El pogo más chico del mundo en el homenaje a Patricio Rey | Tributo desbordado en Salta capital

Dentro de la casona donde por los 70 funcionó el pub “Polaco”epicentro de la contracultura artística salteña en dictadura, la noche del sábado sonaba la banda El Templo del Momo. The local quintet interpretó covers del repertorio más conocido de Los Redonditos de Ricota. Homenajeó así el momento fundacional de una de las bandas más importantes del rock argentino, un hito que tuvo lugar en Salta capital.

Sin embargo, el 7 de enero pasado centenares de fanáticos no podian creer que estaban excludidos de una celebration tan importante. Con la ñata against the glass of one of the windows of the place where the Fundación SalvArte now functions, amontonados en la estrecha vereda de la calle Deán Fúnes, o concentrados en la vereda fronte al local, reclamaban engresar en la vieja casona que hoy es sede ong.

Cuando tocaron “Un ángel para tu soledad”. La seguridad aguantó el embate. La hoja se descalzó pero al final nadie pudo hacer realidad el deseo de ingresor al local. Después del episodio, no hubo otros disturbios, ni llegó la policía. Tampoco se hicieron presentes los efectivos de Movilidad Ciudadana de la comuna salteña para executor el tan esperado corte de calle en la esquina de España y Deán Funes. Bajo la lluvia, ya resignados, les ricoteres corearon “Ji ji ji”, “Mi perro dinamita” and “Maldición va a ser un día hermoso”. Mientras tanto, los automovilistas pasaban lento, tocaban bocina con los brazos en alto apoyando la fiesta, y la gente mansamente les daba paso.

La Secretaría de Cultura salteña, principal motor del homenaje, sin duda calculó home. Evaluó que la capacidad edilicia de Fundación SalvArte, located in la misma casona mítica, bastaría para albergar a los fanatics ricoteros salteños que, sin duda, asistirían a la hora señalada. The event was scheduled for 20:30. Hora y media antes la cola de fanáticos había sobrepasado la esquina turística de Caseros y Deán Funes. A esa altura, unas 300 personas esperaban formar parte del tributo. Y no cesaban de llegar.

Ese organismo había informado durante la semana en el parte de prensa del gobierno de Salta que la celebration se desarrollaría con entrada gratuita. Aclaraba lo del aforo. Sin embargo, nadie parece haber creído que el evento would have a cupo. “Free ¡claro!”, reaccionó a la consulta de este medio la dueña de la SalvArte, Leonor Pedroza, “pero con un límite”, he clarified immediately. “Nosotros tenemos capacidad para no more than 80 people”, he insisted. “¿No pensaron en cortar la calle y colocar una pantalla para que todos disfrúten del tributo?”, le repreguntó Salta/12. “La verdad, sólo facilitamos el lugar.” No organizamos el evento”, he excused.

Ricoteros cuando advertían que no podridán ingresador al tributo organized por Cultura de la provincia.

(here is a photo of the people doing cola or a video of the amount of people who left)

Cuando el homenaje concluded (alrededor de las 21.30) este medio asked a los que ya abandonaban el tribute: “¿qué se siente al haber formado parte del pogo más chico del mundo?”. “Un pogo es un pogo y siempre es el más grande“, exclamó una ricotera. “Increíble, espectacular, hermoso”, dijo otro fanático sin remera y visiblymente transpirado. “Chico? ¿por qué?”, replicó otro de los assistants. “El gobierno tiene la culpa, tandrian que haber puesto pantallas”, expresó otra alma ricotera cuando advirtió la quantity de personas que no disfrutaron el homenaje. “Esto hace falta en Argentina ¡fiesta! La organización felló si toda esta gente no pudo participar”, repitió otro muchacho también sin remera y con un Patricio Rey tatuado en el pecho.

The presentation of Los Redondos en Polaco (Image: literasalta_com_ar).

Un homenaje por los 45 del momento en que Los Redonditos de Ricota comenzeron a rodar, claramente prometía desborde, aunque nada quede de aquel rincón del under salteño que funcionó en plena dictadura. “En tantos años, este lugar (por la casona en calle Deán Funes) cambió de propietario muchas veces”, le dijo a Salta/12 uno de los organizadores del evento. Abandonaba con visible apuro el interior de SalvArte. Commentó que intendaba contactar telefónicamente algún funcionario de la Secretaría de Movilidad Ciudadana de la Municipalidad de Salta, para que enviara efectivos a interruptir el paso vehícular desde Deán Funes y España. “¡Nos desbordó, nos desbordó!”, le confesó más adelante a otros journalististas apostados que no lograban un pase para coverr el pogo dentro de la ong. “¿Por qué no cortaron la calle antes?”, he insisted in the middle when he crossed again. “Nosotros enviamos el pedido hace una semana, pero la dependencia municipal encargada está de paro”, he excused.

Universo ricotero

Mientras funcionó en la decade del 70, al mítico Bar Polaco se ingresaba por la puerta de Deán Funes 82. Como hoy, solo cuadra y media separan el espacio del centro fundacional de la capital salteña: la plaza 9 de Julio. En esos años de military dictatorship, el espacio no permitía congregar a más de cien personas. El dato lo aportó Gloria Guerrerolegendaria periodista del rock argentino en el libro “Indio Solari. El hombre ilustrado”. “El Polaco was a pub where a hundred people could enter, we digamos, y el dueño had said that we were a group of university students who came from La Plata”, he says in this book Carmen “Poli” Castro. That group was “Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota”. Including, en los dos actos del 6 y 7 de enero repartieron buñuelitos de ricotta while el pequeño public salteño no entendía mucho el ritual de los buñuelos, ni sabía demasiado de El Doce (por El Docente) que los preparaba.

Los famosos buñuelos que se repartieron en Salta (Imagen: literalsalta_com_ar).

Antes del inicio del recital tribute, les ricoteres en fila eran representativos de todo el abanico generationacional que generó en decades ese hombre ilustrado que protagoniza la crónica de Gloria Guerrero. Viejos ricoteros salteños con una larga relación con la banda, por la mística de sus recitales cuando el Indio era Patricio Rey. Jóvenes de differenti generationaciones, que se autodefinieron como ricoteros tardíos, porque a Solari lo conocieron por parientes que los llevaron al recital en el Estadio Martearena (2011) when Indio Solari presented “Porco Rex” con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado. No faltaron admirers que se encontraron con un tal Solari en estos ultimos años.

“Soy un ricotero tardío”, contó un salteño que esperaba su turno en la fila. “Me atrae la gente que mueve y la manera como escribe el Indio”. Entre sus temas favoritos figuraba “Freedom Blues”que formó parte de la placa “Luzbelito” (1996). “Empecé a escucharlo cuando salió la placa de ‘Porco Rex’ porque mi hermano me llevo al recital en el Estadio Martearena. Yo era muy chica, teniría 7 años”, recorded a young woman around 20 years old. “Lo sigo desde entonces.” Me gustaron los temas en ‘Ruiseñor, el amor y la muerte’ (2018) y ahora que publica temas como ‘El Mister'”. Esos temas son sencillos que Carlos Alberto Solari simply subscribe to the Spotify platform.

El mismo afiche que promocionó la actuation de la banda el 6 y 7 de enero.

“En mi caso los escucho por mi mamá y mi familia. We like classic themes like ‘Mi perro dinamita’ and ‘La bestia pop’. Pero la verdad, disfruto el ambiente. Si se arma un pogo, me sumo de una”, confessed a 17-year-old young man at the consulta de este medio. “No hay caretaje y me agradan las metáforas de sus letras”, agregó. “En mi caso, lo escuché toda la vida.” Es como la banda sonora de mi vida”, dijo otro ricotero mientras esperaba su turno para entrar al homenaje. “Me sigue sorpreniendo lo que logra, porque no se cansa de revolucionar la música”opinó por el recital via streaming que organizó con Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado en April de 2021.

Tributo desbordado, sin pantallas gigantes para incluir fanáticos, ni corte de calle para que el disfrute comunitario de una celebration. Experiencias que vienen de aquellos movimientos contraculturales de los años 60 y 70, que no fue suficiente interpretada por el organismo encargo de la cultura salteña. Organizó un evento en funcción de un espacio. Se olvidó que la experiencia ricotera es un ritual de encuentro, de vivencias que se compartendonde la poesía envuelta en música es la excusa para construir una relación cuya potencia aún reside en alcanzar un cambio social.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *