cómo compartir y disfrutar las fantasías sexuales con tu pareja

The body sexual fantasies pueden quedar en el plano de la imaginación o bien hacerse realidad. En parejapor separado, individual o grupalmente, como protagonistas o espectadores, numerousas son las formas en que se presenta el deseo.

Contra todo prognostic, a veces la fantasia pasa por el romantic sex. Triosvoyeurism, domination o swingerismo son otras de las más frecuentes. Y mientras que algunas personas prefieren dejarlas en el plano mental, otras se animan a experimentarlas.

According to a survey among 16,450 users Gleeden Argentina, applicación de encuentros extraconyugales, el 67% logró llevar a cabo al menos una de sus sexual fantasies. El 60% affirmed haber tenido algún tipo de fetish y el 47% de los consultados dijo estar dispuesto a realizar un intercambio de parejas. De hecho, dentro de ese percentage el 14% ya lo había realizado.

El diálogo, aliado de las fantasías

Tríos o sexo grupal, una fantasia frecuente.  Photo illustration Shutterstock.


Tríos o sexo grupal, una fantasia frecuente. Photo illustration Shutterstock.

Dentro de la pareja, ni las fantasias son siempre compartidas, ni tienen por qué adivinarse entre ambos miembros del vínculo. Por eso, lo ideal es mantener una constant fluid communication donde los deseos de ambos puedan ser revelados sin temor ni censura.

Segun dijo a Clarín la psicóloga y sexóloga Mariana Kersz “the dialog is the best tool that we can have in a link”. En ese marco, su recommendation es “hablar respecto a la fantasia, pero también respecto a los miedos oa las expectations que se puedan generar en funcio de esto”.

En el caso de querer llevarla a cabo, depende de las intenciones de ambos, puede surgir una suerte de negotiation. The specialist (en Instagram, @lic.marianakersz) explained what this is fantasy no se debe dar por sentada ni “creer que la otra persona va a querer hacerlo o acceder tal cual a mí me gusta o como yo pienso que puede pasar”.

Por eso, instó a “tener cierta flexibility y, obviously, respetar el consenso y la determination de la pareja. Si dice que no es no”.

El rol del diálogo, reiteró, es fundamental. No se trata de una charla en plena intimidation, sino de la tan popularizada Assertive communication.

Según Kersz, “si una pareja suele no comunicarse o se comunica de una manera no asertiva es probable que en el momento de contar una fantasia falle. Sin embargo, si suele comunicarse de una forma respetuosa y saludable va a tener muchas más posículas” a la hora de dar a conocer sus deseos.

Esperar a hablar de esto en el momento de más excitación, aclaró, es un error. La sugerencia es “ir llevando la situación de a poco y generando espacios de dialogo por fuera de la cama, charlarlo de una manera muy natural en situaciones cotidianas. Esa va a ser la mejor manera de que, en el momento en que llegan a tener un sexual encounteresa fantasia pueda empezar a ser pensada de a dos”.

“No sos vos, soy yo”

El 25% de los encuestados fantaseaba con tener sexo en lugares públicos.  Photo illustration Shutterstock.


El 25% de los encuestados fantaseaba con tener sexo en lugares públicos. Photo illustration Shutterstock.

¿Qué pasa si esa fantasy expresa el deseo de una de las dos partes de la pareja, pero de la otra?

“Si el deseo va creciendo de manera unilateral sería bueno poner en claro que es lo que me genera más excitación de esa fantasia. Y ver de qué forma esa otra persona puede ir acercándose lo más posible sin renunciar al suyo”, dijo la sexóloga.

Cuando haya dudas o se pretenda avanzar, pero no al 100%, la clave será ceder. “Como en cualquier decision va a implicar una.” resignation: la persona que no tiene ninguna intención de cumplirle la fantasia a su pareja debe renunciar a su propia intentionalidad y acceder o flexibilizarse para llegar a algun nivel que pueda complacer al otro. “Y quien siente que su deseo crece unilateralmente debe bajar un poco las revolucións y acceder a lo que la pareja sí pueda hacer”, affirmed Kersz.

Respecto a aquellas fantasías que excluyen al compañero or la compañera, aseveró la specialista, “será questión de hablar y explicar por qué no está incluida esa persona”. Si aun así ese otro o esa otra se sienten mal por no estar incorporatedos, se puede pensar alguna forma de participation como, por ejemplo, la observación.

Accessible, realizable and shared

Las fantasías de hoy son más accesibles y realizables, dijo Mariana Kersz.  Photo illustration Shutterstock.


Las fantasías de hoy son más accesibles y realizables, dijo Mariana Kersz. Photo illustration Shutterstock.

Probably las fantasias más frecuentes no sean exoticas ni mucho menos imposibles. As a result, llevarlas a la practica es cada vez más común.

Mariana Kersz sostuvo que actualmente “las parejas rompen un poco los esquemas que hasta hace cinco o diez años veíamos en esta monogamia estructurada y con exclusivevidad sexoafectiva y se permiten salir un poco” de estos moldes.

Access to information and dialogue alrededor de la sexualidad son para ella dos de los factores responsable de este cambio.

In this context, he pointed out, “la gente puede pensar en otras cosas, no solamente en un linku hetero pene-vagina sino también incorporate sexual jugueteslubricantes, abrir la relación, hacer un trío o ir a un swinger club“. “Aparecen más fantasías compartidas en pareja que antes y esto tiene que ver con más información al alcance de la mano“, he added.

La diferencia entre las fantasías de hoy y las de épocas anteriores, concluyó, es que las actuales son “realizable, accesible“. “Eso activa la dopamine en el cerebro, hace que las personas tengan más ganas de tener relaciones y va redoblando la puesta: entonces la pareja se va uniendo durante la fantasia, hay major stimulation y major erotismo, lo cual se traduce en más placer” , surgeon.

Cuando la fantasia es el sexo romántico

According to a survey carried out by Lovehoney Group, one of the largest sexual welfare companies in the world, among 22,315 men and women from 15 countries (Germany, Australia, Austria, Canada, China, Spain, United States, France, Hong Kong, Italy , Japan, New Zealand, United Kingdom and Singapore) más del 65% de los consultados dijo tener sexual fantasíascontra poco menos del 35% que respondió negativamente.

Las fantasías pueden cumplirse o quedar dentro del plano de la imaginación y, aún así, sumar al placer sexual.  Photo illustration Shutterstock.


Las fantasías pueden cumplirse o quedar dentro del plano de la imaginación y, aún así, sumar al placer sexual. Photo illustration Shutterstock.

Dentro de las fantasías por las que se les consultó a los encuestados, se destacan las siguientes:

  • Romantic sex: 39% affirmative, contra 61% negativo.
  • Passionate sex: 34% affirmative, contra 66% negativo.
  • Oral sex: 32% sí, contra 68% negativo.
  • Sexo con algún conocido que no es mi pareja: 32% affirmative, contra 68% negativo.
  • Sex with a stranger: 28% affirmative, contra 72% negativo.
  • Sex in a public place: 25% affirmative, contra 75% negativo.
61% of those surveyed said they fantasized when they masturbated.  Photo illustration Shutterstock.


61% of those surveyed said they fantasized when they masturbated. Photo illustration Shutterstock.
  • Group or trio sex: 24% affirmative, contra 76% negativo.
  • Hard sex, power, control: 20% affirmative, contra 80% negativo.
  • Sex with a celebrity: 19% affirmative, contra 81% negativo.
  • Sex at work: 19% affirmative, contra 81% negativo.
  • Role playing games: 19% affirmative, contra 81% negativo.
  • Anal sex: 15% affirmative, contra 85% negativo.
  • Open relationship: 13% affirmative, contra 87% negativo.
  • BDSM: 11% affirmative, contra 89% negativo.
Una encuesta reveló que el 67% de los Argentinos logró llevar a cabo al menos una de sus sexuales fantasías.  Photo illustration Shutterstock.


Una encuesta reveló que el 67% de los Argentinos logró llevar a cabo al menos una de sus sexuales fantasías. Photo illustration Shutterstock.

Al preguntarles cuándo pensaban en estas fantasías un 61% aseguró hacerlo cuando se masturbaba. En cuanto se les consultó si las fantasías aparecían en sus sueños, un 45% dijo que si, contra un 55% que dijo lo contrario.

Por otra parte, se les pregunto si las fantasías aparecían mientras tiénan sexo con alguna persona: un 26% contestó affirmativamente y un 74% negativamente.

Cuando se les indagó sobre si pensaban en esto en situations quotidanias tales como el trabajo o el viaje en subte, un 25% contestedó que sí, contra un un 75% que affirme lo contrario.

He died too

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *