La historia de Kevin Mitnick, uno de los hackers más amados y odiados la historia

En el”olympus de los hackers” appear nombres como el de John Draper, que logró engañar al poder con un silbato de juguete; y el de George Hortz. En esa escena también está Kevin David Mitnickconsidered por un cronista del New York Times como “El pirata informatico más buscado de todo el ciberespacio”.

Who is Kevin Mitnick, one of the most well-known figures in the hacker scene?

El hombre que ahora se acerca a los 60 años de edad, desde muy joven ya usaba sus habilidades para conseguir ventajas engañosas. En Un fantasma en el sistema, an autobiography that was published in 2011, Mitnik remembers that the little boy traveled without paying on the buses of Los Angeles, California, where he passed his childhood. A diferencia de otros, él no se colaba en el transporte o se escondía del “chancho”, tal como acá se llama a los inspectores.

Kevin Mitnick, one of the major experts in social engineering.  (Photo: Flickr/Campus Party México)

Kevin Mitnick, one of the major experts in social engineering. (Photo: Flickr/Campus Party México)

En cambio, Mitnik había descifrado el modo en que se perforaban los boletos según el día de la semana, compró una maquinita para hacer agujeros y así comonez a burlarse del sistema. Ya adulto, fiscales convencieron a un juez que este hombre era capaz de “iniciar una guerra nuclear simplemente silbando en un teléfono”.

Also read: La historia de John Draper, el primer “hacker malo” que engañó a los poderosos con un whistle de juguete

Un 15 de febrero, Mitnick was captured by the FBI y paso 5 años tras las rejas, includante ocho meses en una cella de isolation.

Kevin Mitnick, the genius of social engineering

El superpoder de Mitnik siempre fue más el ingenio que la ingeniería. En otras palabras, sus habilidades como hacker consistieron más en manipular a personas y sistemas, que vulnerar con ardides demasiado técnicos. A esa capacidad se la llama social engineering y la conocémos de cerca: un ejemplo clásico es un correo (o un timbrazo, en casa) de alguien que se hace pasar por un representamte de una empresa para llevarse, por caso, información de otro modo inaccesible.

La ingeniería social consiste más en el engaño a personas que a los propios informatics sistemas.  (Photos: Adobe Stock)

La ingeniería social consiste más en el engaño a personas que a los propios informatics sistemas. (Photos: Adobe Stock)

The principle of social engineering is that the user is the most weak link in the security chain. La Recurrencia de contraseñas pesimas, como “123456” y la word “password” I am a sample. Eso es igual que poner una cerradura de juguete en una caja de seguridad.

Also read: Un estudio muestra cuanto tarda un hacker en vulnerar una contraseña según la quantity de caracteres

Mitnik sabía aprovecharse de las personas y su técnica era simple, según contó. “Es un truco que he discovered que funciona muy a menudo. Si se pide información confidential, la gente, naturalmente, sospecha de immediato. Al fingir que ya tenés esa información y decís algo que está mal, la gente suele corrigerte y te rewarda con la información que estabas buscando”, revealed an attack of sincerity.

Mitnik’s most famous attacks

El nacido en 1963, que ya chiquito era aficionado a la radiotelefonía y picaba boletos para engañar a los choferes, no se conformó con esas trampitas.

Uno de los más famosos ataques informatics en el historial de Mitnick es el que tuvo como víctima a The Ark, un sistema operativo que usaba la empresa DEC para su propio sistema operativo. El protagonist de este repaso consiguió acceso al programa en apenas cinco minutos haciéndos pasar por uno de los desarrolladores y pidiendo un restablecimiento de la contraseña.

Mitnick spent many years in prison after an intense investigation by the FBI.  (Photo: Wikimedia)

Mitnick spent many years in prison after an intense investigation by the FBI. (Photo: Wikimedia)

Su golpe más conocido, sin embargo, es otro. Tanto que es conocido comoel ataque Mitnick“. Amén de los tecnicismos, se trató de una expertise para sequestrar sesiones en Internet, que le permitió acceder, por ejemplo, a la computadora de Tsutomu Shimomura, un recognized físico y ¡atención!, experto en computer security.

El hombre que aquí nos convocado también vulneró los sistemas de Solari y de la firma Motorola, entre otras intrusiones que fueron célebres.

Entre sus golpes a la salud informatics y de las communications también figura el espionaje de llamadas de agentes del FBI, incluso aquellas conversaciones que versaban sobre la investigation que más tarde lo llevaría a la cárcel. Mitnick incluso diseñó un sistema que arrojaba alertas cada vez que se organizaban redadas, cuando las fuerzas del orden luchaban por sacarlo de la clandenisidad.

Also read: A 23 años del Y2K, el day en el que el mundo collapsaría por no haber escrito “2000”

El estadounidense escapaba a tiempo y en ocasions se burlaba de sus persecuidores, como esa vez en las que les dejó donas en el sitio ya vacio. The persecution lasted more than two years. Cuando fue capturado en un departamento, no intentó huir. There they found hundreds of cloned cell phones, advanced software and computers and false identifications. Mitnick había sido procesado en tres ocasions previas, en el 81, 83 y 87, por diversos delitos informátios.

Atrás en el tiempo, a sus 16, consiguió acceso a la red que usaba su escuela para amazoner las notas de los alumnos. No las cambió ni se pavoneó con sus compañeros: según las crónicas, lo hizo para conocer cómo funcionaba ese system.

Mitnick, un hacker que se ganó el cariño del público

A pesar del mito creado por los medios, no soy un hacker malicioso. Lo que hice ni siquiera era illegal cuando empecé, pero se conviro en un delito cuando se aprobaron nuevas leyes. Seguí haciéndolo y fui capturado. La forma en la que me trató el Gobierno no se basó en mis delitos, sino en convertirme en un ejemplo”, assured Mitnick.

“A pesar del mito creado por los medios, no soy un hacker malicioso”, said Mitnick. (Photo: AP)

Según cuenta el sitio Khataka en un repaso sobre la vida de Mitnick, este hombre se conviro pronto en el referente de los hackers, en un amíto que aún estaba en pañales. In addition, muchos quisieron quitar el velo de la criminalidad a la que apuntaron las authoridades y echarle encima un manto piadoso. Una famosa de revista de informática lederó la campaña “Free Kevin”, que pidió su liberación, y más tarde lazó el documentary Freedom Downtime (que puede verse en YouTube) en el que se cuenta cómo un journalista de The New York TimesJohn Markoff, que lo había difamado en columnas colaboró ​​con el FBI para su captura.

Para los interesados, en la novela Takedown In 1996, Markoff and the aforementioned Shimomura (who also helped the FBI to catch Mitnick) reported their own version of the facts.

Also read: Un pasajero hacked a una airline para encontrar su equipaje perdido

Muchos hackers han tenido esa suerte: pasar de villanos a héroes, a figuras que generan más simpatía que desagrado. I have an interview with you El MundoMitnick dijo que nunca robó dinero, que con sus abilities podría haber pasado sus días en las playas más paradisíacas del mundo, pero que “la consciencia lo impidió”.

Lo que me impulsaba a hacer lo que hacía era la euphoria del descubrimiento científico, el placer que se experimenta cuando se resuelve un problema matemática difícil”, dijo este tierno villano, que tras salir de prison, hace exactly 23 años, se dedicó a la consultoría informática ya brindar conferencias en todo el mundo. Eso sí: antes de eso le prohibieron usar dispositivos tecnológicos durante tres años, falló que apeló y consiguió rebatir.

Ahora es un lobo con piel de cordero. Allí donde lo contratan, saben que Mitnick es capaz de darles vuelta y poner a todos los sistemas patas para arriba. Igual que hizo cuando en la niñez picaba los boletos por su cuenta. “A mi madre le parécia ingenioso, a mi padre le parécia una muestra de initiative ya los conductores de autobús que sabyan que yo picaba mis propios billets les parécia una cosa muy graciosa. Era como si toda la gente que sabía lo que estaba haciendo me diera palmaditas en la espalda”, recordó acerca de esa picardía.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *