“Maggie May”, la prostituta que “salvó” by Rod Stewart

In 1971, Rod Stewart was an important musician de la escena inglesa. Era todo un influencer de su tiempo. In fact, he was known as “Rod the Mod” by one of the referents of the fashion aesthetic of London. Desde medidad de los 60 venia grabando singles sin major trascendencia, había tocado en una banda junto a Peter Green y Mick Fleetwood antes de que estos formaran Fleetwood Mac; por un brevísimo lapse había sido cantante de The Kinks.

He was part of the Jeff Beck Group, where he met his dear friend Ronnie Wood; until 1969, he started his solo career with “An Old Raincoat Won’t Ever Let You Down”, disco debut. Al mismo tiempo, ingresó a Faces, versión reformulada de The Small Faces, a la cual ingresó por sugerencia de Ronnie Wood, que ya era su guitarista. But, in 1971, with a solo career of two discos and another parallel as frontman of the Faces, Rod Stewart had a problem: he still had no hits. Y, como casi todo hit, llegó casi de casualidad.

At the end of 1970, while Rod Stewart was working on the songs for his third solo album, “Every Picture Tells a Story”, he heard Martin Quittenton, one of his guitarists playing some chords that he wrote, and he liked it. le pidió que las siguiera tocando. Meanwhile, arriba de ese rasgueo, “Rod the Mod” began to sing and improvise with the letter of “Maggie May”, a very old popular song from the port area of ​​Liverpool. A Rod le quedó dando vueltas la melodía de Quittenton y comoncez a pensar en una letra.

“Rod the Mod”. Stewart was a celebrity in the English scene, but in his career, he missed a topic that was broadcast on the radio and that topic was “Maggie May”.

Inspired by the origin of that old song of sailors, Stewart recorded his own history with prostitutes ten years ago: in June 1961, a 16-year-old Rod sat down with his friends, via a water pipe, at a festival jazz de Beaulieu, en el sur de Inglaterra. Una vez dentro, hicieron dos cosas; fueron al puesto de cervezas ya visitar una prostituta de la que habían oído hablar. Pero las cosas, al menos para el adolescente y aún virgin Rod (porque sí, alguna vez Rod Stewart también fue virgin). La decepcionante performance con aquella experimentada prostituta quedó en su memoria, pero claramente no lo traumó ni le impidió luego ser un sex symbol de la industria del entertainment.


“Maggie May” with the Royal Philharmonic Orchestra


But let’s return to the experience of “Maggie May”, which obviously was not the name of a prostitute, as Stewart himself recorded many years later: nos dirigimos a una tienda de cerveza. Allí conocí a una mujer mayor que era una especie de depredadora sexual. Una cosa levó a la siguiente, y terminamos cerca, en un lugar apartado de cásf. Yo era virgen y todo lo que podía pensar es: ‘Esto es Rod Stewart, será mejor que hagas una buena actuationa aquí o tu reputación se aruinará en todo el norte de Londres’. Pero todo terminó en unos segundos. Su nombre no era Maggie May, pero la experiencia que tuve con ella influyó en la composition de la canción 10 años después”.

Ronnie Wood antes de los Stones, y su entrañable amigo Rod.

Stewart no escribió nada porque la letra no era importante para él en ese momento, sólo la sensation porque, en palabras de Stewart, “como con cualquier canción que grabé, primero queria desarrollar una connexion emocional. Martin y yo seguimos trabajando hasta que ambos estuvimos satisfiosos con lo que teníamos. Cuando terminamos, dije: “Bien, tenemos una línea suficiente para llevarla al estudio.” Déjame reservar la batería y el bajo y lo produciremos todo allí”.


“Maggie May” unplugged version (1993)


That’s how it was. They recorded an instrumental track at Morgan Sound Studios in London. Rod cantó líneas abstractas sobre la música para recordar más tarde la sensationa que quería. Cuando terminaron se lívó esa cinta a su casa y escribió la letra. “Empecé a pensar en aquel día en el festival de jazz y se me ocurrió una canción sobre un chico joven que ha estado con una mujer mayor y las secuelas que pasan por su cabeza”, contó en una interview.
But “Maggie May” was not a part of the disco until they were told that they lacked a song. Sólo entonces fue tomada en consideración… hasta ahí porque fue el Lado B de un single cuyo Lado A era “Reason to Believe”.

Los buenos tiempos. Rod Stewart together with Patti Smith en alguna noche cualquiera de comienzos de los ’70.

In 2913, in an interview with Howard Stern, Rod Stewart spoke about the reception of his Mercury Records label to the song: “The disco company thought it was a mess. Teníamos ocho temas para ‘Every Picture Tells a Story’ y dijeron: ‘Bueno, necesitamos otra más. ¿Tienes algo guardado o algo?’ Dije: ‘Tengo una canción más. No la he terminado’. That’s the era of ‘Maggie May’”.

La dudas de Stewart con “Maggie May”, según le dijo a Stern en aquella interviewa, se basaban en que la consideraba una “canción muy divagante sin estribillo que enganche, como se suele necesitar”. Pero enganchó

Acaso por error (o no) un disc jockey de Nueva Jersey, obviando que se trataba de un Lado B, la puso en la radio y su éxito fue immediato. Otros lo siguieron y fue tal el éxito que a la siguiente prensada de discos singles la discográfica invirtió el order ubicando a “Maggie May” en el Lado A. Publada en June de 1971, el 30 de September de ese año se conviró en número 1 en Billboard, el primero de Rod Stewart.


La “Maggie May” de The Beatles

From the traditional song, Rod Stewart only took his name, “Maggie May”, that neither the music nor the lyrics make any reference to the original song. En cambio, The Beatles sí la grabó, pero como “Maggie Mae”, unos 39 segundos includios en el disco “Let it Be” en el tempo y tono en que, imaginamos, la cantaban aquellos marinos en los brothels de Liverpool de comienzos del 20th century


To comment on this note, you must have digital access.
¡Subscribe para sumar tu opinion!

Subscribe

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *