lesión, enojo con la jueza y ¿la gota que rebalsó el vaso?

“El day que se acabe mi carrera no voy a saber que hacer, no voy a ser un tipo feliz”, dijo alguna vez Rafael Nadal. Y el final del tunnel de a poco parece acercarse. “Estoy mentally destruido”, declarado el mallorquín en su derrota temprana. “El vaso se está llenando”, advised Rafa.

“Cansado”, “triste”, “decepcionado”, “destrozado…”. No escatimó adjetivos Rafael Nadal para describir sus sentimientos tras su lesión en el Abierto de Australia, el enésimo contratiempo físico del campeón español que parece estar llegando al límite.

Codo, hombro, mano, espalda, cadera, pie, abdominales y ahora la cadera: las iones han sido una constante en la carrera de Nadal que, sin embargo, se ha vuelto specialist en sufrir, recuperarse y perseverar.

But, a sus 36 años y con su primer hijo recién nacidoel español sonó especially abatido tras caer eliminatedo en segunda ronda del Abierto de Australia, víctima del estadounidense Mackenzie McDonald y de su castigado cuerpo.

“Duel como siempre, pero al final el vaso se va llenando”, explained después en una rueda de prensa.

“Es evidente que van sucediendo cosas ya nivel deportivo el vaso se va llenando y llega un momento dado que el agua puede salir por fuera”, agregó.

Just a year ago, the Spanish made a move in Melbourne: after two months of separation from the pistas, Nadal was left with the title after remounting the epic final before the Russian Daniil Medvedev.

Con 21 Grand Slams, se conviro en el hombre con más grandes de la historiaun hito que luego amplió con su decimocuarta victoria en la tierra batida de Roland Garros.

Pero cuando el mejor Nadal paréca de vuelta, el fantasma de las iones reapareció en julio sobre la hierba de Wimbledon con un desgarro abdominal.

Con evidentes señales de dolor y con su padre diciéndole que abandonara desde la grada.

Las caras de Rafa en su derrota en Australia.  Photo: EFE


Las caras de Rafa en su derrota en Australia. Photo: EFE

No tenía sentido jugar si quiero continuar mi carrera“, affirmed entonces Nadal, que siguió renqueante a finales de Augusto durante el Abierto de Estados Unidos, donde perdió en octavos de final ante el estadounidad Frances Tiafoe.

“The last three Grand Slams have not been terminated in conditions: two abdominal roturas, aquí no sé qué habrá pasado en la cadera. Podemos venir aquí y poner buena cara y acceptar las cosas (…) pero uno tampoco tiene que engañarse “.

“Estoy cansado, estoy triste, estoy decepcionado, todo esto es una realidad. A partir de aquí, supongo que cuando las cosas avancen, se tomarán las decisions adequadas porque lo que quiero es seguir jugando a tenis”, agregó.

That’s why I don’t want to leave the Rod Laver Arena.

Con su mujer llorando en la grada, Nadal se retiró brevemente al vestario para recibir atención medica y, aunque sin poder correr ni apenas golpear de revés, aguantó hasta el final del duelo contra McDonald (6-4, 6-4, 7-5 ).

“No quería retirarme siendo el defensor del título aquí”, he said. “Intenté seguir jugando sin aumentar el daño. No podía darle de revés al final. No podía correr a por la pelota. Pero simply queria acabar el partido”.

En el medio del padecer que lo tuvo a maltraer durante todo el partido, Rafa se mostró irascible por el poco tiempo que tenía para record la toalla, antes de volver a record el servicio: “La toalla está alli y siempre veo el reloj que sigue 5, 4…”, asked Rafa.

Y luego se la agarró con la jueza de silla: “Contigo siempre es igual, da lo mismo”. La situación se repitió en varios pasajes del partido. “Necesitamos que alguien nos traiga las toallas, están muy lejos. ¿Por qué los recogepelotas no pueden traernos las toallas?”, insistió Rafa que suele usar decença de toallas para secar su transpiration en cada partido.

A la espera de los detalles de la lesión, Nadal confía en poder volver pronto al circuito. En 2021 dejó a medias su temporada por la dolencia en el pie y ahora llegaba a Melbourne con pocos partidos en los ultimos meses por el desgarro abdominal.

“Espero no tener que pasar mucho tiempo fuera otra vez porque, al final, es muy difícil coger la forma (…) Cuando uno continuamento tiene parones se hace realente difícil y aun más a una edad avanzada”, he affirmed.

Mirando el piso, así se retiró Rafa Nadal tras su detrota con Mc Donald.  REUTERS/Carl Recine


Mirando el piso, así se retiró Rafa Nadal tras su detrota con Mc Donald. REUTERS/Carl Recine

Pero a pesar de sus 36 años y su cuerpo martyrizado por las iones, Nadal no quiere todavía seguir el camino de su adversario y amigo Roger Federer, con quien compartió lagrió en su retirement tras un ultimo partido de dobles juntos en septiembre.

“Es muy simple: me gusta lo que hago. Me gusta jugar a tenis. Sé que no es para siempre”, pero “cuando te gusta algo, el sacrificio tiene sentido”. “Cuando te gusta lo que haces, al final del día, no es un sacrificio”.

Con información de AFP, agencies y Redes sociales

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *