Marcela Morelo: “Me convertí en cantante y compositora para desahogar mis situaciones amorosas”

Marcela Morelo todavía no puede creer todo lo que vive desde hace hace 25 años, when his first album came out, springcon el que conquistó all Argentina, Latinoamérica y España, de la mano de clásicos que no paran de sonar, como “Corazón salvaje” y “La fuerza del engaño”.

¿Cómo triunfó una cantante que probó todo antes de conocer el eschito? La clave, revela, está en las canciones, muchas de las cuales sonarán en la gira aniversario que commensará el 4 de noviembre en Rosario y terminará con una gran celebración el 2 de diciembre en el teatro Gran Rex.

-¿Cómo fue cambiando tu música since tu debut discógráfico hasta A new plantu álbum de versions de 2020?

-My personal life was evolving, I was growing, and with music, I took a lot of things from the corners of the world. Mi marido, Rodolfo [Lugo]. Queremos ser fieles a nosotros mismos y no aferrarnos a lo que fue el éxito del primer momento. En cada álbum hay muchísima variatedo ya mí me gusta que sea así. Por momentos siento que no sé qué hubiese sido mejor, si conservar el mismo estilo o no porque la gente me dice que no sabe dónde encasillarme. Históricamente, parece que sos rock, pop o folklore, y eso creo que no te permite moverte.

-Es cierto, pero en definitiva tu música termina siendo pop, en el sentido de que tiene melodizas pegadizas. ¿Cómo es tu form de componer? Porque no es sencillo escribir una canción que atrape enseguida.

– They say that the most difficult thing is to do something simple. También soy clásica en cuanto a que escribo en lápiz y cuaderno con la guitarra, el charango o el ukelele, buscando una sucesión de acordes que me lleve a una melodía oa una letra. De suddene aparece esa inspiration que llega no sé de dónde y me relata la canción, que la susurra al oído. Esos momentos son realente muy preciados. Siempre estoy tratando de estar atenta a esa situación, que es mágica. A pesar de que estudié música clásica de chica, de que viví con un abuelo bandoneonista y de que siempre supe que quería ser cantante, la verdad es que no sé cómo me convertí en compositora. Creo que fue para desahogar mis situations amorosas.

-Vos componías en un momento en el que no había tantas mujeres escribiendo canciones en el pop local. En general, las artistas eran “productos” de la industria, donde otros, generale hombres, les decían qué tiená que cantar. ¿Cómo hiciste para abrirte paso en ese mundo?

-En aquel entonces yo era una especie de bicho raro que componía, y fueron las canciones las que me abrieron el camino. Yo siempre estuve connected con la música tocando en bandas de barrio. Después grabbed jingles, hice un disco de música infantil y entré en una banda de cumbia como percusionista y corista –donde me fogueé un montón–, pero yo quería hacer mis cosas, así que me fui de la banda y me quedé sin nada, pero confiaba en mis canciones. Se las mostré a Rodolfo, le gustaron y me propuso grabar un demo. He knew Luis “Darta” Sarmiento, artistic director of BMG. Un día logré una interview con él y me cambió la vida por completo. Pasé de cantar en los bars de Buenos Aires, del anonimato total, a grabar un disco que salió en Europa, a sonar en la radio ya cantar en todos los canales de televisión. Nunca imaginé que con todas las canciones que había hecho y que había guardado en un cassette iba a pasar todo lo que pasó.

“Tengo muchas ganas de seguir adelante, de repasar estos 25 años, pero también de mostrar mi nueva música.”

– How did you deal with the success of the first album and how did you sustain your career in these 25 years?

-Con mucho trabajo y estando presente cada día con muchísimas cosas. Armé una banda y recorrí España, Latinoamérica y toda la Argentina sin parar. Pude hacer todo, más de lo que pensaba que un cuerpo podía sostener. A veces, cuando un artista se mete de movida en todos lados, es un desafío superar eso, pero el segundo album, Eclipsetuvo, al igual que spring, cinco singles, canciones como “Luna bonita”, “Ponernos de acuerdo” y “Para toda la vida”. Por suerte siempre mantuve los pies en la tierra, nunca me creí que llegué a nada y sigo teniendo el desafío de permainan en el tiempo. Este camino tiene un montón de vaivenes y no paramos nunca. Cierta vorágine pasó y las épocas y la música cambian, pero yo sigo acá, a punto de sacar un nuevo sencillo.

-Aunque en tus discos pasás por un montón de estilos musicales, te suelen identificar con el sonido Andino de “Corazón salvaje”, que fue tu primer hit. ¿Cómo surgió esa canción?

-When we were at the point of grabbing the disco, the president of the company and vino un español, Carlos San Martín, told me that the album was missing two songs. Para nosotros, que creíamos que ya lo teníamos cerrado, fue un bajonazo tremendo. Nos acordamos de “Corazón salvaje”, que la había engraved with Cumbia Pop y que mucho no se conocía. Yo amo el folklore, eso Rodo lo sabía, y como buen productor me dijo que en este tema él escuchaba sikus, charango y quenas. Yo le dije que probara y me devolvió esas versions de “Corazón salvaje” y “La fuerza del engaño”, que tenien un sonido inédito. Nunca imaginamos que la gente me iba a identificar con eso. Cuando San Martín escuchó, me dijo que a los españoles les iba a encantar mi disco y así fue. “Corazón salvaje”, que fue la última canción que entró en el disco, pasó a ser el primer single, pegó un portazo, se metió en la radio, me levó a España y me abrió las puertas.

-“La fuerza del engaño” and “Una y otra vez” se convirtieron en canciones de cancha. ¿Qué pensás de eso?

-Eso es algo que no se puede hacer deliberadamente, sino que simplemente sucede. A mí me sorprendió porque trasciende todo, hace a la canción sumamente popular. No solo en las canchas, sino que en los casamientos hay dos o tres canciones que están clavadas en el momento del trencito, y que sigan estando en el repertorio es surpandente.

-Vos colaboraste con un montón de artistas disímiles, del Bahiano a David Lebón. ¿Qué rescatás de esas experiencias?

– I love that I invite an artist who makes a different music to me because I have a challenge to sing a song that I don’t have a melody, then I want to see how I feel. Collaborar con un artista siempre es muy nutritivo, queda no solo una relación, sino también una canción que nos va unir para siempre. Eso es algo alucinante y no se puede forzar, se tiene que dar. Esta es la época de los feats, ya mí me encanta. Las nuevas generations hicieron mucho para que esto surgiera, y yo estoy abierta a todo, si llegara una collaboración con uno de los artistas jóvenes, por supuesto que me encantaría hacerla porque siempre se aprende. Tener hijos pequeños me hace sí o sí conectarme con lo que está pasando hoy. Se trata de un cambio muy grande y hay cosas que me gustan mucho. Es impresente cómo escriben los chicos, la spontaneidad de tirar letra en el momento con lo que tienen alrededor. I believe that other Argentine artists have not been able to transcend the world as much as these new generations, and that is incredible.

“Collaborar con otros artistas siempre es muy nutritivo, no solo queda una relación, sino también una canción que nos va unir para siempre.”

-¿Cómo viven tus hijos tu música?

-Se les pegan mis canciones y se las saben de punta a punta, van por la casa cantando “qué es eso de andar dejando…”. Mi hijo mayor, que es más melancólico, me dice que la mejor es la que hice con Mercedes Sosa, “Jamás te olvidaré”.

–¿Quál es el secreto para continuar con tu carrera y criar tres hijos?

-Es un desafío muy grande y por momentos creo que no voy a poder hacer todo porque ellos llegaron a mi vida y la música también es parte de ella. Los tres tienen distinta necessidades y su propia agenda, así que hay veces que me siento abrumada por todo lo que significa ser mamá y artista. Estamos felices de haber podido formar una incredible familia, numerosa y con mucho amor, es una fuente de inspiración. Siento que con mis hijos me cambió el ADN, y acá estamos, más mamá que nunca, porque ellos van creciendo y la relación es hermosa. Tengo muchas ganas de seguir adelante, de repasar estos 25 años, pero también de mostrar mi nueva música. La idea es no saber qué nos depara el destino.

Photo: Machado Cicala

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *