Florencia Peña: “Soy de las que se la juegan tanto ideológicamente como en la vida, y eso tiene un precio”

Florencia Peña: “Soy de las que se la juegan tanto ideológicamente como en la vida”

“Mirá que nos resistimos, eh. Cuando el segundo año de Casados ​​con hijos era furor nos miramos con Guillermo (Francella) y digimos: ‘Hasta acá, ¿no?’. Porque eran personajes muy fuertes y nosotros teníamos otras búsquedas, no nos queríamos quedar a vivir en estos personajes. El resultado: 17 años de repetitiones”, recuerda entre risas Florencia Peña, que volvolí a convertir en Moni Argento y agota localities en el Gran Rex.

El reencuentro theatrical fue tan pospuesto como esperado. Probably por eso antes del estreno ya contaba con 60 mil entradas vendidas y se anticipa como el sucesso de la temporada.

—¿Dónde la tenías guardada a Moni?

—Y… en algún lugar de todo mi ser Moni quedó como cada personaje que he hecho. Lo que pasa es que fue de los personajes más armedos: le encontrás un disfraz, una manera de caminar, una voz. No es un personaje naturalista. Cuando la volvimos a recordarlo después de 17 años, porque la gente nos ve siempre pero nosotros hace 17 años que no lo hacíamos, cuando empezamos a recordarlo en los ensayos, empezamos a entender que (los personajes) estaban ahí. It was easy.

—¿¿Cómo es hacer Casados ​​con hijos 17 años después con todas las cosas que pasaron en el mundo y en la Argentina?

— Siempre defendimos mucho que Casados ​​con hijos es Casados ​​con hijos. No van a ver otra cosa. If we obviously understand the deconstruction, we are part of that, I am a woman who put up the flag, but Casados ​​con hijos es una satira. Casados ​​con hijos I’m a critic. No, I’m not literal. De hecho cuando arrancamos lo que le costó un poco al público fue entender que no era literal: nos estábamos riendo y estábamos satirizando a la familia tipo. Ya es una crítica todo lo que sucede dentro, como The Simpsons, siempre es políticamente incorrecto, pero de alguna manera nos estamos riendo del machismo, nos estamos riendo de qué significa ser una mamá con dos hijos, si hay que cocinar, si no hay que cocinar. It is intact Casados, y se nota que está intacto porque pasaron muchas generaciones y lo siguen mirando y sigue estando vigente. No a lotos productos les pasa eso.

—Vas a hacer todo el verano Casados ​​con hijos y también seguís en la conducción.

—Sí, también sigo en la conducción.

El elenco de Casados ​​con hijos, en el escenario del Gran Rex
El elenco de Casados ​​con hijos, en el escenario del Gran Rex

—Un año ya de La puta ama.

—Un año. Cuando nos vaticinaban que… Bueno, la conductora es algo que yo encontré en pandemia. Si bien ya había conducido programas nunca a este nivel. Primero el magazine Flor de equipo que nace en pandemia en Telephone y después La puta ama, que nace como una necesidad mía de acercarme más a quién soy hoy. Tener el humor que me characterização y tratar también de irme a un canal sin tanta necessidad de estar como en la cuesta de la ola, de experimentar, de poder encontrar otra cosa. What’s up?

—Fue una apuesta muy fuerte y al principio fuiste muy questantada.

-Yes. Como siempre (risas). Nunca fue distinto. Guille (Francella) siempre me dice que soy muy fuerte. Yo defiendo mucho quién soy hoy y entonces en ese defender quién soy hoy me banco las críticos porque no le hago mal a nadie siendo quien soy. Siempre tengo la sensation de que la libertad no es libertad si vos estás metiéndote con la vida de los demás, o la libertad de los demás. Pero no es lo que hago. Yo soy libre. Yo soy esta. Sin joder a nadie. Y el que no le interesa, sigue de largo. No me cuestiono tanto hoy eso.

—¿Por qué elegís trabajar tanto?

—Yo creo que tengo la cultura del trabajo casi como una questión genetica. Nací trabajando, practically. Desde los siete años que trabajo. Y hay algo de eso que hace que primero hago lo que me gusta, entonces es muy difícil separar: es mi hobby, es mi pasión, es lo que me da de comer. Por ahí me planteo un año más liviano y me aparece una cosa que me encanta y la tengo que hacer.

Florencia Peña: “Vivo la vida con gente que no piensa como yo”

—Y como venías con un año liviano entre la tele, Networkpreparing Casadossays: “Me caso, y no hago un casamiento, hago dos”.

-Hago dos. Así soy: siempre un poco más arriba. Sí, la verdad es que teníamos ganas de casarnos ya hace un tiempo. Mi papá se había enfermado cuando habíamos puesto fecha y no lo habíamos logrado en su momento. Se dio en noviembre de este año que pasó y dizimos: “Es ahora”. Hicimos dos porque nosotros siempre timos una vida un poco en Salta y un poco en Buenos Aires, y nos parácia que era como ser respetuosos de nuestra historia que pudiéramos festejar en ambos lugares que habien sido protagonistas de este amor. Así que timoví un mega casamiento hermoso, romántico, en Salta, y timoví un fiestón.

—Estabas hermosa en ambos, y siempre que te veo estás diosa: en la tele, en tus redes… ¿En tu casa también sos así o aparece una Flor de joggineta?

—No, yo soy muy de la joggineta, eh. Porque además como hace mucho tiempo que me tengo que arreglar para el trabajo, estoy sin maquillaje en la vida. Quizás lo que me pasa es que yo nací con mis formas bastente exuberantes, de hecho me saqué (lolas) cuando era chica porque en ese momento era un momento distinto del mundo y yo era muy criticada, o muy observada justamente por tener formas hegemónicas. Las sigo teniendo, pero es el cuerpo que tengo. Me la banco y la verdad que me siento en un gran momento de mi personal historia. Pero no porque me sienta linda o fea, eh; so no pasa

—Vos buscaste mucho esta libertad. ¿Te sentís plena hoy?

-Yes. Hi me siento plena. Me costó un montón. Pero me costó un montón conmigo, eh. El afuera no deja de ser un reflejo de uno mismo. Hey épocas donde le daba afuera bola a lo que pasaba afuera y creo que la batalla que supe y pude ganar fue la de dejar al afuera en el afuera y centrarme en qué necesitaba yo en mí, dónde quería estar.

—Eso costó algunos dolores, ¿no?

— Muchos dolores.

—Momentos de mucha exposición y ponerle el cuerpo.

—Y de bancármela y decir: “Bueno, ok, pero esto pienso, así vivo la vida”. No tengo ningún problema en salir a bancarla, en salir a decirlo. Soy de las que se la juegan tanto ideológicamente como en la vida. Eso tiene un precio y siempre estuve dispuesta a pagarlo.

—¿Qué deseas para este 2023?

—Siempre deseo unidad en la diversity. Pero no como una frase hecha. Poder convivir en las diferencias. Yo convivo y vivo la vida con gente que no piensa como yo y lo logramos de manera successtosa e interesante, está bueno convivir con gente que piensa distinto a uno porque siempre hay algo nuevo para aportarse mutuamente. Es lo que más deseo para estar Argentina.

Mirá la interview completa:

Interview with Florencia Peña

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *