El taxi que dejó pasar y la escena que presagió su muerte: las ultimas horas de una de las actresses más queridas

El destino de Mónica Jouvet – hija de los recordados artistas Nelly Beltrán y Maurice Jouvet- parécia señalado aquel trágico 8 de abril de 1981. En el entreacto de la obra Hay que salvar a los delfines, que protagonizaba junto a nada menos que Analía Gadé en el teatro Blanca Podestá, Tito Rivié, recognized hombre de prensa, vio la funcion y deciedio inviter a Mónica a tomar un café. “Pablo me está esperando con un pollo al horno y tengo mucho que estudiar para la tele. Estoy muy cansada, me voy para casa, otro día, ¿sí?”.

Supo hacerse querer por el cariño que irradiaba y brindaba. Por eso la mimaban todos, como Ricardo, el boletero del teatro, que cuando Moni se retiró, le buscó un taxi, como todas las noches. Parece que como el chafer era muy joven, la actriz lo dejó pasar. “A ver si se me tira un lance”, bromeó. Llegó otro auto e incredibilemente también prefirió evitarlo, y casi de immediato significado un tercero: “He who comes there”.

Mónica Jouvet finished her role in the theater and took a taxi: that night she had an accident and marked her final journey
Mónica Jouvet finished her role in the theater and took a taxi: that night she had an accident and marked her final journey

Habian pasado algunos minutos de la midnight cuando subió. At 0.15 hours, at the intersection of Junín and Córdoba Avenue, un colectivo de la línea 109 los embistió. El chafer, con golpes varios, fue llevado al Hospital Fernández. But she didn’t receive help until a police officer moved her to the Hospital de Clínicas with serious problems: severe skull trauma, rib fractures, a broken arm, and more.con pérdida del conocimiento. Por la tragedia fueron detenidos el taxiista, Claudio Soriano, y el colectivero, Héctor Sequeira.

A la actress le practicaron las cirugías necessarias, la trasladaron al Hospital Italiano para una tomografía y más tarde regressó a terapia intensiva. “Coma 4, estado estacionario”, decián los partes medicos. Her husband, the actor Pablo Alarcón, no se movía de allí; su gran amiga María Valenzuela, tampoco. Así, con todos estos detalles lo reflecte en un informe completo que dio lugar a un video del usuario Antonio J. en YouTube, bajo el título Tragic moments: the death of Mónica Jouvet.

El part de las 18.45 hours del domingo siguiente brindado por las authorities del Hospital de Clínicas General San Martín reflected: “The patient presents desmejoría a raiz de la grave situación y complicaciones que se registran en el proceso respiratoryo”. El 15 de abril cumplió sus 26 años cuando estaba en terapia intensiva peleando por su vida.

Tras once días de agonía el desenlace fatal ocurrió el domingo 18 de Pascuas, pasadas las nueve de la noche. Las gravísimas heridas padecidas en el cerebro más la afección pulmonar fueron determinants. Mónica hizo dos paros cardiacos y murió.

Mónica inspired her consecrated fathers to become an actress. Debutó junto a Maurice Jouvet, su papá, en un programa infantil de Channel 7 donde le entregaba a Pinocho un corazón. Estudió para modelo y also dibujo publicitario. Cuando empezó la secundaria participó del ciclo Tinglado de la risa. Creció como profesional y su carrera como actriz continuedo en Alta Comedia y Teatro como en el teatro.

Mónica Jouvet junto a Pablo Alarcón, su gran amor
Mónica Jouvet junto a Pablo Alarcón, su gran amor

El cine le dio su primer protagónico junto a Adrián Ghio – another person who suffered a tragic death when traveling in a taxi – en Yo gané al PRODE, ¿y usted? Then they arrived El picnic de los Campanelli, El profesor tirabombas, Sentimental y Las locuras del profesor con Carlitos Balá.

En teatro brilló en El día que secuestraron al papa, El miedo es masculino, Drácula y Hay que salvar a los delfines, donde protagonizó su última actuatione antes de morir. His friend Claudio Pistarini paid tribute to him in permanent form on the Facebook page that he created in his tribute, where Mónica’s photo appeared from the show and so many more.

Con the actor Pablo Alarcón he was married on July 11, 1975; viaziaron a Italia de luna de miel. Mónica impacted by her professionalism and beauty and ended up working for RAI and with Fred Bongusto.

In 1981, he also starred Hay que salvar a los delfineshacía dupla con Carlos Olivieri en la novela Un latido distinto, por esas cosas que tiene el destino Mónica grabbed a day antes de morir una scene en la que María Aurelia Bisutti tenía un accidente, y ella dialogaba con Raúl Filippi.

The script established that Mónica did the following reflection before her colleague: “Los choferes de omnibus siempre manjan bien… hasta que se les cruza alguna loca en en el camino”.

Sunday, March 5, 1972, he returned to Capital Federal after work in La Plata in a Peugeot 504 that was driven by singer Donald, along with Roi Escudero, model Allaa Oyhanella, Manolo Míguez, member of Tip Top and sound engineer Luis Eduardo Caamacho. . En la zona conocida como El Triángulo de Wilde un camión los encandiló y terminaron contra un paredón. Mónica sufrió la fractura de uno de sus brazos y contusiones. He was interned in the Pequeña Compañía sanatorium in Palermo, then he was admitted to the Wilde Hospital. Los demás occupantes también patecieron quebraduras y traumatismos. donald con luxación de cadera, contó que creyó que “se mataban” y que oyó a la actriz rezar el Padrenuestro.

A large number of colleagues accompanied the cortejo on the 20th of April to the Pantheon of artists in the Cementerio de la Chacarita: Ana María Campoy, Pepe Cibrián, Ignacio Quiróz, Edith Boado, Silvia Legrand, Beba Bidart, Dora Prince, Thelma Stefani, María Aurelia Bisutti, Alejandro Doria, Analía Gadé, Duilio Marzio, Ana María Picchio, Leonor Benedetto, Elsa Daniel, Dorys del Valle, Nora Cárpena, Malvina Pastorino, Sandra Sandrini, Mario Sapag, Jorge Barreiro, China Zorrilla, Luis Brandoni, Tristán, Guillermo Bredeston , Juan Carlos Mendizábal, Santiago Bal, Thelma del Río, Donna Caroll, Mónica Vehil, Virginia Faiad, Juan Carlos Altavista…

Sus padres, Nelly Beltrán and Maurice Jouvet siempre abrazados. Pablo Alarcón, su marido, repetía entre sollozos: “Su sueño era tener un hijo, lo habíamos decidido, iba a hacer un tratamiento para quedar embarazada.” La sigo llorando cada vez que veo algo de ella…”.

Mónica Jouvet y un adiós surrounded by amigos, familiares y su public querido
Mónica Jouvet y un adiós surrounded by amigos, familiares y su public querido

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *