“La música de las cosas perdidas”, a road trip full of music, images and adventures

“La música de las cosas perdidas” (novel co-edited by UNR editora y Eduvim), by Javier Núñez

En general, asociamos la idea de lo perdido con eso que no somos capaces de hallar, o que, por algun motivo, ya no tenemos. En otras ocasions, lo perdido podría pensarse como aquello que no volverá a ser, al menos, no de la forma en la que lo hemos conocido. En su versión más dramática, lo perdido es lo irrecuperable, algo envuelto en la sombra del pasado, inalcanzable por su lejanía con el presente, porque no existe más, porque no hay forma de rastrearlo, o simplemente, porque lo hemos olvidado. Podríamos pensar, entonces, que haber perdido algo significa, lisa y llanamente, no tener más aquello que alguna vez effectively timovo.

“El arte de perder no es difícil de dominar” says with ironía la poeta Elizabeth Bishop en el verso que sirve como epigrafe a La música de las cosas perdidascoeditada por UNR editora y Eduvim at the end of 2022. Javier Núñez vuelve a apostar en esta novela por la potencia del recuerdo como motor narrative, como una manera de encontrarnos con lo se ha perdido de un modo definitivo, de reencontrarnos con lo irrecuperable.

En su obra anterior, Postales de un mapa imposible (Listocalisto, 2020), el recuerdo ya aparecía como el medio para reencontrarse con paisajes de una Rosario de otras épocas. También en Después del fuego (Le pecore nere, 2017), the protagonist appeals to memory as a way of reconstructing his own biography. Sin embargo, en La música de las cosas perdidas, el recuerdo, que debe hacer las veces de hilo conductor, vía de comunicación del presente con el pasado, es esquivo, no está a disposition. Está, también, perdido. Y habrá que buscarlo para attemptar recuperar lo perdido.

Una doble pérdida, entonces, inaugurated this novel. Por una parte, Nico, un jovencito que busca a su madre ausente, recurrirá a su abuelo, Andrade, para adentrarse en su memoria y hurgar entre sus recuerdos hasta dar con una pista, algún detalle, que lo conduzca hacia ella, y sume matices al retrato del rostro olvidado Sin embargo, el recuerdo de Andrade se ahoga entre los efluvios del alcohol con el que riega sus miserias cotidianas. No solo no recuerda, sino que por el contrario, desea olvidar un pasado que lo muestra, primero como una joven promesa de la vanguardia latinoamericana, founder and thinker of the famous Grupo R y, más tarde, como de los referentes de la arquitectura a international level Volver a ese pasado es, para Andrade, recurrer un sendero plagado de flechas luminosas que señalan claramente otra de las formas de la pérdida, es decir, la detrota.

Pero los fracasos del pasado no siempre son excusa suficiente para acobardarse en el presente. O al menos, no lo son para Jimena, a young architect, former lover and admirer of Andrade, conductora del chevy amarillo que llevará a los personajes desde Rosario hasta Humahuaca en un viaje que transformará a los protagonistas en personajes de action ya la novela en a road trip plagued by music, images and adventures.

Javier Núñez
Javier Núñez

A primera vista, el viaje de un adolescente timido, una joven ilusa y un viejo borracho a los que más tarde se va a sumar Luna, una backpacker sin rumbo, no puede ser más que un error, un spiral de bad decisions donde todo lo que puede salir mal amenaza constantemente con interponerse en el camino y desbaratar la odisea. Pero estos personajes no solo erran porque hayan tomado malas decisions, sino también porque van de un lado a otro. Aunque sepan cuál es la ruta que tienen que tomar, aunque sepan lo que buscan, en realidad vagan sin rumbo por sus mundos personales plagados de conflictos, casi sin certetas. Son personajes errantes en el sentido en que lo entendía el arquitecto Rafael Iglesia, al que se allude varias veces en la novela: “el errante no va de un punto a otro, sino entre dos puntos. Su habitat es el viaje”.

Con un insistente realismo que fija la mirada del narrador en los detalles constitutivos de las escenas y analiza los plans con resources del lenguaje cinematográfico, la novela plantea la historia como un relato en construcción. The materials of this narrative building are multiforms: fragments of Nico’s scrapbook, conversations between characters that retrace previous episodes of this history, dialogues that appear to be the fruit of Andrade’s imagination or drinking, fragments of letters that recur in the popular songbook. de distinta épocas, allusiones literarias y de películas.

Javier Núñez logra en esta novela un gran collage que superpone capas de distinto gistura y texturas por las que la historia transita con soltura. El narrador nos lleva de la mano con desparpajo a través de los jokes, las situaciones absurdas, los paisajes de la route 34, del NOA, las ironías de Andrade y los momentos más oscuros de los personajes para showarnos lo que hacia el finale de la novela se revela como una gran verdad: no hay nada más propio que lo que hemos perdido.

Esta novela forma parte de Configure, a collection of UNR Editora that brings together “a series of works, algunos clásicos, otros recoveredados y varios novedosos”. This collection configura un mapa literario de la ciudad de Rosario y da cuenta de un conjunto de escritores que se hicieron lugar dentro del panorama national e internacional literario. Javier Núñez es, sin lugar a dudas, su escritor más representativo: recognized with the premio Casa de las Américas por su novela aún unedited La hija de nadieeste escritor comparte galardón con figuras de la talla de Abelardo Castillo, Ricardo Piglia y David Viñas.

En La música de las cosas perdidas. Desde una estética que tiene a la ternura como epicentro, traversamos un relato que demosera once again the material with which the works are constructed Javier Núñez.

Seguir leyendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *