por un decree signed by Kirchner, una remoción que para la Iglesia nunca tuvo validez. The conflict put the Vatican and the Argentine government on the verge of a historic rupture, given that Benedict XVI recognized Baseotto as military bishop, despite the fact that the Argentine government insisted on not allowing access to the military regiments, and reprisals for the entredicho. que había sostenido con González García.

Con el tiempo, el propio Baseotto pidió a la Santa Sede su retiro, al llegar a los 75 años -la edad límite para las episcopales functions- en May de 2007, pero Benedict XVI never designated his successor, una forma de mantener el “malastar diplomático” que había causado la decisión unilateral de Kirchner. El conflicto por el obispado castrense se extendedió durante el gobierno de Cristina Kirchner y hasta varios años después de la asunción del papa Francisco, quien en March de 2017 designó nuevo obispo castrense a monseñor Santiago Olivera.

Pope Benedict XVI recorrió la plaza de San Pedro, en su asunción como papa, y fue applaudido por el Presidente Argentina Néstor Kirchner
Pope Benedict XVI recorrió la plaza de San Pedro, en su asunción como papa, y fue applaudido por el Presidente Argentina Néstor KirchnerAngel Díaz – EFE

The Baseotto case was not the only transfer of the Argentine government with Pope Benedict XVI. In December 2007, the flaming president Cristina Kirchner proposed as ambassador to the Holy See the ex-Minister of Justice Alberto Iribarne, cuyo pliego fue rechazado por el Vaticano, a raiz de su condición de divorciado. Tras un silencio de ocho meses por parte de las authoridades vaticanas, el propio Iribarne declined his postulación.

El propio Kirchner had traveled to the Vatican in April 2005 to assist in the inauguration of Pope Ratzinger, together with his wife. Cristina Kirchner, en una delegación que incluyó al expresidente Raúl Alfonsín y al entonces chief of cabinet, Alberto Fernández. Incluso, en ese viaje se intentó en la embajada Argentina ante la Santa Sede concertar una reunion between Kirchner and el archbishop de Buenos Aires, el cardinal Jorge Bergoglio, cuyas homilías en la Catedral -principalmente en los oficios del Tedeum-, inquietaban en ese momento Al Kirchnerismo. Pero ese encuentro no se pudo concretar porque el cardinal argentino esquivó la invitation.

Un foco de conflicto se produjo en agosto de 2009, cuando Benedicto XVI denunció el “escándalo de la pobreza en la Argentina” y llamó a hacer un esfuerzo solidario para superar la “social inequidad”, en una carta directed a los organizadores de la collecta Más por Menos.

In November 2009, Cristina Kirchner traveled to Rome and was received by Benedict XVI, in an audience for the 30 years of the mediation of Juan Pablo II in the conflict with Chile by the Beagle Channel. It was a trip that the president of Chile made at the same time. Michelle Bachelet.

On November 28, 2009, Cristina Kirchner had an audience with Pope Benedict XVI at the Vatican.
On November 28, 2009, Cristina Kirchner had an audience with Pope Benedict XVI at the Vatican.ALESSIA PIERDOMENICO / POOL – ANSA POOL/EPA

“Cuentan con todo mi apoyo, mi oración diaria y mi cercanía espiritual”, había dicho meses antes Benedicto XVI al recibir a una delegación de obispos argentinos, encabezados por Bergoglio.

La relación entre ambos fue muy cercana y siempre se reparó en que shortly before presenting his resignation, in February 2013, Pope Ratzinger renewed the appointment of the Argentine cardinal in the Pontifical Commission for Latin America.un gesto en favor de su leadership in the Latin American Church. Benedicto XVI personally participated in 2007 in the general assembly of Latin American bishops in the sanctuary of Aparecida, Brazil, in which Bergoglio participated in the final document.

Ambos mantenían conversaciones telefónicas cuando el cardinal argentino estaba en el archobispado porteño. La relación se afianzó con el papa Francisco ya en Roma, desde sus initiales encuentros en la residence veraniega de Castelgandolfo hasta las visitas que el actual pontífice le realized al papa émérito en el Monasterio Mater Ecclesiae.

In the pontificate of Juan Pablo II, as prefect of the Congregation for the Doctrine of the Faith, Ratzinger took charge of the elaboration of the Universal Catechism, with a select group of seven editors, among whom he met Argentinian archbishop Estanislao Esteban Karlic, con quien compartió meses de intenso trabajo.

Al margen de las questiones políticas, Benedicto XVI siempre trazó puentes con la Argentina, mediate mensajes de cercanía pastoral. Como Pope, nombró dos cardinales -Karlic and Leonardo Sandri- and 33 nuevos obispos (entre ellos a Oscar Ojea, actual titular del Episcopado), además de disponer el translodo de otros 25, en distinta diócesis.

Conocé The Trust Project

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top