Elecciones en Brasil: qué dicen las encuestas en el mapa electoral y en qué estado puede definirse la elección

RÍO DE JANEIRO.– En las elecciones de 2018, el entonces candidato Jair Bolsonaro he was the most voted – in the last two rounds – in four of the five principal electoral districts of Brazil: San Pablo, Minas Gerais, Río de Janeiro and Río Grande do Sul. Solo Bahía voted for the candidate of the Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad. Cuatro años después, las encuestas show que el jefe de Estado solo supera al expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en Río Grande do Sul. The difference between both is relatively narrow in San Pablo y Río (para algunos podría haber empathe técnico), pero con Lula en la delantera. In Minas Gerais, the ex-president has an advantage of 10%, and in Bahía, bastión del PT, todo indica que ganará por goleada.

Observado por regions, el mapa electoral brasileño muestra un Lula que arrasa en el Nordestedonde tiene más del 60% de la intention de voto; a virtual empath in the Sudeste (Río, San Pablo and Minas Gerais) y un bolsonarismo que pisa más fuerte en el Sur. En los estados del Norte, los dos principales candidates de la elección brasileña están bastente equilibrados, con Bolsonaro muy fuerte en regions como Roraima, en la frontera con Venezuela, donde supera por alrededor de 40% a Lula; y el expresidente arriba en Maranhão, también por una advantage superior a 40%.

La pelea más fuerte entre los dos candidates se da en el Sudeste, donde ambos concentraron sus actos y visitas. El arranque de los dos fue en Minas Gerais, estado del que se suele decirse que quien gana en ese territory es electo presidente. It was there that Bolsonaro suffered an attack in the campaign of 2018. No es un tema matético, mas bien una tradición que se viene cumpliendo en las ultimas elecciones. Minas es una especie de pequeño Brasil, muy próximo a los grandes estados de Río, San Pablo, y también de Bahía. Tiende a un conservadorado electorado, que en 2018 apostó por Bolsonaro. Hoy, el estado es un reflejo del elevado nivel de antibolsonarismo que existe en el país, más del 50% according to recent surveys.

At the national level, the last survey of Datafolha ubica a Lula con un 50% de los votos válidos ya Bolsonaro con 36%, lo que sería suficiente para que el expresidente gane en primera vuelta.

The political consultant Leonardo Barreto, director of Vector, explains: “The states of Rio de Janeiro, San Pablo and Minas are the swing states of Brazil, o sea, los estados que pueden dar vuelta una elección. Hasta hace poco, se decía que si Bolsonaro lograba una advantage de diez puntos en el Sudeste y un crecimiento de cinco puntos en el Nordeste, he would have chances de reelection”. El presidente enfocó su campaña en el Sudeste, pero, según la gran majoja de las encuestas, no logró recortar la diferencia con Lula.

San Pablo is the principal electoral district of Brazil, with 34 million electors; Minas Gerais second, with 16 million; Río de Janeiro is the third, with 12 million; Bahía el cuarto, with 11 million and, finally, Río Grande del Sur and Paraná are practically tied in the fifth position, with 8.5 million and 8.4 million, respectively.

Lula, during an act in San Pablo
Lula, during an act in San PabloNELSON ALMEIDA – AFP

In the last elections, Bolsonaro was imposed in the Sudeste, but Haddad, who assumed the candidacy for Lula’s prison, had an excellent performance in the Northeast states.

Los analistas brasileños acostumbaran a decir que si la elección está empatada en San Pablo, tiene final abierto. “It’s also interesting to see that Lula’s advantage in Minas is huge, which also generates expectations for Bolsonaro,” explained Barreto.

Pero en los ultimos días el ambiente en la campaña del presidente changed. Se ven caras largas y predominance of the feeling that everything that was done in the last months (social aid programs, control of inflation and reduction of fuels) was not reached para impulsar un despegue de Bolsonaro que pudiera amenazar el comfortable leadership de Lula. El Sudeste se inclina por el expresidente, aunque no sea por mucho, y eso complica los planes del jefe de Estado.

Bolsonaro en moto, durante un acto de campaña
Bolsonaro en moto, durante un acto de campañaMIGUEL SCHINCARIOL – AFP

How do you explain Lula’s favoritism in the states of the Northeast and his advantage in the big cities of the Brazilian Southeast? Básicamente por el voto de los sectors más vulnerables, que ganan hasta dos salarios mínimos mensuales. Entre esos electores, el expresidente es visto por muchos como un dirigente más conectado con los pobres. Entre los que necesitan menos del Estado y sus distributivas políticas, Bolsonaro logra penetrar mejor.

According to the analysis of Mario Braga, from the Control Risk consultant, “esta es una elección donde pesa muchísimo la economia y existe una correlación entre ingresoes y voto. Por eso Lula tiene una amplia vantagea entre los más pobres, que representan entre el 38% y 50% de los electores”.

Distinta es la situación en San Pablo, donde el profil average del elector es más conservador, predomina un fuerte antipetismo y una situación económica más comodo. En estados del norte como Roraima, Bolsonaro es favorito por temas relacionados con valores y costumbres, utilizado de armas y actividades de exploración que, en muchos casos, dañan el medio ambiente.

Cuando se mira el mercado financiero, concentrado en San Pablo y, en mucho menor medida, Río de Janeiro, el presidente sigue teneido más apoyo, aunque una recent encuesta de la consultora BGC Liquidez showed that 80% de los interviewados dieron creer que Lula será el ganador La misma encuesta reveló que en caso de victoria del expresidente en la primera vuelta, el próximo lunes la Bolsa de Valores de San Pablo podría caer alrededor del 3%, sin grandes turbulencias.

Los demás candidates de la elección serán importantes en una eventual segunda vuelta. All the polls show that Lula will win without too much effort, but the negotiations are expected on the part of the two candidates and one of the major unknowns is knowing that Ciro Gomes, of the PDT (Partido Democrático de los Trabajadores), lost in the last days apoyo en su propio estado -Ceará, del cual fue gobernador-, donde intendentes que siempre le fueron loyales empezaron a migrar para la campaña de Lula. The fight between Ciro – que tiene alrededor de las intenciones de votos – and Lula could prevent the ex-president from winning the first round, despite a strong pressure to make the PDT candidate desistiera a último momento de competir. This is an absolutely unthinkable possibility for Ciro, who has a deep grudge with the PT and with Lula, specifically, for the failure of negotiations to form a joint presidential formula in 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *