“If the Second World War would not have ended when it ended, Europe would not have quedado ni un solo judío. no one”

In 1955, a decade after the liberation of Auschwitz, Primo Levi published an agonizing article about the “gigantic killing machine” that the Nazis had built to end Jews like him, as well as members of other minorities.

The preoccupation that the major crime imaginable, even so vivid in the mind of the survivors, was in danger of being forgotten by the public in general and arremetió contra el “silencio del mundo civilizado”, que consideraba de mal gusto any mention of the fields de exterminio nazis.

Lejos de caer en el vido, el asesinato de judíos europeos se fue convirtiendo en un referente mundial para juzgar la ausencia de humanidad.

In 2005, five decades after Levi’s rhetorical question “¿Está justificado este silencio?”, the General Assembly of the United Nations designated him January 27 as the annual International Day of Commemoration in memory of the victims of the Holocaust.

Para entonces, that modesty that prevented us from talking about the horror that had happened had been replaced by an incessant and powerful current of multimedia and multidisciplinary works, in which “Si esto es un hombre” (Si esto es un hombre), Levi’s account of everyday life in Auschwitz that initially was received with indifference, llegó a ser recognized as one of the “verdadamente necesarios libros”, como lo describió el escritor Philip Roth.

En mediao de este caudal, “The Holocaust: a new history”the historian Laurence Rees.

Rob Attareditor of the magazine BBC Historyhabló con Rees para tratar de entender cómo incluso después de que terminó el Holocausto, algunos de los involucrados sintieron que podian justificarlo moralmente.

Laurence Rees en una imagen de archivo.
Laurence Rees en una imagen de archivo.Getty Images

¿Cómo es que fue Alemania la que instigó el Holocausto?

Esa es una gran pregunta.

Lo que es importante recordar es que si observa, por ejemplo, lo que estaba sucediendo en Russia before the First World War, hubo muchos más casos de ataques violentos contra judíos que en Alemania. Entonces, si hubieras vivido en los primeros años del siglo XX y te hubieran pedido que pronosticaras dónde sucedería algo como eso, es muy poco probable que hubieras dicho Alemania.

¿Por qué, entonces, sucedió alli? Creo que se juntaron varias cosas.

La más importante fue la pérdida en la Primera Mundial Guerra, que creó un ambiente en el que la gente buscaba a alguien a quien culpar. Hubo una gran candidad de chivos expiatorios y la sensation de que “los judíos nos habian apuñalado por la espalda”.

Era una tontería, por supuesto, pero había una real sensation de querer creer que era culpa de otra persona.

At the same time, the rise of communism in Russia extended to several uprisings in Germany in the years after the war in those who were involved in a number of Jews, because Judaism was equal to Bolshevism.

Así que había una combinación de miedo al comunismo, humillación después de la guerra y una sensation de que algo andaba mal con la naturaleza de Alemania.

Surgieron varios grupos nacionalistas que quería poner al pueblo ‘alemán’ en prime lugar, lo que significaba una exclusión de los judíos.

Y la persona que defendió esta necesidad de la manera más mordaz desde el principio fue Adolf Hitler.

Auschwitz dominates popular visions of the Holocaust. ¿Cree que eso puede ser un problema, porque un large número de judíos también murió en otros lugares?

Absolutely, y cuando hice mi serie de televisión original “The Nazis: A Warning from History” (“Los nazis: una warning de la historia”), we call the episode that we did about the program of extermination ‘Road to Treblinka’ (‘Camino a Treblinka’), no a Auschwitz.

Auschwitz fue una empresa extremely complicada por muchas razones diferentes.

A pesar de que terminó siendo el sitio del asesinato en masa más grande en la historia del mundo, esa fue solo una de las functions que proporcionó al Estado nazi. While Treblinka was created solely with a purpose: el asesinato en masa.

Up to 900,000 people died Treblinka (which is almost the same level as Auschwitz with 1.1 million) y, sin embargo, almost no one visits this place in comparison with Auschwitz.

Treblinka
TreblinkaGetty Images

Pero si fueras, lo que verías es muy interesante: no hay nada allí del periodo nazi.

This is why the Nazis destroyed Treblinka, which had fulfilled its mission in 1943.

El campo era diminuto en comparison con Auschwitz, y eso para mí resume el horror de una manera casi más visceral que una visita a Auschwitz-Birkenau, porque te das cuenta de que si todo lo que vas a hacer es asesinar gente, practically no necesitas espacio.

Usted conoció a varios perpetradores del Holocausto en su carrera. ¿Cómo fue que pudieron commit actos tan terribles, incluso asesinar bebés y niños?

Un buen ejemplo de esto para mí fue Oskar Groening (meembro de las Waffen-SS known as “el contador de Auschwitz”), a quien interviewamos para nuestra para un documental.

Le preguntamos cómo los nazis podian asesinar niños y dijo que el enemigo no eran los niños sino la sangre en los niños que crecerían para ser judíos.

Groening, conocido como
Groening, known as “the accountant of Auschwitz”, admitted his “moral guilt” in his trial in Germany in 2015 and was sentenced to 4 years in prison, but he did not pay a single minute of his penalty and died as he lived, in freedom, in 2018 a los 96 añosGetty Images

La razón por la que se sintieron justificados en sus actos, y Heinrich Himmler (jefe de las SS) lo dijo explicitly en un discurso en 1943, fue que si solo matabas a los adults, los niños crecerían para ser vengadores y vendrían tras tus propios hijos. Entonces, si realemente amabas a tus hijos, entonces debies matar a sus hijos. Si eras lo suficiente valiente, solverías el problema para siempre.

Ese era el tipo de cosas que pasaban por sus cabezas, creo.

Entonces, incluso después de que terminó el Holocausto, ¿algunos de los involucrados todavía sentian que podian justificarlo moralmente?

Yes, y esta es una de las razones por las que he seguido explorando el tema durante años.

Cavas, y cavas, y cavas, y no puedes llegar al fundo porque a menudo no esperas las respuestas que obtaines.

Si hablas, por ejemplo, con ex members of the NKVD (Stalin’s secret police), who were involved in the horrendous deportations of Calmucos or Chechens or Tartars from Crimea, en su majojos lo que dirán es: “Si no lo hubiera hecho , we habrıan disparado’. Y es muy difícil ir a alguna parte en una interview después de eso.

Pero lo extraordinario de todos estos exnazis es que no creo que hayamos escuchado esa respuesta en todos los años que estuvimos haciendo entrevistas.

Lo que solíamos escuchar era que, en ese momento, sentian que estaban haciendo lo correcto.

¿No hace esto que la negación del Holocausto sea even more ridiculous, cuando los perpetradores mismos no lo niegan?

Lo hace

One of Gröning’s amazing things was the reason why we conceded an interview in the camera.

Estaba realente molesto porque en su club de coleccionistas de stampillas se topó con un gador del Holocausto y casi lo sintió como un intento de negar su propia experiencia.

He said: “No me digas que no sucedió, yo estaba allí”.

¡Nos habló porque estaba en contra del negacionismo del Holocausto!

También ha hablado con varios judíos que se convirtieron en parte del aparato repressor del Holocausto. ¿Cómo litiaron con las complexités morales de su situación?

Algunas de las personas más extraordinarias que he conocido en mi vida son antiguos sonderkommandos: personas que se vieron obligadas bajo pena de muerte immediata a ayudar a los alemanes en el funcción de la maquinaria de exterminio.

Los involucraban en desenredar cuerpos en las cámaras de gas después de que las personas habien sido asesinadas, classifying las pertenencias de los judíos, interrar cuerpos… Labores absolutely de pesadilla.

De todos los dilemas morales a los que te puedes enfrentar, este es uno de los más difíciles y nunca juzgaría a nadie en esa situación porque, ¿qué iban a hacer?

The main entrance of the Dachau concentration camp on July 29, 1945, the day of their liberation.
The main entrance of the Dachau concentration camp on July 29, 1945, the day of their liberation.Getty Images

Siempre recordaré a un hombre, ahora muerto, llamado Toivi Blatt, que era un sonderkommando in the extermination camp of Sobibor.

Le pregunté qué había aprendido de esta experience y me dijo -y lo parafraseo-: “He aprendido que nadie se conoce a sí mismo, porque hasta que no te encuentras en una situación como esa, no sabes quién eres y qué eres capaz de hacer”.

Agregó: “A veces veo gente caminando por la calle y me piden dirección y siempre los miro y pienso: ‘Pareces un buen tipo, pero ¿cómo habrías sido en Sobibor?‘”.

De hecho, es similar a algo que me dijo un ex miembro de las SS: que el problema con el mundo de hoy es que las personas que nunca han estado en situaciones extremas van por ahí emitiendo juicios sobre las personas que sí lo han estado.

Eso no me impidió creer que lo que había hecho era repugnante y vergonzoso, pero te hace pensar.

Do you believe that the Holocaust was the worst crime in human history?

One time this was asked by professor David Cesarani, who regrettably died in 2015, and we said that in the history of humanity no one could think of another case in which a leader would have decided that an ethnic-religious group had been exterminated. último bebé y que creara, en un corto periodo de tiempo, los medios mecánicos para poder lograrlo.

Y estoy de acuerdo con eso.

El Holocausto was ‘singular’.

Stalin, por ejemplo, fue sin duda un monstruo responsible de la muerte de miliones, pero nunca trató de exterminar a un grupo completo de personas.

Un gran número de calmucos y chechenos sobrevivieron a su persecución. Mientras que en ciertas áreas de Europa practically no hay judíos.

No hay duda en mi mente de que si la guerra no hubiera terminado cuando terminó, habríamos tenido una situación en Europa en la que no hubiera ni un solo judío. Not one.

*In addition to the historian and author, Laurence Rees was director of BBC History and won many awards for his work, including a British Book Award, a BAFTA and two Emmy awards. In 2009 he launched the web site, awarded by the Interactive Media Awards, “to provide an accessible and reliable multimedia history of the Second World War”.

This interview was originally published in the BBC HistoryExtra magazine. Si quieres leer el artículo completo, haz clic aquí.

BBC Mundo

Conocé The Trust Project

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *