Cuando la política miente, corrupte la democracia

Que distingue al Estado de una “banda de ladrones a grand escala”, se preguntaba Agustín de Hipona en el siglo V. La respuesta de san Agustín resuena fuerte en la Argentina del siglo XXI: la distinción del Estado y una banda de ladrones only puede venir de un sentido de justicia y del Derecho. Muchos siglos pasaron entre la sentencia del que se considera el primer filósofo de la cristiandad y el presente. En la restauration democratica, los Argentinos, una vez más, recuperamos el sentido de la justicia y depositamos la confianza en el Derecho, en la ley como garantía de la igualdad. Como una forma, también, de distinguire al Estado democrático de su negación cuando es cooptado por malhechores. Esto sucedió cuando el Estado se llenó de uniformes, impuso el terror, secuestró la ley y utilizó la misma violencia y el ocultamiento que decía combatir. Y sucede ahora: en los tribunales se reconstruye el modus operandi de la corrupción organizada por un grupo de funcionadores que se servieron de los dineros públicos para personal enriquecimiento. La tempación de comparar los dos juicios es grande: el que condenó a los integrantes de las tres juntas militares y el que ahora juzga a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner ya una docena de funcionarios que hicieron de la obra pública un inaudito botín.

Comparten el calificativo de “históricos”, porque ambos scenifican los males y pesares que afectan nuestra vida colectiva: la violencia, la pobreza y la corrupción. Extraordinary successes that parten aguas, dividen el tiempo compartido en un “entonces” y un “ahora”. Comparten también la ejemplaridad de personas que complieron y complen con idoneidad las funciones judiciales pesar de las pressures, descalifications y amenazados, pues la democracia no ha eradicado la prepotencia ni la extorsión de los que ven sus interesos amenazados por ese “sentido de justicia” . Tampoko limpió las cloacas de los espías del Estado. Gracias a la libertad de expression, los journalistas median entre la información del Estado y los ciudadanos, que tienen derecho a una información veraz; y los fiscales, en el nuevo sistema accusatorio, investigan los delitos que deben ser probados en juicio oral y público. Si los journalistas trabajan con indicios, es funcio de la Justicia sancionar los delitos en representation de la ciudadanía y en base al Estado de derecho que les da fundamento. Las similitudes terminan ahí.

Los cuarenta años que nos alejan del inicio de la democratización establecen diferencias. El Juicio a las Juntas, al condenar el sistema de terror basado en la desapareción deliberada de personas, terminó con la impunidad de la violencia política que travesó más de la mitad del siglo pasado. Estableció una verdad histórica, aunque los accusados ​​never recognized their crimes.

En la Argentina violenta todo tuvo un caracer oculto, desde las bombs de la guerilla hasta los campos clandestinos de detención. La descripción del terror también apareció con la misma logica. Oculto, invisible, como para que los crímenes fueran ajenos. Ese caracter oculto y la siniestra metodología de la desapareción impuso tiempo hasta que la sociedad reconociera y admitiera la verdad de lo sucedido. En cambio, la corrupción se fue desplegando ante nuestros ojos por las denuncias de journalistis independientes, que desde la deca del 90 fueron dándonos indicios de los negociados y los fraudes de funcionadores dishonestos. Una corruption equally supported by obscurity and an autocrática political tradition that reduces democracy to the electoral majority, confuses the State with the government, uses public money as its own and appeals, para perpetuarse en el poder, a un cínico justificativo: “Para hacer política se necesita de dinero”. El dinero buys impunity, corrupts judges, politicians and journalists, and mounts propagandistic reports to elude reality and undermine democracy.. As Hannah Arendt said in her essay Verdad y mentira en la política, “la política desligada de la verdad se corrompe desde dentro y termina convirtiendo al Estado en una maquinaria que destruye el Derecho”. Los hechos generan opiniones, y aun cuando esas opiniones sean emocionales e interesadas son equallye legítimas, siempre y cuando respecten la verdad de los hechos, said Arendt. De la misma forma, si no se garantia la veracidad de la información y se niegan los hechos, el periodismo se convertivo en una caricature. Cuando no en su negación, la propaganda.

Hannah Arendt in New York, April 1972
Hannah Arendt in New York, April 1972Tyrone Dukes/NYT

Hoy las amenazas a la democracia surgen de la fuerza del autoengaño y de falsear los hechos. El marketing político y los expertos en opinión pública a veces reducen la democracia a un hecho publicitario. Arendt criticizes the academics, university professors, high officials and analysts when they confuse the truth with their ideological or personal interests, amoldan el mundo a la teoría y reescriben el pasado para adueñarse de la conciencia de las personas.

Arendt escribió estos ensayos después del escándalo de las mentiras del presidente Nixon sobre la guerra de Vietnam, reveladas por The New York Times como los papeles del Pentagono. La mentira destabiliza las institutions porque destruye la confianza de los ciudadanos en la dirigencia y en nosotros mismos a la hora de hacerlos responsables de sus decisions calamitosas.

Hoy aparecemos más preoccupados por la verdad. No porque haya una onda de indignación moral, sino porque tememos perder la libertad y la democracia, la única garantía para que la mentira no se imponga. Por eso, vale para nosotros la conclusion de Arendt cuando le preguntaron si volvería a publicar Eichmann in Jerusalem, libro que escribió tras coverr como cronista ese juicio similare histórico. Adolf Eichmann, who lived in Argentina, was kidnapped and transferred to Israel, where he was judged and sent to prison. Arendt nunca se arrepintió de ese libro, el más polemico, el que más sinsabores le causó por contrariar la versión oficial con su mal entendido concepto de la banalidad del mal. A esa pregunta desafiante, ella respondedió con otro interrogante: “¿Dejar de decir la verdad aunque el mundo perezca?”. Priorizó la verdad. Entre nosotros, decasa de mentiras políticas se llevaron nuestra confianza en los governantes y las institutions de la República. Descreídos, muchos nos aferramos a la verdad. Sin olvidar lo que dijo San Agustin. Sin sentido de justicia y del Derecho, el Estado se convierte en una banda de forajidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *