Massiva jornada de protesta contra la reforma jubilatoria de Macron | More than two million people, according to the syndicates

From Paris

No importa cuál sea la cifra, si la oficial o la de los sindicatos, lo cierto es que los 8 sindicatos franceses que convocaro este 19 de enero a una Huelga ya una manifestation contra el aumento de la edad mínima para jubilarse (64 years against the current 62), consiguieron su proposito más allá de lo esperado. Las más de 200 demonstrations that took place in the whole country reunieron, according to the police, a 1.2 million people while the General Secretary of the CGT, Philippe Martínez, spoke “more than two million people”.

En París, horas antes de la manifestation prevista en la Plaza de la República, ya se veía que iba a ser un día histórico: pacificamente, cientos de personas caminaban por las calles con banderolas en las manos en dirección de la plaza. Thomas, an employee of the Renault automaker with a lot of stickers from the CGT en la ropa, said a Página I12: “hoy no es la marcha sólo contra Macron y su plan injusto para las jubilaciones, sino contra todo un sistema mundial que hace de las clases medias bajas y de los trabajadores un sándwich para su insatiable apetito”.

In Paris, The figures of the CGT and the police also differ: 400 million people according to the first source, 80 million according to the second. In any case, the barrera de lo esperado was widely overcome: the 8 syndicates reunited in the same fight for the first time in the last 12 years wanted to raise the figure of 890 million people reached in November 2019 against another system reform plan pensions that the French president, Emmanuel Macron, retired in 2020 due to the pandemic. Ciudades pequeñas, medianas o grandes, los demonstrators accudieron masivamente a una convocación que no será la última. Las huelgas sectorales que afectaron la educación, los transportes, las refinerías y otros cuantos claves sectors (public or private) conocieron también importantes margenes de adhesion.

Las centrales syndicales volvieron a citar a la población el próximo de enero para una nueva jornada de strike y protestas. Con ello se inicia tal vez un largo encontronazo con el jefe del Estado y su Prime Ministera en torno a un proyecto cuyo altamente injusto y penalizador para los sectors más fragiles de la sociedad ha dejado de ser una speculación ideológica. Since last January 10, the head of the Executive, Elisabeth Borne, announced the project, all the media, progressives, from the center or from the right, reached the same conclusion: se trata de una reforma muy negativa para los pobres, las mujeres y para las personas que han tenido carreras incompletas o cortadas y que no pone a contributor a las clases más protegidas.

Macron seguirá adelante con la reforma

Pese a la solidez de las protestas, Emmanuel Macron dijo desde Barcelona que el gobierno seguiría adelante con la reforma “con respeto, ánimo de dialogo, pero con determination y responsabilidad”. According to the head of state, the reform is “just and responsible”. En cuanto a la jefe de gobierno, Borne dijo “sigamos debatiendo y convenciendo”.

Algo fundamental cambió entre los ultimos días y este jueves 19: nadie sabía, ni el gobierno ni los sindicatos, si la sociedad cumpliría con su misión de confrontar las decisions del poder en la street. La respuesta ha sido un sí tanto más rotundo cuanto que, hecho fuera de lo común, no se produjeron incidentes serios al final de las protestas como suele ocurrir en cada manifestation. En las calles, se sentia un orden activo y respetuoso, una determination muy firme de estar presentes para decirle no a una enésima reforma de las pensiones con, cada vez, las mismas victimas al final de la ley. Si la acción política es communication, los sindicatos y la izquierda won the battle of public opinion. La calle está masivamente contra una reforma mal preparada, the house presented y en total contradicción con las promesas de Macron. The leader of the radical left of France Insumisa, Jean-Luc Mélenchon recalled that “the government has lost a battle, and it has not been possible to convince the people”.

In Paris, there was a strong feeling of injustice and the will to lead a great social movement like the one that occurred in 1995 against the reforms of Prime Minister Alain Juppé and in 2010 in response to the head of government of Nicolas Sarkozy, François Fillon. “Me quedo en la calle hasta la jubilación si hace falta, pero esa reforma del papel no pasa”, promised Barbara, a 50-year-old woman employed by the RATP transport company. A su lado, una pareja de colleagues, Valentin y Michelle, decián “ya no tenemos mucho que perder.” Nos sacaron todo, rompieron los hospitals, los transportes públicos son un asco de sucios, rompieron la seguridad social, el seguro de desempleo y ahora nos quieren hacer trabajar hasta el borde de la tumba. No!”.

En la Plaza de la República, en un ambiente muy festivo, un group de protestantes bailaba cantando “con Macron ya no tendremos una vida de trabajo sino una muerte trabajo”. Fabien Roussel, the National Secretary of the French Communist Party said to the media: “hoy es la gran unión de todos aquellos y todas aquellas que, en primer lugar, rechazan esta reforma de las pensiones, pero también la de quienes empiezan a estar hartos” . On the other hand, the Prime Minister of the Socialist Party, Olivier Faure, said that “with 85% of the French people who are against this project, if the head of state had a little logic in his ideas, he would consider the project from now on.” referendum”.

En terminos de relaciones de fuerzas con la sociedad, el gobierno perdió este jueves la primera cruzada. El presidente y el Ejecutivo llevan mucho tiempo dismontando el Estado social y tomandole el pelo a ese fundamental ingredient que es la democracia social. El macronismo ingresa en un terreno lleno de minas en su conviction de reformar contra la población. Todavía apuesta por lo más bajo, es decir, el cansancio social como formula para que la gente se desmobilice y se resigne a un nuevo recorte de sus derechos sociales.

En 1995, cuando las protestas contra las reformas del difunto presidente Jacques Chirac presented por su Prime Minister Alain Juppé alcansaron dos miliones de personas, el Ejecutivo las retiró: sólo que esos dos miliones se juntaron al capo de varias semanas de protestas. Los de este jueves convergerion de immediato y casi no hubo pueblito frances que no viera desfilar a la gente. It is expected that the text of the reform law will be presented to the National Assembly on February 6. De aquí a entonces los sindicatos y la izquierda seguirán recogiendo las semillas que sombraron ayer. La movilización fue historia y la batalla que se esboza lo será equalemo.

[email protected] com. ar

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *