France: Macron vuelve agitar el clima social con su reforma de jubilaciones | El Ejecutivo francés presented its initiative in an highly inflationary context

From Paris

The project reforma de las jubilaciones que el presidente frances, Emmanuel Macron, presented en 2019 y retiró en 2020 a raiz de la pandemia volvoí este martes 10 de enero agitar el terreno social frances. There are no surprises in the text that the Prime Minister presented Elisabeth Borne ya que esa reforma figuraba entre las propuestas que el jefe del Estado hizo durante la campaigna electoral para las elecciones presidenciales que, en Mayo de 2022, terminó con su reelección.

La sorpresa está, más bien, en el contenido modificado de la misma y en el hecho de que el Ejecutivo haya osado presentarla en un contexto altamente inflationario. Pese a ello, The head of government detailed a reform that aims to extend, from here to 2030, until 64 years old, the minimum age for jubilation before 62 years old. Desde el próximo mes de septiembre la edad aumentará cada tres meses hasta alcanzar los 64 años en 2030, lo que equivale a 43 años de cotizaciones. Estos años cotizados entrarán en vigencia en 2027 y no en 2035 como era hasta ahora. Según justificó Elisabeth Borne, se trata de “una elección politica essencial” que aputa a “guarantizar el equilibrio del sistema”.

This is the most emblematic measure of Emmanuel Macron’s second mandate. El presidente ya habia incurred in 2019 en una initiative semejante just después del del del movimiento de los chalecos amarillos. En ese entonces, a fuerza de manifestaciones y strikes, the presidential initiative se atoró en todos los sentidos hasta que, ya con la pandemia declarada, Macron la suspendedió. A lo largo de 2021 y parte de 2022 no se volvió a hablar del tema y recién reapareció cuando se asomaron las elecciones presidenciales del año pasado. La reforma debió ser presentado en 2022 pero la presidencia y el Ejecutivo ampliaron la fecha para, entretanto, negociar con los sindicatos, sus propios deputados y trabajar cuerpo a la opinión pública para que acceptara el trago amargo.

Los sindicatos se oponen

Los dos principales sindicatos de Francia, CDFT y CGT, se opuseron desde el principio a una reform cuyos enunciados initiales eran más ambitiousos por cuanto se contemplaba aumentar hasta los 65 años la edad mínima para jubilarse. “Del trabajo al cementerio”, commented the General Secretary of the CGT, Philippe Martínez, to the Mediapart portal. En cuanto al dirigente de la CFDT, Laurent Berger reiteró que se oponía “a la reforma basada en el calculo de la edad”.

Luego de la presentación del proyecto de reforma se hace evident de que el gobierno modeló su primera intención. De 65 años se pasó a 64 y se adoptó el methodo ascendente cada tres meses. Enfrente no sólo tenía la guerra frontal de los sindicatos y el escaso acuerdo de la opinion pública, sino, sobre todo, la falta de una majority en la Asamblea nacional para que la reforme se appruebe sin trabas. El texto divulgado este martes 10 de enero es un compromiso entre varias dificultados. La reforma se aplica así de a poco y no de forma contundente como en otros casos anteriores. The French jubilation system is a mountain very difficult to move. The former Prime Minister Édouard Philippe said in a moment “los ingleses tienen a Ireland, nosotros tenemos la jubilación”.

In the course of the first mandate of Macron Édouard Philippe failed in his attempt to establish a jubilation by puntos. Macron is convinced that this new transformation will pass without major obstacles and that it will allow him to recover the reformist aura that has been diluted with the years. En un clima de guerra, inflation y aumento del precio de la electricity Macron thinks that the public opinion will resign and accept this reform without major strikes. Sin embargo, los sondeos que tiene enfrente son muy negativos: 79% of the French (IPSOS poll) are opposed to modifying the current minimum age for retirement (62 years). Lo poco que queda de la derecha republicana agrupada en el partido Los Republicanos saludó las medidas presented by the prime minister.

En el seno de la izquierda radical de Francia Insumisa (LFI) la posición es otra. LFI leader Jean-Luc Mélenchondijo en Twitter que” la reforma Macron/Borne es un grave retroceso social”. La putada de LFI Clémentine Autain assured that it is treated here “contra reforma so violenta socialmente como inutile financieramente.” Con esta carga el gobierno ataca los derechos de todos. ¡Movilización general para hacerlo retroceder!”. En cuanto a la leader de la extrema derecha, Marine Le Pen dijo que “los franceses pueden contar con nuestra determination para bloquear esta reforma injusta”.

Los sindicatos ya tenien pactada una reunión esta noche. Los 8 syndicatos will meet to decide when a strike will be called in the sign of protest. Se habló de dos fechas posibles: el 19 o el 24 de enero próximos. Faltan varias etapas para la adopción definitiva de los commentaristas llaman “la madre de todas las reformas”. Hay tiempo para medir fuerzas, negociar algunos arregos y preparer a la opinión pública con vistas a la resignation o la battle.

[email protected] com. ar

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *