“Los espíritus de la isla”, with Colin Farrell and Brendan Gleeson The new release of Martin McDonagh, director of “Escondidos en Brujas” and “3 anuncios por un crimen”

No hay elementos fantasticos o sobrenaturales en Los espíritus de la islasi bien su título original, The Banshees of Inisherin, señala una clase muy particular de entities de otros mundos. Las banshees form parte del folklore irlandés desde tiempos remotos, almas femeninas en pena que anuncian ya veces anticipan la muerte de un familiar con sus portentosos llantos. In strict terms, the banshees shine because of their absence in the new feature film of the British-Irish filmmaker Martin McDonagh, although there is an old woman who lives in the small island of Inisherin in which the action takes place – a fictitious site created by the author for la occasión– podría ser una descendiente humana de aquellas criaturas, a pesar de que sus anuncios de catástrofe están basados ​​en el más stricto sentido común. The director 3 ads for a crimethe Oscar-winning film in the 2018 edition, reunites the protagonists of his first opera Escondidos en Brujas, Colin Farrell y Brendan Gleeson, fourteen years después del estreno de aquella particular comedia negra con tintes policiales. El humor oscuro, los personajes ligera u ostentosamente eccentricos, vuelven a decir presente en su más reciente creación, pero McDonagh -whose theatrical career is widely known at the international level, incluido el paso por la avenida Corrientes de one of his most celebrated works, The Pillowman– he is now traveling to the lands of his fathers (he was born and raised in London) to tell the story of the relationship between friendship between men. The situation is that of the bloody civil war that ravaged the Irish territory between 1922 and 1923, immediately after the War of Independence, between the provisional government and the factions that opposed a treaty with the British Empire, linked directly or indirectly with El IRA. While there in the front, from the other side of the waters, the loud sounds of explosions and cannonades came, the peace of the quiet and uninhabited island of Inisherin was shaken by something that a priori seemed impossible: unilateral rupture and no possibility de marcha atrás de un vínculo de amistad que llevaba decasita de existencia y que, de un día para el otro, parece finiquitada. Las relaciones metaphoricas entre el contexto histórico y el relato de ficción son más que evidentes.

“Es la simpleza de contar una historia sobre una ruptura y ser lo más sincere posible a la hora de showr el dolor que ello trae aparejado”, declared Martin McDonagh in an international press conference, reflected in an article from the web site Collider. “Sobre todo, eso. El hecho de reflecarlo y juxtaponerlo a la Guerra Civil Irlandesa helped a incorporate interesting metaphorical angles, mostrar cómo una simple separation puede llevar al horror, a la guerra, a actos imperdonables. Pero el impulso inicial fue capturer la tristeza de esa separation”. Sin temor a equivocaciones, Los espíritus de la isla podría describirse como una fábula sobre el fin de la amistad. O sobre el final de una relación a secas, sea esta de la índole que fuere. Sin embargo, la grieta cada vez más dilatada entre dos amigos, hombres proudlosos y habitantes de una pequeñísima isla irlandesa, ofrece características differentes a las del final de una pareja tradicional. Todo begins with images of the countryside, implacablemente verdosa, and the walk of Pádraic Súilleabháin (Colin Farrell) from his house to the home of his friend, Colm Doherty (Brendan Gleeson), a journey that is intuitively similar to any other day. año. Desde allí, piensa Pádraic, irán juntos al pub, como todos los días a las dos de la tarde, a tomar algunas pintas de la única negra cerveza disponible. A natural temperature, como dictan las norms. Pero ese día Colm no responde el llamado del compinche y cuando este cruza preocupado el umbral de la puerta recibe una respuesta tan unusual que lo pone en alerta. Is your friend sick? ¿Cómo se le ocurre altera una rutina que lleva años sin cambios, ese encuentro cotidiano para el cual parecen vivir, al margen de las tareas del pastoreo y otras actividades laborales? Es cierto que Colm es mayor que Pádraic y ya está proximo a la edad jubilatoria, pero, ¿es posible que esté deprimido al punto de rechazar la presencia de quien ha compartido vases y charlas todos los días?

Las respuestas a esas incógnitas llegan unos minutos de proyección más tarde. A sentence as simple as brutal. Colm quiere dejarle algo al mundo, componer con su violín una melodía que haga las veces de legado artístico y humano, y para ello no puede seguir perdiendo el tiempo en conversaciones superficiales. Por eso no quiere seguir siendo amigo de Pádraic. La amistad es una elección, dice Colm, y ya no quiere seguir eligiéndola. Punto y aparte, fin, se acabó. Pádraic, who lives with her sister Siobhán (Kerry Condon), an intelligent and cultured woman, who is increasingly suffocating in the confines of the island, and a miniature burro who is a companion animal and mascot, does not resolve her ¿ex? amigo como lo que es Tal vez se trate de una broma o un capricho pasajero. Una etapa. Los consejos del joven Dominic (Barry Keoghan, otro de los talentos actorales indispensables surgidos de Irlanda), el “tonto del pueblo”, hijo del oficial de policía local, tampoco logran penetrar la dura piel de Pádraic. Es imposible, ¿cómo va a querer dejar de ser su amigo? Ni siquiera la menace de Colm, que promete cortarse un dedo de la mano cada vez que el otro vuelva a dirigirle la palabra, logra detenerlo. Hasta que un día escucha un sonido seco. Algo que ha golpeado la puerta de su casa, una piedra o tal vez un ave que perdió su orientation. “Pádraic no puede entender por qué Colm ya no quiere ser su amigo y no piensa aceptarlo”, señala McDonagh en las notas de producción sent a la prensa local antes del estreno del film en salas de cine, el próximo jueves 2 de February. “It’s similar to what you feel when you’re abandoned in a relationship. Es interesante ver con quién se identifica la audiencia. ¿Pueden entender la posición dura que ha adoptedado Colm o se sienten identificados con la persona amable a la que le rompieron el corazón? ¿Decides dedicarte por completo a ser un artista y dejas de lado a amigos, amantes y familia? ¿El trabajo es lo más importante y no importa quien sale lastimado al hacerlo? Es un debate que no es contestado por mí ni por la película. No creo que uno deba flagelarse a sí mismo o ser una persona oscura u odiosa para hacer cualquier tipo de arte, incluso hasta el arte más oscuro. Pero definitively creo que la película explora ese dilema interesante”.

McDonagh’s theatrical work includes the so-called “Trilogy of the Aran Islands”, composed by El lisiado de Inishmaan (1996), El teniente de Inishmore (2001) The Banshees of Inisheer. This last one remains unedited and, despite the similitude in the titles, it does not have any relationship with its last feature film (for the explanation that Inishmaan, Inishmore and Inisheer are real places, three islands belonging to Ireland located in the desembocadura de la bahía de Galway). El realizador retomó el guion de Los espíritus de la isla durante los días más duros de la pandemia de covid19, global event que ha sido reflected de manera más o menos directa en dozens de proyectos cinematográficos, pero que aquí aquiere caracteristics menos literales. En la mentioned interview con Colliderthe director Siete psicópatas -otro film con Colin Farrell al frente del reparto- remember that “esa sensation que siente Colm, la idea de que podría estar perdiendo el tiempo, fue un pensamiento que se me cruzó por la cabeza durante la pandemia. La noción de una comunidad insular que lidia con questiones existentiales no pudo sino ser influenada por la forma en que la vida real se reajustaba todo el tiempo. ¿Qué íbamos a hacer una vez que hubiera terminado esa pausa? ¿Seguiríamos viviendo como antes or nos apuraríamos un poco para recuperar el tiempo perdido?”. In this sense, McDonagh believes that there is an important question regarding the radical change in life and friendship for Colm. “¿Por qué és tan duro en el cominanza mismo de la película? ¿Es verdad lo que le dice a su amigo o simplemente es la única manera que tiene de hacer que se produca la separación? Esas discusiones están imbuidas en las escenas que siguen, con diferentes dinámicas y tonos. No es simplemente un tipo diciento ‘ya no quiero ser tu amigo’, sino que hay algo mucho más sutil”. There is a lot of humor (and a lot of black humor) in the film, especially when the point of the narrative begins to enroll, and the strange confrontation between the ex-companies and the unimaginable limits, but the feeling of sadness, of irreparable loss, starts with the beginning. vez más importante

El retrato coral se abre a varias subtramas secundarias – el deseo de Siobhán de salir a conocer el mundo y abandonar el universo atavico de la isla, la relación de Dominic con su abusive padre policía, los comentarios de la empleada chismosa del local de tiendas generales , el vínculo del propio Pádraic con su burrito, la guerra fuera de campo pero inevitablymente presente–, pero el centro neurálgico de The Banshees of Inisherin es la caída en desgracia de aquello que parécia férreo, perenne, immortal: la amistad entre esos dos hombres. Si en algo coinciden todas las críticas del film publicadas since its world premiere at the Venice Festival, including those that have negative points to highlight with regard to the story and its forms, es la notable performance del dúo de actores irlandeses, tres lustros después de su primer emparejamiento en Escondidos en brujas. Nada extraño viniendo de Gleeson, que en cada una de sus apariciones en roles secundarios es capaz de elevar el nivel de aquello que se está narrando sin demasiado esfuerzo. El caso de Farrell, cuya carrera ha sido bastente más desequilibrada en terminos actorales, es aquí notable. Beyond the strong accent of English that is pronounced in homes, roads and locales and the sensation of simplicity that seems to surround the inhabitants of Inisherin, the protagonist of Alejandro Magno logra transmitari en los momentos de major intensidad emocional una enorme gama de emociones diversas, muchas veces encontradas. Un estupor que va cediéndole el lugar a la desazón y la tristeza, un orgullo que comienza a transformarse en conno e incluso odio. En un lugar donde nada parece cambiar demasiado, donde las rutinas se respetan y el lugar de cada habitante parece anchored firmly al suelo ancestral, Pádraic y Colm han dejado de ser hombres quietos.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *