La divertida anécdota de Theresa May sobre la reina Isabel II y el queso que cayó al suelo

La ex premier narró la historia con humor

La ex primera minister conservadora Theresa May detasó risas generalizadas en la Cámara de los Comunes al relatar una anécdota durante un pícnic con la reina Isabael II en su finca de Balmoral.

“Todos colaboramos para disponer la comida y la bebida sobre la mesa. Cogí un poco de queso, lo puse en un plato y lo llevé a la mesa. El queso cayó al suelo“, the ex-premier recorded.

Tuve que record una decision en una fraction de secondo”, he added, causing the carcajadas of the parliamentarians, who imagined the dilemma of May in a context that, although he intended to be informal, he maintained respect for the monarch.

“Recogí el queso, lo puse en el plato y lo puse en la mesa. Me di la vuelta y vi que todos mis movimientos habian sido observados atentamente por su majestad“, he added, causing more laughter in the House.

Solo atinó a esperar su respuesta. ¿Approbaría la reina la falta de hygiene? Would you agree with the popular rule of five seconds?

He died. Me miró y simplemente sonrió. Y el queso siguió en la mesa“, he concluded. Quedó el misterio si por dentro estaba de acuerdo o si reprobaba la reaction de la entonces premier.

Britain's Prime Minister Theresa May and Queen Elizabeth share a smile during the formal opening of the Commonwealth Heads of Government Meeting in the ballroom at Buckingham Palace in London, Britain, April 19, 2018. Yui Mok/Pool via Reuters
Britain’s Prime Minister Theresa May and Queen Elizabeth share a smile during the formal opening of the Commonwealth Heads of Government Meeting in the ballroom at Buckingham Palace in London, Britain, April 19, 2018. Yui Mok/Pool via Reuters

En su mensaje tras el fallecimiento de Isabel, May también contó cómo eran sus citas periodicas con ella. “No eran encuentros con un monarca elevado y poderoso, sino conversaciones con una mujer con experiencia y conocimientos y una immensa sabiduría. También eran las únicas meetings a las que iba de las que sabía que no habría filtraciones a la prensa”, he explained.

Tras la muerte de Isabel II, otros politicos y personajes cercanos también compartieron anécdotas de encuentros privados, que standaron su profundo sentido del deber pero también un agudo humor del que no estuvo salvo ni el mísísimo James Bond.

May’s successor, Boris Johnson, also spoke before Parliament. “Puedo decirles, como testigo presional directo, que ella misma condujo en su propio coche, sin detectives y sin guardaespaldas, dando tumbos a una velocidad alarmante sobre el paisaje escocés“.

He also recorded how he enjoyed the reaction to his famous acrobacia for the 2012 Olympic Games in London, performed alongside James Bond’s star, Daniel Craig.

Reina Isabel en la scene en la que suestamente jump de un helicopter, para la inauguration de los Juegos Olímpicos
Reina Isabel en la scene en la que suestamente jump de un helicopter, para la inauguration de los Juegos Olímpicos

Recuerdo su innocent alegría hace más de 10 añosdespués de la ceremonia apertura de los Olímpicos de Londres, cuando le dije que un líder de un país amigo de Oriente Medio parecía creer realente que ella había jumped from a helicopter con un vestido rosa y se había lanzo en paracaídas al estadio” , he said.

El ex líder laborista Ed Miliband, que dimitió tras una aplastante derota electoral en 2015, bromeó con los pututados sobre cómo la reina le había ayudado a reírse de su mala fortuna. “Mientras mi carrera caía en picado, la de mi mujer despegaba y fue (…) nombrada dama.” Los dos fuimos invitados al palacio para conocer a su majestad. Su majestad me miró fijamente cuando nos vimos, y dijo ‘oh, es usted, ¿qué hace aquí?’, sabiendo perfectly por qué estaba allí. Tuvimos una conversación maravillosa, y allí estaba ella a los 93 años, todavía llena de brío, vigor y humor”.

Meses atrás, el ex agente de protección de la realeza Richard Griffin recordedó cómo estaba con la reina en Balmoral cuando se encontaron con dos turistas estadonisados ​​que estaban de vacaciones a pie.

Resultó que no la habien recognized y cuando empezaron a charlar, la reina dijo que vivía en Londres “pero tengo una casa de vacaciones justo al otro lado de las colinas”, dijo a la televisión Sky News during the jubilee celebrations. “¡Debes conocer a la Reina!”, dijo uno de los turistas, Griffin recorded, and added: “Tan rápido como un relámpago, ella dice: ‘bueno, no la he conocido, pero Dickie se réguna con ella regularly'”.

Entonces, los turistas volcaron toda su attention sobre Griffin, e incluso le pidieron a la reina que les tome una foto con él. Le preguntaron cómo era ella en persona, a lo que respondió bajo su mirada: “Puede ser cascarrabias, pero tiene un gran sentido del humor”.

In this Nov.  8, 1976, file photo, Britain's Queen Elizabeth II laughs as a young girl was reluctant to hand over a bouquet of flowers during the Royal visit to Luxembourg.  A historian has lost her court bid to force Australian authorities to release secret letters that would reveal what Queen Elizabeth II knew of her representative's scheme to dismiss Australia's government more than 40 years ago.  (AP Photo, File)
In this Nov. 8, 1976, file photo, Britain’s Queen Elizabeth II laughs as a young girl was reluctant to hand over a bouquet of flowers during the Royal visit to Luxembourg. A historian has lost her court bid to force Australian authorities to release secret letters that would reveal what Queen Elizabeth II knew of her representative’s scheme to dismiss Australia’s government more than 40 years ago. (AP Photo, File)

Daniel Craig, el último actor que ha incarnado al celebre superagente secreto al servicio de su majestad James Bond, contó al presentador de la televísión estadounidense Stephen Colbert una broma de la reina sobre la seria apparencia de su personaje. “Quería hacer una broma y la hizo sobre mí.” Nos estaban tomando fotos y dijo: ‘así que ahora es él el que no sonríe, bueno, me parece bien'”, recorded Craig.

La veterana deputada laborista Harriet Harman relató el consuelo que le proporcionó la reina tras su salida del gobierno en 1998. “Cuando me destituyeron (…) mi agenda quedó vacía y mi teléfono dejó de sonar. My office was surprised to receive a call from Buckingham Palace. Nadie más quería saber de mí, pero la reina quería verme. Me invitaron a tomar el té con la reina, para que ésta me agradeciera por mis servicios”.

(With information from AFP)

SEGUIR LEYENDO:

Leave a Reply

Your email address will not be published.