Fito Páez, mucho más que un aniversario | Abrió su serie sobre “El amor después del amor”

FITO PAEZ – 10 points

musicians: Fito Páez (teclados and voice), Juan Absatz (teclados and vocals), Juani Agüero (guitar), Vandera (guitar and vocals), Diego Olivero (bajo), Gastón Baremberg (batteria), Alejo von der Pahlen (sax), Manu Calvo (trombone), Ervin Stutz (trumpet and fluegelhorn), Emme (vocals, coros).

Guest voice: Fabiana Cantilo.

Público: 10,000 persons.

Duration: 150 minutes.

Estadio Movistar Arena, martes 20 de septiembre (repeat los días 21, 25, 26, 29 y 30 de septiembre, 7 y 8 de noviembre)

Es curioso que una revision histórica hable a la vez tanto del presente. Fito Páez abrió el martes por la noche la impactante serie de ocho fechas a llena year en el Movistar Arena. La excusa, si es que cabe el termino en tiempos en el que la questión del aniversario es meneada una y otra vez, era y es el 30th anniversary mother El amor después del amor, el disco-bisagra en el camino del artista. No solo por questiones de solidez artística -al cabo, eso Páez ya lo había mostroto en City of poor hearts en Hey! and one Tercer Mundo what no one wanted to edit-, sino porque vino a restaurant a Fito como artista de masas. Record de ventas discográficas, la rotunda gira The magic wheel un Vélez en abril de 1993 y otro en diciembre a beneficio de Unicef: aquel ya lejano arranque de los ’90 es algo que, effectively, merece ser commemorado.

Pero Fito en realidad no necesita vivir del pasado. Fito disfruta de un fertile presentcon tres discos postpandemia superbios, una banda ajustadísima, una performance en vivo impecable, flamantes tres nominaciones a los Grammy latinos por Los años savages. Entonces sí, effectively lo de los 30 años de EADDA es una simple excusa. Lo que importa no es tanto la revista a esas canciones, sino lo que se sintetiza sobre el escenario. Y ese es el punto que le da primera relevancia a esta serie en el espacio de Chacarita, que seguirá este miércoles 21, los días 25, 26, 29 y 30 de septiembre, y 7 y 8 de noviembre, y tarrá gira nacional e internacional. Fito pareció haber alcanzado una cumbre en aquel 1992. Pero Fito también está en la cumbre hoy, y lo visto y experience por 10 mil personas en el debut no habilita muchas relativizationaciones.

“Mi pasado es real, y el futuro libertad”, volvoí a cantar Páez ya en los tramos finales, cuando la fiesta era incontenible y “Circo Beat” hacía temblar el auditorium. En plena libertad, Fito organizó este concierto de la mejor manera, arrancando con el disco completo y en el exact orden original. En ese repaso hubo versiones fieles, más allá de los obvios matice sonoros y nuevas contundencias que consigue la banda que lo acompaña. Pero en el centro de todo está el mismo Fito, que trabajó a conciencia para que en la performance en vivo su voz luzca mejor que nunca. No es un mero detalle de perfección técnica: el artista parece haber encontrato el centro mismo de su interpretation, the ideal place from where you can sing with sentiment and justice a la vez, the point from where you sing Caetano Velosonada menos, se la cantó enterita a Cecilia Roth mirándola a los ojos en San Pablo- o “Tumbas de la gloria”… y hacerlo mejor que nunca

Los títulos, además, dan adequada cuenta de lo que encierra aquel disco mítico. “Che, qué quilombo se armó”, comentó Páez, casi desde entrecasa, al referirse a cómo creció la convocatoria del aniversario. Pero es que estas canciones están demasiado metidas en el amor del public como para que fuera de otra manera. Cuando en “Brilliant sobre el mic” el lugar se convierte en arbolito de Navidad, los miles de personas que levantan su luz de celular están queriendo express todo lo que les despiertan estas melodías. When tiembla el piso en “A rodar mi vida” y “Tráfico por Katmandú”, cuando no hay piel que no se erice ante “Pétalo de sal”se celebra eso que el mismo Páez verbalizó al cominezó, “no sé qué significa, pero significa algo lindo en nuestras vidas y hay que defenderlo con uñas y dientes”.

Uñas, dientes y talento tienen también los músicos a los que Fito dirige como una orchestra, que va mucho más allá de una mera banda de covers para insuflarle another vibration a temas tantas veces escuchados. Un grupo que puede ser delicate and delicate en “Detrás del muro de los lamentos” y “La Verónica”, slowing down the march for the beginning of the second part with a notable version of “Al lado del camino” (“Yo puse las canciones en tu walkman”, vuelve a cantar Fito, y qué importa que ya nadie use walkman si la frase es pura verdad), lanzarse a una final hypnotic progression para ampliar aún más los horizontes de “Yo vengo a ofrecer mi corazón” o descerrajar momentos de irrepressible furia rockera como esa “Ciudad de pobres corazones” que cabalgó sobre un solo animal del guitarist Juani Agüero y con la que la noche bien podría haber terminado. Pero aún quedaba más, hasta despedirse con “Mariposa Tecknicolor”.

(Image: Verónica Bellomo)

En 24 songs and two hours and media show, entonces, Fito Páez hizo much más que un ejercicio de nostalgia. Disfrutó tener a la eterna Fabi Cantilo (que en la primera noche debió lidiar con algunos problemas en el mic) recreando esos cruces melodicos y sumándose al notable trabajo de Emme en los coros; dedicó palabras de amor -y un ramo de flores- a la misma Fabi ya Cecilia, presente y emocionada entre el public; paladeó sus propias canciones con el evident placer de quien recurre la madurez redescubriendo a sí mismo, encontrando nuevas profundes. Unió puntas históricas con total naturalidad, expresando su presente en “Lo mejor de nuestras vidas” y aplicando esa sabiduría del presente para una soberbia versión de “11 y 6”: una demonstration de que hasta los temas trillados por tanta alta rotación pueden disfrutarse bajo una luz nueva. Se rindió ante esa multitude que cantaba un título no incluido en la lista, “Y dale alegría a mi corazón”, metiéndolo de prepo aunque fuera a capella.

And above all: Fito emoción y se emoción, disfrutó e hizo disfrutar, vivió una cita de tantas responsabilidades con la relajada alegría del artista que se sabe vivo, que aún se passion, que abraza sus canciones porque siguen teniendo sentido, siguen hablando de él y de lo que ha animado todos estos años. Todo eso es posible cuando levanta la vista y se encuentra con miles y miles que lo acompañan en el viaje. Y también como él, afortunadamente, quieren seguir cantando.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *