Joe Strummer, the leader of The Clash who changed the history of punk, died 20 years ago

If in the full explosion of the punk movement, in the second half of the ’70s, their detractors believed that it was only a handful of indignant people who were incapable of playing more than three basic chords. The Clash se encargó de echar por tierra ese prejuicio con una obra que mixturaba diversos ritmos sin perder la esencia del género ya la que dotó de un lenguaje poético de fuerte contenido politico, especially a partir de la impronta dada por su líder Joe Strummer, el hombre cuyo corazón explotó un 22 de diciembre de 2002, a los 50 años.

Acaso del mismo modo que Los Beatles hicieron un abarcativo paneo de la música popular contemporanea en el “Album Blanco” In 1968, The Clash marked the path of the greatest possibilities of expression that punk culture had on a musical and poetic level with its discos. “London Calling” in 1979 “Sandinista!” in 1980.

There the group opened the game to the Jamaican rhythms, which were manifested in other bands, but también al rockabillyel funk, el jazz, el dub y el rhythm & blues, entre otros: Además, sentaba sus bases políticas, en letras en las que no se quedaba en la simple queja o caía en el nihilismo, y proponía pasar a la action.

Aunque es cierto que siempre se asoció el costado social de The Clash by Joe Strummer, en tanto que se ungió como musical genius de la banda a su otro líder Mick Jones; el revolucionario artista también era artífice de la apertura estilística y aportaba recursos que quedaban en un segundo plano frente a su fuerza discursiva.

The Clash – Should I Stay or Should I Go (Live at Shea Stadium – Official 4K Video)

Unemployment, social inequality, racism, police brutality and militarism were some of the themes that Strummer put on the canciones de The Clash y conformóde alguna manera, una especie de marco teórico que contenía la ira punk.

Y fue tal la radicalización del artista en estos points que hizo implosión en el propio grupo: el drummer Topper Headon was expelled for his addiction to heroin – un behavior que entendían que no se ajustaba lo que The Clash proclaimed en sus mensajes– y, acaso más grave aún, provocaría la ruptura con Mick Jones, su socio en la aventura de elevador la vara del punk rock a nivel musical y lírico.

Joe Strummer was born under the name of John Graham Mellor, on August 21, 1952, in Ankara, Turkey, the destination of his diplomatic father, who led him to live in Bonn, Mexico City and El Cairo.

Since he was interested in music, he first started using the nickname Woody Mellor, in honor of his admirer Woody Guthrie, and then the definitive motto with which he was known, he integrated several groups until Mick Taylor and bass player Paul Simonon, from the group London SS, lo reclutaron desde el grupo The 101rs, para un nuevo proyecto.

It was about The Clash, which reached its definitive form with the incorporation of Headon and the record of its first discos, the debut of 1977, which led to the name of the group, and “Give ’em Enough Rope”del año siguiente, con hymnos como “White Riot“, “I’m so bored with the USA”, “Police and Thieves”, “Career Opportunities” and “Londos Burning”, entre tantos.

Sin embargo, fueron los mencionados “London Calling” y “Sandinista!” los que convertieron a The Clash en una banda central del movimiento punk ya Strummer como a su gran ideólogo.

Me parece que su poesía realente explota en “Sandinista!”, cuando se saca el limite de lo punk. what’s upLondon Calling había avisado, pero “Sandinista!“This is where the truth of the matter is”, he said before consulting Télam Sergio Rotman, musicians from diverse bands inspired by punk rock, among them Los Fabulosos Cadillacs, a group from which one of their leaders, Sr. Flavio, reconoció haber intentado seguir los pasos de The Clash.

The Clash – London Calling (Official Video)

“Si tengo que hablar de Joe Strummer, tengo que hablar de “Sandinista!”, que para mí es su pico, especially por lo lo caótica que es la producción de ese disco”, pointed Rotman, quien affirmed haber iniciado con The Clash “un viaje hasta aquí” since the acquisition, in the middle of the 80s, of a disco that in its local version was translated as “Arde Londres”.

Another local musician who has felt the impact of Strummer and is intent on emulating his artistic posture is the guitarist Tucán Barauskas, who has worked for 30 years with Pil Chalar, the biggest Latino exponent of punk rock, and from that place marcó la importanta de este artista para el movimiento.

“The three most important bands were the Ramones, Sex Pistols and The Clash. De las tres, The Clash eran los más músicos. Me sorprendia con sus canciones y con su compromiso social y politico; y también por una muy interesante musical performance donde mezclaron reggae, sonidos afros, sonidos más modernos; todas cosas que hicieron después las demás bandas”, punctulizó Tucán.

“Sus canciones son totally actuales. En mí fue una influence muy grande por sus cabezas abiertas, porque sus canciones had more poetic and also musical flight, and they could open the fan to more interesting places”, added the guitarist, who accepted that for the last albums that he recorded with Pil, they were recorded as an example of attitude. limitar por géneros musicales, sin por ello perder la esencia punk.

A la par que The Clash veía como se extendedía su influence a partir del concepto artístico adoptedado y su corresponding mirada política, crecía la radicalización de todos estos aspects en Strummer, quien dynamitó al grupo con la expulsión de Headon y la ruptura definitive con Mick Jones. Sin embargo, that didn’t prevent Strummer from participating as a guest in Big Audio Dynamite’s disco, the post-The Clash project by Mick Jones.

The Clash – Rock the Casbah (Official Video)

“No tuve la suerte de conocerlo personally, aunque estuve cerca muchas veces.” Sí a Mick Jones, pero según me decían, era un personaje bastante polemico en su personality”, confió Rotman.

The same fate ran to Tucán Barauskas, who believed that he would have the opportunity when in the early 90s he had accepted to come to Buenos Aires to produce a Los Violadores disco, but he marched back when the band broke up and the songs passed. form part of Pilsen’s debut album “Bajo otra bandera”.

Tras el fracaso absoluto y las unánímes malas crítica que rebío el disco “Cut the Crap” de 1985, ya sin Jones ni Headon, Joe Strummer decretó el final de The Clash y, desde entonces, tuvo un andar Zigzagueante dentro de la músicacon participação en bandas sonoras de algunos filmes, un breve paso por la mítica banda irlandesa The Pogues, un proyecto propio llamado The Mescaleros y peridodos de largos silencios musicales.

“A mí me parece que su obra es un tanto amarreta comparada con la de cualquiera de sus compañeros, que produjeron mucho más que él”opinó Rotman, quien hizo hincapié en algunas facetas desconocidas como las más interesantes.

“Creo que sus valores no son los que más se ven. Para mí es un excellente guitarrista rytmico, un excellente decidor, un excellente compositor de líricas con música. Los hits y las canciones más conocidas son lo menos divertido de su carrera. La banda sonora de Walker, de Alex Cox, es un punto altísimo y pasa desapercibido”, he advised.

There, el líder de Cienfuegos, El Siempreterno y Los Seatantes, entre otras, hizo una salvedad en torno a su imagen política: “The political vision of Strummer pertenece a otro tiempo, a otro mundo en el cual un comprehensible socialism era posibley ahora sabemos que no, porque no existe más, así que no me metería mucho en ese tema”.

En medio de sus tantos intentos por dejar atrás la sombra de The Clash con Mescalerosy poco después de producir el disco “Up the Brackets”, de la entonces promising British band The Libertines, Joe Strummer murió de un infarto en su casa, a los 50 años, por una falla cardiac congenita que nunca había sido detectada.

El traje de leyenda le pesaba y ansiaba seguir escribiendo su historia, tal como lo dejaría en claro en “The Future Is Unwritten”the exhaustive documentary about his life realized by Julien Temple.

Por Hernani Natale / Télam

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *