La escuela católica: incisiva reconstrucción de un crimen que shook Italy in the middle of the 70s

La escuela católica (La scuola cattolicaItaly, 2021). Address: Stefano Mordini. script: Massimo Gaudioso, Luca Infascelli and Stefano Mordini, based on a novel by Edoardo Albinati. Cast: Benedetta Porcaroli, Giulio Pranno, Giulio Fochetti, Leonardo Ragazzini, Andrea Lintozzi Senneca, Guido Quaglione, Federica Torchetti, Luca Vergoni, Francesco Cavallo. Duration: 106 minutes. Available in: Netflix. Our opinion: buena.

Todavía hoy los más memoriosos recuerdan la gran conmoción que provocó en Italia la masacre del Circeo. Until Italo Calvino and Pier Paolo Pasolini, two respected intellectuals of the time, maintained a public discussion for this case that contaminó aún más el ya muy espeso clima de un país que vivía por entonces un brote de neofascismo y en el que también operaban las Brigadas Rojas, the clandestine organization that secuestró y asesinó al ex prime minister Aldo Moro, relevant figure of the Italian Christian Democracy.

In addition to the space that he occupied in the media, the fact was reflected in great detail in a book of almost 1,300 pages that was published three years ago by Edoardo Albinati, a school companion of the three involved in a really shocking crime that occurred on September 29 1975

Converted quickly into a sales success, the book tells how Gianni Guido, Angelo Izzo and Andrea Ghira, veinteañeros of the class acomodada de Rome, engañaron a dos jovencitas of more humble origin, promising them a walk through the countryside (más exactly por el Circeo, un parque nacional creado en la decada del 40 por orden de Benito Mussolini) cuando en realidad el macabro plan que tiénía en mente era otro bien distinto: drugs, golpearlas y violarlas sin pausa durante varias horas. One of the girls (Rosaria López) did not survive. The other (Donatella Colasanti), as this film has transformed into one of the favorites of Netflix users in Argentina in recent days, managed to keep alive in the trunk of a car until it was rescued by the police local.

The path chosen by Stefano Mordini, a filmmaker with twenty years of experience who even presented one of his feature films at the Cannes Festival –Pericles fue parte de la siempre interestinge sección Un Certain Regard en 2016- fue el de la contextualización: The director focused on the cultivation of a surprising and aberrant fact that, from the perspective of the present, can obviously be analyzed with more precision and acuity than before..

En la escuela católica del título -exclusivamente para varones y specificificado consecrada a la Virgen María-, la construcción de la masculinidad es clearly toxic, pensada apenas como una performance estereotipada que finally termina fomentando la misoginia y la homofobia. En ese contexto represivo y turbio en el que las apariencias son solo eso -una simple simulación-, pero igual juegan un rol central, muchos chicos ven como una signal de rebeldía simpatizar con el fascismo; tanto como para que uno de ellos elija a Hitler como “el hombre más importante de la historia”. El dato adquiere especial significado a la vista de lo que acaba de ocurrir en Italia, con el triunfo contundente de la ultraderecha en las ultimas elecciones.

El entorno familiar del que provienen estos jóvenes no es para nada saludable: la violencia como método para modelar conductas, los deseos sexuales reprimidos, las infidelidades ocultadas… En esos problemas pone el foco Mordini, para amar un rompecabezas difícil de resolver. Su reconstrucción apunta sobre todo a las motivationaciones, indescifrables si no se las entiende como corollario de un sistema ideológico perverso.

La escuela católica, by Stefano Mordini
La escuela católica, by Stefano Mordini

Presented out of competition at the Venice Festival, the film is effective in the painting of this microworld – the Roma of the privileged, let’s say – in the place where things clearly do not work as they proclaim: Edo, the narrator of history, subraya que en ese lugar donde se anuncia con pompa que se formarán hombres “puros, honestos, nobles”, en verdad se está escondiendo todo el tiempo “una montaña de polvo bajo la alfombra”.

The tragic result of a rigid monotheism, founded on purely masculine figures -the Father, the Son, the prophet, the patriarch- is a spiral of locura also formatted by books, films and games that exalt a force and cruelty as tools for abrirse camino en la vida, como va revelando el desarrollo de la historia.

Si bien por momentos la narración se dispersa por la apparition de algos líneas argumentales secundarias algo difusas incarnadas en una galería demasiado ample de personajes, la tension va creciendo a medida que vamos conociendo más de esos cínicos y brutales que en más de un pasaje parecen poseídos por un espíritu maligno. Y ahí juegan un papel clave las actaciones de los protagonistas, sobre todo la de Luca Vergoni, a cargo de la virtuosa interpretation de Angelo Izzo, uno de los tres criminales: un amoral que intimida con su mirada intensa y su sonrisa de psicópata, una especie de villaino de Marvel transplantado en este drama marcado a fuego por los mandatos de clase. Para él, y lo dice explicitly en una escena concreta, por si quedara alguna duda viéndolo actuar, las víctimas -two chicas de la periferia- son apenas “un trozo de carne”. Con esa conviction es que procede.

Can you avoid disaster? La respuesta a ese interrogante no es segura ni concluyente, pero La escuela católica nos indica que vale la pena estar siempre prevenidos. Detectar a tiempo dónde anida el evo de la serpiente es una estrategia posible, suguete esta película que expand la mera recreation de un hecho policial para submergirse en la profundidad del ensayo sociológico y que incluso puede recallar aquel doloros extravío del protagonist de Las tribulaciones del estudiante Törless, la gran novela del austriaco Robert Musil llevada el cine por Völker Schlöndorff en 1966. La violencia velada en los menesteres de la vida cotidiana puede asomar de pronto con una furia incontenible. Hay que estar atentos a cada pista, advierte Mordini, para no tener que lamentar lo que, como mínimo, debiera haberse sospechado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *