Mensaje de Felipe González a los halcones

Es un primer paso: casi todos los politicos, syndicalistas, empresarios y journalistas dicen, tanto en public como en privado, que se debe cerrar la grieta. Y los que no piensan así guardan silencio ya que entienden que hoy puede ser “piantavotos” decir lo contrario.

Solo en los ultimos días, hicieron declaraciones en contra de la grieta Alberto Fernández, Sergio Massa, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Facundo Manes and los gobernadores Gustavo Bordet, Arabela Carreras, Sergio Uñac and Gerardo Morales. Juan Schiaretti and Juan Manuel Urtubey announced an electoral alternative “superadora de la grieta”.

Más allá de la lógica económica y social detrás de la necessidad de encontrar consensos, ya es politicamente correcto mostrarse alineado en ese sentido. Y a medida que se acerca la campaña electoral, incluso los extremos intentan parecer prudentes y dialoguistas. Aunque no siempre lo logran.

Tras la Moncloa, lo irreconcilable dejó de serlo. Hasta los más extremos se moderaron

It is reasonable that entrepreneurs and syndicalistas are most urged to reach agreements that accelerate investments and personal recruitment:

  • El ultimo colloquio de IDEA buscó explicitly ese objetivo. Se tituló “Cedar para crecer” y algunas de las palabras más mentionedas por los expositores fueron diálogo, consenso, acuerdos y grieta.
  • The main trade union leaders just inaugurated Espacio Laborar, una suerte de think tank multisectorial with the objective of “seeking agreements for development, productivity and work”.
  • Last Tuesday, the G6 (banks, Chambers of Construction and Commerce, UIA, Rural and Stock Exchange) brought to the country a Felipe González para explicar si es posible replicar aquí el Pacto de la Moncloa: “Para que haya diálogo – said González – debe haber recognimiento del otro. La palabra no debe ser el puñal. Pactar no significa dejar de competir ni ponerse de acuerdo en todo”. In addition to employers, they listened to unionists like Hugo Moyano and Rodolfo Daer. Después se reuniría a solas con Cristina Kirchner.
  • El jueves, en el Congreso de la UIA, se calificó de “obsoleta” la grieta y el eje de las conversaciones fue la relación entre diálogo y crecimiento.

Es que la grieta pasó de ser una máfora que representa la polarización de las diferencias políticas a revelarse como el hilo conductor que une el fracaso argentino de la última decada, cruzando distintos ledizados y modelos económicos.

En la semana se conocieron dos encuestas. Una, de Zuban Córdoba, señala que la grieta marcó a una generation que elige amar o hacer negocios solo con personas que piensan igual. Otra, de Giaccobe, se tituló “Grietómetro” e indica que casi la mitad de las amistades se rompieron por las posiciones extremas.

Cada vez más, en el círculo rojo crece el malestar frente a lo que parece incomprehensible. If the grieta left on a simple intellectual debate to become a daily topic of conversation that derives in that a wide majority share the vocation of closing, why do the political leaders not terminan de concreter a multiparty dialogue that acuerde basic measures that can asumir este gobierno y los siguientes?

La primera respuesta podría ser más philosófica, en el sentido de que los dirigentes harán la historia después de que la history los haga a ellos. O sea, los dirigentes recién moverán después de que sus dirigidos los muevan a ellos, cuando exista el caldo de cultivo social suficiente para producir un cambio de ciclo.

La segunda respuesta es más de coyuntura. It is probable that this “social mandate” exists, but it is still not the moment for things to happen. De hecho, las dos grandes coalitions atraviesan procesos internos que, justamente, reflezan el duelo entre confrontationación y consenso. Y ese duelo está en pleno proceso de resolution.

Por eso, esta será una atypical electoral campaign. Porque no solo competirán distinct political and economic models, sino que estarán en juego dos tácticas oppuestas para llevar adelante esos models.

Eso ocurre después de tocar fondo, tras probar hasta el agotamiento el fracaso de la confrontationación

Tanto en el oficialismo como en la oposición live those who are convinced that the only form of governing successfully is imposing their model and those who believe that there is no form of imposing nada que no counte con el apoyo de una majority ampliada (superior a the majority that can win an electoral triumph of the order of 45%).

La primera incógnita a revelar es cual de esas dos corrientes se impondrá en cada coalition después de las PASO. La segunda es si luego, en las generales, competitirán halcones vs. halcones, palomas vs. palomas o si será un duelo mixto de halcones vs. paloma Y si el resultado final dará un próximo presidente moderado o extremo.

That duel came.

Es el de un President o un Massa, más proclives a negociar con los centros del power mundial y con las corporaciones nacionales, y un cristinismo que los critica por ceder demasiado (ya sea frente al FMI o el campo) y prejudicar la economia nacional y popular.

Es un duelo similar al que se da entre un Larreta o un Manes, que entienden que los cambios más importantes solo pueden realizarse a través del consenso; y los Macri o Bullrich, que piensan que al peronismo solo se lo convence venciéndolo definitively.

Las respective luchas de fondo se expresan también a través de las luchas de formas. Los más proclives al diálogo tienen formas más medidas, menos explosivas. Las formas de quienes creen en la confrontation son más taxativas, menos concesivas.

En su visita, Felipe González recorded the reaction of the old communist caudillo Santiago Carrillo when he started negotiating in Moncloa in 1977. Carrillo had been one of the protagonists of the Civil War, involved in violent episodes in those who were victims and victims, and then returned un largo exile.

González told me that he was a combative director who said, “Dónde hay que firmar, decía Santiago”.

Es el mensaje que Felipe González les dejó a los halcones.

Las posiciones irreconcilables pueden dejar de serlo. Hasta los más extremos pueden moderaterse. Lo que parece imposible puede pasar. Pero eso ocurre después de tocar fondo, tras haber proboda hasta el agotamiento el fracaso de la confrontationación.

La España que hoy conocémos camenzendo cuando se aprendió esa lección.

También te puede interesar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *