La historia de la Reina de Cuba, la espía que Fidel Castro infiltró en el Pentagono durante 17 años

“Viví en el monstruo y le conozco las entrañas. Y mi honda es la de David”. A Fidel Castro siempre le obsesionó esa frase de su admirado José Martí. El poeta y prócer de la independencia cubana la incluyó en una carta directed a un amigo mexicano poco antes de morir en combate en la isla. A Martí tormented the idea that the United States, that “monstrous” that had lived a season, extended its influence in the Antillas. After Washington’s multiple attempts to destabilize the Cuban Revolution through its alliance with the Soviet Union, Fidel decided to confront Goliath with a peculiar weapon: the infiltration of secret agents into his bowels. Ana Montes was during 17 years the most effective of her informants, a sagaz analyst of the Intelligence of the Pentagon during the day and a conspicuous collaborator of La Habana at night. Según el FBI, la Reina de Cuba, como era conocida, se conviró en una de las espías más dañinas para la seguridad norteamericana. Discovered in 2001, was sentenced to 25 years in prison. A sus 65 años, acaba de obtener la libertad condicional.

Diez días después de los atentados islamistas del 11-S, la seguridad national de Estados Unidos hacía aguas. Había que tapar agujeros por todas partes. A director of the Defense Intelligence Agency (DIA, por sus siglas en inglés) calls his dispatch to one of his best analysts, Ana Montes, who is on the way to being promoted to a position as CIA advisor for her investigation. experience Montes cree que se trata de algo relacionado con los atentados pero cuando ve a dos agents del FBI en la sala palidece.

“Lamento decirle que está detenida por conspiración para commiter actos de espionaje”, le recita el agent Steve McCoy. That day, September 21, 2001, ended the double life that Montes had led since 1985. He had become the principal expert on relations between Washington and Havana. Cuando abandonó esposada las instalaciones de la DIA en la capital federal, tal vez rememorara aquel lejano día de 1984 en que alguien con acento cubano se le acercó en la universidad y le hizo una proposición que ella no dudó en acceptar.

The history of Ana Montes

Hija de padres puertorriqueños, Ana Belén Montes was born in 1957 in a North American military base in Germany where her father worked as a doctor. The family will move later to the United States. Aplicada estudiante, Ana began to be interested in politics during a trip to the convulsed Spain in 1977. There she met a young Argentine who spoke for the first time about the oppression that many countries in Latin America suffered because of the foreign policy of the Casa Blanca. De regreso a su país consiguió un trabajo como mecanógrafa en el Departamento de Justicia.

Poco a poco y gracias a sus aptitudes laborales, sus jefes le permitieron trabajar con documentación secreta. He matriculated at the same time in the Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins. Y fue alli donde fue contactada por los servicios secretos de Fidel Castro, muy atentos siempre a captar universitarios con ideales de izquierdas. Ana Montes fulfills the requirements. He was bilingual and had participated in some demonstrations against the intervention of the Ronald Reagan administration in Nicaragua. Un año después, Montes lograba una plaza en la DIA, adscrita al todopoderoso Pentagono. Ejerció primero como analista sobre Nicaragua y El Salvador y no tardó en occuparse de todo lo relacionado con el régimen de Fidel Castro en questiones tanto políticas como militares.

A spy of the Cold War

Su método de trabajo era propio de las tecniques de la Guerra Fría. Durante todos los años que pasó información a La Habana no se lévão ni un solo papel de su despacho. While I was in the office, memorizaba los documentos clasificados que podian ser del interes de los servicios de Inteligencia cubanos. Cuando regresaba a su casa en Cleveland Park, transcribía la información en un computer Toshiba y la guardaba en diskettes encriptados. Escuchaba también en un aparato de radio una emisora ​​de onda corta en la que una voz feminina cantaba una serie de números que ella anotaba y traducía a texto gracias a un programa que le habian procurado los cubanos. Se veía con sus contactos en restaurantes baratos para pasarles los diskettes.

Tampoco faltaba en su rutina utilizar las cabinas telefónicas para transmitar mensajes cifrados a los “buscas” de sus jefes de operaciones. He traveled to Cuba in various occasions to assist meetings with those responsible for the Section of Interests of the United States in La Habana, with whom he met during the day while he spent the night para citarse con los cubanos a hurtadillas. He also visited the island a few times incognito, with all the elements that are supposed to be a classic spy: wigs, false passports, triangular routes to get to the destination…

“Fue una espía muy efficient, tranquila y algo modesta y por ello, devastada para la seguridad national de Estados Unidos”ha dicho a The Washington Post Jim Popkin, author of the book Code Name Blue Wren, in which he tells the incredible history of Montes and his sister Lucy, analyst of the FBI (the Federal Investigation Agency).

Pasó inadvertida durante 17 años

El celo que siempre puso en su trabajo de agente doble le permitió a Montes pasar inadvertida durante 17 años en los que, para más inri, recébío varios recognisimientos oficiales. George Tenet, director of the CIA (the Central Intelligence Agency) in 1997, gave him a special certificate for his excellent performance. Sin embargo, su empeño en obtener información sensible despertó las sospechas de un colega de su department en 1996. Montes se vio obligada a pasar por el poligrafo pero la prueba con éxito.

“She is among the most important spies that the United States government has arrested since the Second World War and is one of the ones that has caused the most damage in the modern history of this country,” said BBC News’s Peter Lapp, one of los agentes del FBI que lévé a capo la investigación contra Montes y su posteriori interrogatorio. For Lapp, one of his most pernicious actions was the revelation of data relative to a relevant satellite program of the National Reconnaissance Office. On another occasion, he informed the Cubans about the identity of four North American agents who worked in the island.

Con el paso de los años, Ana Montes empezó a preocuparse por su futuro personal. No había renounced a sus principios ideológicos y de hecho, nunca cobró de los cubanos por su arriesgada labor. Pero sentía que no podría llevar nunca una vida normal, tener una pareja estable a la que confiar su secreto, ver crecer unos hijos… Tampoco podía mantener charlas confidentiales con su familia. Sus hermanos Tony and Lucy trabajaban en el FBI. Lucy was an analyst in Miami and in 1998 collaborated as a translator of recorded conversations in the dismantling of Red Avispa (a group of Cuban agents infiltrated in exile organizations in Florida). It was a hard blow to Cuba. De ahí surgió el celebre caso de “los cinco héroes”, los agentes cubanos que sufrieron largas condenas en suelo norteamericano y por cuya liberación Castro mobilized a sus compatriots en la isla cada vez que tenía occasión.

The fall of the queen

Mientras los cubanos reducían al mínimo sus meetings with Montes a raíz del discovery de la Red Avispa, la maquinaria de la contrainteligencia estadounidense se puso en marcha. El FBI sabía desde hacía tiempo que había un topo en las agencias de seguridad. Un funcionario de la DIA, Scott Carmichael, se puso a investigater y comonez a sospechar de Montes por su cercanía a secretos relacionados con Cuba. Fue tirando del hilo hasta que consiguió una order para registrar su apartment y clonar el disco duro de su Toshiba. Tras 17 años ya punto de conseguir una plaza en el consejo asesor de la CIA, Montes estaba cercada.

Era medidad de 2001 y los agentes querian cazar también a sus contactos castristas. Pero todo se precipitó tras los atentados del 11 de septiembre. If Montes was transferred to the CIA, he could access privileged information about the military plans of the White House in Afghanistan. He was arrested on September 21. He pleaded guilty, confessed some of his crimes and avoided the electric chair. “Obedecí a mi conciencia antes que a la ley”, le dijo al tribunal que la sentenció en 2002 a 25 años de cárcel por conspiración para cometer espionaje. “Creo que la política de nuestro Gobierno hacia Cuba es cruel e unjusta -alegó- y me senti moralmente obligada a ayudar a que la isla se defendiera de nuestros espuertos por imporle nuestros valores y nuestro sistema político”.

A year after the fall of Montes, an American journalist asked Fidel Castro about the former double agent and the Cuban leader responded: “A noble and good North American person who is against injustice, against bloqueo de más de 40 años, en contra de todos los actos terroristas que se se se mitieron contra Cuba, y es capaz de reacción de esta forma, es una persona exceptional”.

A sus 65 años, ha cumplido su condena en la cárcel pero tarrá que permanerar los próximos cinco años en régimen de libertad condicional. Abandonó la prison federal en Fort Worth, Texas, hace una semana y se ha installed en Puerto Rico, la tierra donde nacieron sus fathers. Desde there emitió un comunicado en el que no reniega de sus ideales: “Animo a quelos que deseen enfocarse en mí a hacerlo en asuntos importantes, como los graves problemas que enfrenta el pueblo Puertorriqueño o el embargo económico de Estados Unidos contra Cuba”. A partir de ahora espera llevar “una existencia tranquila y privada”. La Reina de Cuba ya ha interrado para siempre la honda de David.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *