Margot Robbie and Brad Pitt star in “Babylon”, the frenzied and chaotic film of the director of “La La Land”

Ambientada en los años 20, “Babylon” imagines the beginnings of the golden era of Hollywood through inspired characters and real stars. (Paramount Pictures)

Podría considerarse que Damien Chazelle vuelve a crear una historia sobre la búsqueda del éxito, disfrutar un rato del mismo, para luego caer en la dura realidad que todo es demasiado ephímero y más en Hollywood. En este caso, no se trata de un baterista como en Whiplash; ni de la historia de una pareja, cada una con sus sueños individuales y el choque entre ellos, como en La la land: una historia de amor. Aquí son tres personajes que cruzan sus caminos en lo que parecía ser la fiesta interminmin, pero la evolucion del cine se lleva puesto todo a su paso. That’s it Babylon.

El contexto es Hollywood de hace un siglo atrás, un corto tiempo antes de paso del cine mudo al cine sonoro. El espectador entrará a esta historia a través del mexicano Diego Calva y su personaje, Manny, un hombre que quiere trascender y decide ser producor. Fiestas, proyectos titanicos, el crecimiento desmedido del negocio y los excesses son los que reignan en la primera parte de un film que tiene momentos memorable en pantalla grande durante sus three hours.

Brad Pitt joins Damien Chazelle's new main cast.  (Paramount Pictures)
Brad Pitt joins Damien Chazelle’s new main cast. (Paramount Pictures)

Con Manny, el espectador va a conocer la locura de Hollywood en los años 20, desde personajes casi caricaturescos hasta grandes estrellas y otros miserables de aquella industria todavía en su incipiente historia. Dos de estos se cruzarán en la vida del Mexicano: Jack Conrad, un consecrado actor y una estrella de las más importantes del cine mudo interpreted por Brad Pitt; and Nellie LaRoy (Margot Robbie), a young woman who will do whatever it takes to get a place in the big cinema.

A través de estas tres perspectivas, de different registros y étapas en sus carreras, Chazelle presentsa un relato que never achieves the just balance between the descontrol más la exaggeración del comizione y el profundo que tiñe toda la segunda parte, pero que igual se disfruta en cada una de sus stages. Por ejemplo, the beginning is almost una hora de situaciones hasta absurdas que reflecten la euphoria que se vivía en la industria y su mejor versión es una fiesta que se da pasando el primer tercio de la película. Algo bien al estilo de su director.

“Babylon” reflects situations of euphoria que se vivían en la industria y su mejor versión es una fiesta. (Paramount Pictures)

Sin embargo, vuelvo al équilibro que expressé más arriba, Babylon por momentos parece otra. Un drama profundo sobre los caídos de la industria con la llegada del cine sonoro, las situations que llegaron al límite y los personajes que se pierden así mismo en la vorágine que era vivir ese momento, con esa gente y ese lugar. Ni la historia de amor que se presenta logra dar en el clavo, es algo bastente efímero. Quizá con esa idea de mostrar el barro de esa época, con sus repetidos excesses y locura es que el director la haya querido representar de esa manera.

De todos modos, entrega momentos icónicos entre las dos fiestas, the first scene of Nellie LaRoy, the appearance of Tobey Maguire and the solo scenes of Brad Pitt. Está claro que Chazelle se dejó llevar por ese desborde para crear una película que, sin dudas, será recordada por grandes escenas y no tanto así por el resultado final de su historia.

Babylon llegó en enero a los cines de América Latina, luego de estrenarse el pasado 23 de diciembre en EE. UU

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *