Liam Gallagher, el rockstar más futbolero, ganó por goleada con un show a puro Oasis

La vuelta de Liam Gallagher a la Argentina tras cuatro años estuvo a la altura del mito. Si bien se suponía que el show en el Movistar Arena haría las de presentation de C’mon You Knowhis third studio album as a soloist, felt more like the confirmation of what Liam is, but mainly the demonstration of what he supposed to be.

Con una lista plagada de canciones de Oasis, el hermano minor de los Gallagher estuvo sobre el escenario porteño con su traditional altanera attitude, algo más cercano a un Hooligan que mira la multitude salvaje que commanda que a un goleador parado frente a la hinchada que lo ovaciona por sus goles. Se mantuvo, con autoridad y aires de desprecio, frente a un estadio repleto de 15 mil personas para escupirle sus pergaminos en la cara a todos y cada uno de ellos durante una hora y media. Liam en modo Basile bostero: fue al frente, ganó ya otra cosa.

PHOTO: AGUSTÍN DUSSERRE

In 2011, while playing the English superclásico between the teams of Manchester, Mario Balotelli, the last rockstar of the football world, left an iconic celebration as a memory: with a 1-6 in favor of City, the Italian striker celebrated his goal with defiant soberbia showing a comment that said: “Why always me?” (“¿Por qué siempre yo?”). Después de hacer sonar el canto de la hinchada del Manchester City y «Fuckin’ in the Bushes» de Oasis, Liam Gallagher, el más futbolero de los rockstars, entró a escena con la misma actitud frente a su público argentino. Pero, a diferencia del italiano, Liam entiende por qué es señalado. As he said in his 2019 album: Why me? Why not? (¿Por qué yo? Por qué no). Y el punto de partida desde alli marcó el pulso que would have durante alla la noche: “Morning Glory” y “Rock ‘n’ Roll Star”, both del grupo que supo tener junto a su hermano, fueron una warning y una revalidación de su título ganado a fuerza de excesses y escándalos varios. Esta noche soy una estrella de rock.

PHOTO: IGNACIO ARNEDO

“Everything’s Electric” was the first sample of his new work as a soloist in all night. That theme that worked this year as the primer for the album and that was written together with Dave Grohl, who also played the battery in the original recording. But, sin embargo, he rapidly volvío al camino tras la huella del pulso revisionista. “Are there fans of Oasis por acá?”, he asked. “This is ‘Stand By Me'”. Y esos fans, muchos adolescentes que no llegaron a ver al grupo desde su ultima presentación en el estadio de River Plate alli por 2009, fueron los que más disfrutaron el autohomenaje y muchísimos miraban con lágrimas en los ojos. Como aquel que asiste al partido de despedida de ese crack admirado y lo ve desplegar algun destello de magia después de haberlo visto solamente por compilados de sus mejores jugadas en YouTube. “Roll It Over” and “Slide Away” sumaron su cuota emotiva.

PHOTO: AGUSTÍN DUSSERRE

Para la mitad del show, llegaron las otras dos canciones de las pocas de C’mon You Know que estuvien included in the list, «Diamond in the Dark» and «More Power». Esta última, la que abre el álbum, es una oda a la sanación que gana belleza con la sutileza de las coristas que acompañan la mugre de Liam. La letra habla de crecer, aprender, de construir sobre las ruins, de ser mejores. “Admito que estuve enojado por mucho tiempo (…) / Si queres conservar las cosas que amas, entonces es mejor que arrodillarte“, he said. Y Liam, que se equivocó y pagó, demosera con hechos lo que affirma en palabras, porque su versión 2022 parece haber encauzado sus demonios y guiado su enojo para potenciar su propia obra y no boycottearla desde adentro para hacerla implosionar. Porque ni siquiera un problema de sonido que obligó a la banda a empezar de nuevo “The River” tentó a su propio diablo interno e incendiario y todo continuó de forma normal.

PHOTO: IGNACIO ARNEDO

Sin embargo, no todo fue mimos para la gente. Mientras el público coreaba su nombre, Liam los interruptió y con ironía les corrigió la accentuation. Y si el fútbol se mantuvo siempre presente, fue también lo que propició los momentos más emblemáticos y emocionantes de la noche. “Wonderwall”, this unbeatable hit for singing with open arms looking to the sky, was dedicated to Kun Agüero, the legend of Manchester City, to whom Liam expressed his love and admiration in countless occasions. Y, while the people cantaba por la Scaloneta en la previa del mundial de Qatar diciento «que de la mano de Leo Messi todos la vuelta vamos a dar», Liam fue más allá y respondió a un pedido que un follower le hizo días atrás por Twitter. “Live Forever” was, por su parte, para Diego Armando Maradona: «Tal vez seas igual que yo, vemos cosas que los demás nunca verán. Vos y yo vamos a vivir por siempre. Vas a vivir para siempre“.

PHOTO: IGNACIO ARNEDO

Liam disfruta ser el centro y el equipo se constructe en torno a su figura. Las pantallas gigantes haciendo primerísimos primeros planos de su rostro son la redundancia de su protagonismo y de cómo funciona como imán de miradas while despedía con «Champagne Supernova». Su figura termina siendo un emblema que recoge y revaloriza el rock mugriento de guitarras, la tradición cancionera, el 4-4-2 que con firmeza se contrujete desde atrás y va hacía el frente. Todo eso sucede aún cuando su nuevo album busca cierta experimentation, pero su gira regala más bien una mirada en retrospectiva hacia el pasado más que un vistazo hacia el futuro. Y, como tantos que affirman haber estado en la court de Argentinos Jrs aquél 20 de octubre de 1976 cuando Maradona debuted en primera división, otros porgan cantar: «Mamá, ¿Sabe por qué me late el corazón? Es porque estoy enamorado. Ho visto a Liam Gallagher “.

El
PHOTO: IGNACIO ARNEDO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *