Estuvien enfrentados a muerte en la guerra de Malvinas y 40 años después presentaron juntos sus libros

Hace 40 años eran enemigos y combatieron en Malvinas.  Rodríguez and Neame in their encounter in London.
Hace 40 años eran enemigos y combatieron en Malvinas. Rodríguez and Neame in their encounter in London.

Ambos se enfrentaron en la guerra en uno de los ultimos contrataques argentinos. Y contaron este episodio en sendos libros. Cuarenta años después se encontraron cara a cara. El argentino es Victor Hugo Rodríguez (73) y el inglés Philip Neame (76). “Fue un acto magnánimo de amor cristiano mutuo”, describió el argentino.

Seis meses atrás se habían conocido por video, en una comunicación de la que participarón both familias. Hace unas semanas le llegó a Rodríguez una invitation para participar en Gran Bretaña de una presentación del libro del veterano inglés, titled Penal company of the Falklands. A memoir of the parachute regiment at war 1982.

Both veterans analyzed what happened on the night of the 13th and the morning of the 14th of June at Wireless Ridge.
Both veterans analyzed what happened on the night of the 13th and the morning of the 14th of June at Wireless Ridge.

Se conocieron este viernes en un hotel en Londres, donde se hizo el evento. Rodríguez le lévé el suyo Llevando la patria al shoulderedited last year.

El británica llegó solo con una valija. Vive a doscientos kilometers de la capital. He is the youngest son of a lieutenant general, decorated with the Victoria Cross for his performance during the First World War and also received a gold medal in shooting at the 1924 Olympic Games.

A Rodríguez le habian advertido que el abrazo no está contemplado en la convención inglesa del saludo, pero sin embargo cuando lo vio entrar lo hizo y el inglés lo correspondió. Luego, estrecharon sus manos.

Víctor Hugo Rodríguez en lo que él llamaba
Víctor Hugo Rodríguez en lo que él called “mi rancho” en Malvinas. Está con el capitán Zunino, jefe de la Compañía A; soldado Galeassi y el estafecta Carballo.

Malvinas los une no solo por ser ambos veteranos de esa guerra. Víctor Hugo Rodríguezde entonces 32 años, lederó one of the last Argentine counterattacks against a group of company D del 2 Para, mandated by Philip Neameat 36.

A las diez de la noche del 13 de June, el argentino received a suicide order: las sections debian desplasarse hacia el norte, a las alturas de Wireless Ridge para realizar un contraataque y apoyar al Regimiento 7 en su movimiento de repliegue.

Hugh McManneren su libro The Scars of Warque reproduce Rodríguez en su libro, recordó: “estábamos en una zona descampada y sin apoyo, y parácia como si diez u once pelotones de fusileros nos estuvieren tirando. Varios conscriptos del teniente primero Rodríguez Pérezpertenecientes al Regimiento 3, sin ser vistos, tomaron posición en las rocas donde la Compañía “D” perteneciente al mayor británico Neame había estado anteriore. Le preguntamos al mayor (Philip Neame), acerca de volver y retomar nuestra posición. Efectuó unos tumbos fuera de la posición sin importarle los proyectiles que pegaban a su alrededor y luego regresó…”

La compañía D del 2 Para británica en 1982, con la que combatió Philip Neame.  (Taken from Facebook by P. Neame)
La compañía D del 2 Para británica en 1982, con la que combatió Philip Neame. (Taken from Facebook by P. Neame)

forty years later, Neame le confesó a Rodríguez:estábamos agotados y nos queríamos reordenar”. Ese impasse le dio tiempo al argentino a replegarse ya salvar a muchos de sus hombres.

Ambos emocionados hasta las lagrimas, el inglés rió con ganas al ver el regalo que le había llevado el argentino. Varias veces había descripto a Malvinas como un pantano horrible y miserable y como una turbera húmeda, y que sus calzados no eran los adecuados, pero sí los que usaban los Argentinos. “A su problema le traje la solución”, le dijo, y sacó de una bolsa un par de flamantes borceguíes, que Neame bautizó “botas argentinas”.

Rodríguez was accompanied by his wife Graciela. Pensaba ir vestido con una campera y camisa verde pero conociendo de la formalidad britania, optó por un saco y una camisa de vestir. Para todos fue un momento emotivo, donde en divers momentos del encuentro a la traductora le costó cumplir con su tarea.

El regalo.  Rodríguez le levó a Neame un par de borceguíes, luego de saber que el inglés había alabado este calzado.
El regalo. Rodríguez le levó a Neame un par de borceguíes, luego de saber que el inglés había alabado este calzado.

Neame le confesó a Rodríguez que cuando fueron movilizados ignoraban si los enviaban hacia una isla escocesa o si iban al fin del mundo. Describió cuáles habian sido sus movimientos en ese combate en Wireless Ridge, y que estaba al mando de la Compañía D, que era la que enviaban a los peores lugares. “Ningún comandante dispone siempre de todos los resources que precisa. They also had this problem”, he remarked Rodríguez.

Con la ayuda de maps y graphics, ambos explicaron sus movimientos y las alternativa del combate, en esas ultimas horas de la guerra.

The argentino had a frustration that lasted almost two hours. Queria conocer la identidad del francotirador inglés que evitó disparar a los soldiers que fueron al rescate del sargento Manuel Villegas. However, Neame dijo no recordarlo

Villegas había caído herido en el stomacho y en el brazo. Los soldiers Tries y Serrizueladefying el fuego enemigo, lo recogieron y lo cargaron ocho kilometers hasta el hospital de Puerto Argentino, a pesar de las ordénes del herido de que lo dejasen ahí.

Rodríguez le contó que Villegas se casó, tuvo hijos y se conviro en abuelo. “Ese objetivo épico que me habian propuesto no pude llevármelo; so much Villegas como los soldados que lo salvaron se lo mercián”. Luego del encuentro, habló con sus soldiers y todos consideraron que se había hecho todo lo posible por identificar a ese hombre, al que solo desean darle las gracias.

Los libros de ambos veteranos, el inglés y el argentino.
Los libros de ambos veteranos, el inglés y el argentino.

Neame servió durante veinte años como paracaidista y por su actuation en la guerra del Atlántico Sur mereció que fuera mentioned en los partes de sus superiores. After retiring in 1994, he dedicated himself to private activity and created the Ulysses Trust, an organization that provides financial assistance for expeditions and adventure activities that involve members of the voluntary reserve forces and cadet forces of the United Kingdom.

Rodríguez fue jefe de la primera sección de la compañía A del regimiento de infantryería 3. Condecorado con una especial mention, es el fundador y presidente de la Asociación Cultural Sanmartiana Cuna de la Bandera, de Rosario. He was the leader of 25 expediciones a lomo de mula en la recreation del cruce de los Andes.

En las líneas que le dedicó en el libro que le obsequió, escribió que “solo los hombres de bien podemos traversar esas fronteras que impuso el combate”. Neamein his book, expresó estar “muy contento de encontrarnos de nuevo después de cuarenta años, en mejores circunstancias que aquellas en que nuestros caminos se cruzaron”.

“Esto de conocernos -remarcó Rodríguez– es propio del ser humano y del soldado dentro y fuera del campo de batalla, y en los objetivos del combate, él peleando por la reina y yo por la historia de mi Patria”.

Malvinas is essential and durable and this encounter, para el argentino fue “uníco e irrepetible. Me sirvió para posicionar mi cabeza y mi corazón”, he stressed. Dios quiso que siguiéramos con vida y hoy estamos honrando esa vida. La guerra fue un paso más en nuestra existencia”. Neame remarcó dejar de lado el pasado y mirar hacia adelante y dijo que para él era “un honor y un privilegio hablar con Víctor Hugo como un amigo

El argentino lo invitó al próximo cruce en mula de los Andes. “A lo mejor voy”, adelantó el inglés. Sin quererlo, una guerra había logrado unirlos.

SEGUIR LEYENDO:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *