Coldplay: ¿por qué irrita tanto el grupo más popular del mundo?

Mick Jagger no odia a Coldplay. El cantante de los Rolling Stones published a video a few weeks ago on his Instagram account where he was seen at the top of London’s Wembley stadium moving his arms to the sound of “Fix You”, uno de sus hymnos. Jagger llevaba en su muñeca derecha una xyloband, la pulsera luminica que se ha inventado el cuarteto británico para sus conciertos. También la portaban las 80.000 personas que asistían al recital. The vision of the totality of the enclosure was formidable. “Jagger listening to ‘Fix You’ at Wembley and keeping tears a raya,” he said on Twitter with irony referring to the tearful effect that produces listening to the piece. “A Mick Jagger le da igual que sepas que él ama a Coldplay”, tituló el media Loudwire al difundir el video del cantante y destacó que da “certa vergüenza declarar pasión por la música del cuarteto británico”.

Basta con poner en los searchadores de Google o YouTube las palabras “odio (o came) + Coldplay” and find dozens of articles about the question. La prensa especializado y los aficionados que presumen de saber no gustan de ellos. A few years ago, The New Yorker published an article titled Por qué no me gusta Coldplay y el crítico de The New York Times, Jon Pareles, dejó esta phrase: “La banda más insufrible de la decada”.

POr si era necesario, Coldplay confirmed estas ultimas semanas que es la banda pop más grande del momento. Nadie puede acercarse a las cifras de sus conciertos. Acaban de arrasar en su país, han vendido cuatro estadios Olímpic Lluís Companys (24, 25, 27 y 28 de Mayo de 2023) de Barcelona en unas horas (200.000 entradas) y en Argentina acamparán 10 días (desde el próximo 25 de octubre) en River Plate (algo más de medio millón de personas). We talk about entrance fees that cost at least 105 euros in Europe. Y, sin embargo, su música irrita e incomoda tanto como la pasión que levanta. What are the sins of the British quartet?

Alexis Petridis, critic of the British newspaper The Guardian y uno de los specialists en música pop más influyentes de Europe, finaliza su furibundo analysis from the last disco of the band, Music of the Spheres (2021), with this example: “Debe de haber maneras más dignas de mantenerse en la cima”. Su teoría es que el cuarteto está obsesionado con triunfar y que después de algún resbalón comercial en el pasado quisieron apostar sobre seguro. How? Algorithm. Seleccionaron a los artistas con más seguidores en las redes sociales y escuchas en platforms y se esforzaron por tenerlos en el disco. De ahí la presencia Selena Gomez y las estrellas del pop coreano BTS.

Interesante teoría a la que en cierta forma apunta también Alfonso Cardenal, conductor del programa musical de la Cadena Ser de España Sofa Sonoro. Cardenal finds the basis of this problem in the beginnings of the group: “Coldplay is a band that was pointing to an independent side, so to speak, and that the unexpected success of the first disco (Parachutes, 2000). Radiohead had the possibility to do the same after the great success Creep pero preferió la experimentation”.

Coldplay will perform in River Plate on October 25
Coldplay will perform in River Plate on October 25

It is advisable to review the aspects that irritate: excess of positivity, songs composed with the objective of sonar in stadiums, sweet melodies, buenrollismo empachante, que ya no son los de los inicios… Y de ahí las bromas: música perfecta para una boda, música indie para la gente a la que no le gusta el indie… Lanre Bakare is a British journalist que cover cultural information para The Guardian. A la pregunta de EL PAÍS de España sobre cuál es el problema que tiene cierta gente con Coldplay, responde con seguridad: “Su comercialidad. Aquellos que buscan música defiantante les desanima el nivel de éxito de Coldplay. Es por lo mismo que muchos odian a U2, que creo que es un grupo con ciertas similitudes a Coldplay. También la tendencia de Coldplay al sentimentalismo resulta unpleasant para algunos. Pero lo cierto es que el public massivo wants música que pueda poner banda sonora a los altibajos de su vida, y sus canciones son perfectas en ese sentido”.

Gustavo Iglesias, de Radio 3 de España, also defended the band: “With the massive status of Coldplay, it is easy to measure with them and say that they have lost their dignity. Pero si ves su trajeteria tampoco da la sensación de que sea un movimiento tan descarado el de sus ultimos discos. Music of the Spheres no será una obra importante en el devenir de la música popular, pero tampoco veo que sea una atrocidad, como gran parte de la crítica ha dicho”.

Otro argumento que emiten los odiadores tiene que ver con lo poco rockero que es Chris Martin, la figure que acapara todos los focos en el cuarteto: no alardea de vices, se machaca en el gimnasio y siempre tiene la smilesi en su rostro. Precisamente, es esa disposition la que pone en positivo Shuarma, el líder del grupo español Elefantes, que se se considera follower de Coldplay. “Chris Martin is sencillo, nada rebuscado ni excéntrico. Su poder es esa naturalidad. I believe that it is a moment in which the musical culture is closer to the normal person than to the rock star. La música ha giveno un giro: ya no se venden discos ni tienen tanta influencia los programas y revistas musicales. Ya no hay estrellas de rock, las que surviven son las de antaño”. Shuarma recognizes that Coldplay is more interesting from the beginning than from the last ones: “Sin embargo, lo siguen haciendo de maravilla ahora también. Tienen una capacidad compositiva y de energía tremendas. Y collaborator con artistas de diferentes estilos, como han hecho con BTS o Selena Gomez, creo que enriche”. Bakare is of the same opinion: “Es un nuevo tipo de estrella del pop, menos cool pero que conecta a nivel emocional y con el que se puede identificar la gente. Chris Martin is un the nerd que se crio como cristiano evangelico. Y ha allanado el camino para músicos con perfiles parecidos, como Ed Sheeran o Lewis Capaldi”.

Es cierto que Coldplay ya era una banda de estadio desde hacía años, pero lo de ahora ha superado las previezios. “Las cifras son tremendas. Las imágenes de los conciertos de Wembley han levantado mucha espectación. Algunos no son fans de Coldplay, pero se sienten attracted por el espectáculo. También es un concierto que tiene la etiqueta de ‘evento en el que hay que estar’. Mucho influencer, gente haciendo photos for Instagram. Son unas modas que congregan a parte de la población que quiere estar en las cosas de las que se habla”, entiende Cardenal. Y están las canciones, claro, con estribillos inflamables que funcionan a la perfección ante grandes audiencias. We asked Blanca Liceras, a 23-year-old student from Madrid who spent a morning in the virtual queue to get tickets to the Barcelona concerts for her motivation to attend: “I’m not a big fan of the group and I barely listened to the last one.” disco, pero me animé a comprar la entrada después de ver los videos de otros recitales en las redes sociales: las luces, los distinctos escenarios, lo bien que parece pasárselo la gente”.

Coldplay in their last show in Argentina, in 2017
Coldplay in their last show in Argentina, in 2017TrigoGerardi

Los members de Coldplay se conocieron en la universidad en los noventa y se trasladaron a Londres con la mochilla llena de ambition. “Queríamos conocer a músicos, a la gente con la que íbamos a conquistador el mundo”, commented on an alguna occasion. Cuando el britpop (Oasis, Blur, Suede) began its decline, apareció una nueva generación de músicos británicas que bajó el volumen de las guitarras, introdujo el piano y habló de melancholy amorosa. Era principios del 2000. Coldplay, Travis, Keane o Snow Patrol asomaban en las listas de éxitos.

De todos ellos solo Coldplay es capaz hoy de llegar a grandes audiencias, en parte por su falta de prejuicios a la hora de zambullirse en la comercialidad. A Gustavo Iglesias su evolution le parece “bastante honesta, nunca han pretendedo ser un grupo arty o sophisticated”. Lanre Bakare pointed out: “Son is fundamentally a commercial band that sometimes surprises Kraftwerk’s guiños.” Siempre recuerdo a Noel Gallagher (Oasis) diciento que Coldplay compone canciones para ‘niños que mojan la cama’. Lo cierto es que hace canciones que connectan con la gente a nivel emocional, por eso llenan estadios en todo el mundo y Noel no”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *