Michael Sarian: “If Canada would have won the World Cup, it would not have won the same as Argentina”

Michael Sarian
Michael Sarian

“Tengo un choclo de identidades que voy a tener que ir a terapia para entender” dice entre risas Michael Sarianthe musician of Armenian descent born in Canada, who spent his childhood and youth in Buenos Aires and who has lived and worked in the United States for more than a decade, where he just edited his last record: Living at the End of the World.

–¿Cómo te asumís intimamente vos entre tanta diversity?

-Yo me siento muy argentino. La calidez humana de Buenos Aires no se encuentra facilitement en otras ciudades y por eso la majoria de mis amigos son argentinos. Seguro que si Canadá hubiese ganado el Mundial no hubiera llorado como lo hice con la Argentina.

–¿Entonces dónde está ese “choclo” del que hablabas?

-Porque también me pasa que desde que llegué Nueva York me siento más parte de la comunidad armenia. In addition, I am collaborating with an NGO, the Unión General Armenia Benevolente, which has a headquarters in Buenos Aires. Y como mis viejos y mi hermano están desde hace unos años en Toronto, también siento que eso reforzó mis vínculas con Canadá. But now I’m in New York, where my music and my projects are. De alguna manera toda esa mezcla vive en mí tratando de no entrar en conflicto.

“La calidez humana de Buenos Aires no se encuentra facilitement en otras ciudades y por eso la majoja de mis amigos son Argentinos”, says the musician.

La vida de Sarian en Buenos Aires tuvo dos etapas bien definitas. La primera cuando apenas tenía un año de vida y sus padres –el romano, ella canadiense– abandonedaron Canadá para radicarse en la Argentina. De aquella ciudad de los principios de la democracy recovered data también los primeros pasos de Sarian en la música. Cuando de trompetista en bandas escolares pasó a tomar clases con maestros como Richard Nantes y Juan Cruz de Urquiza. Luego vinieron los studios en Estados Unidos, una fugaz estadía en Argentina y la radiación definitive en Nueva York.

Integrado ya a la movida jazzera neoyorquina y con 10 discos a su nombre, Sarian llega ahora a las platforms con Living at the End of the Worldeditado por el sello ears&eyes Records, un trabajo inspirado en Hard-Boiled Wonderland and the End of the Worldla novela que Haruki Murakami publicó en 1985. El japonés, también él un apasionado hombre de jazz, situate uno sus personajes en un pueblo llamado El fin del mundo. La lectura de Sarian coincidió con el difícil tiempo de pandemia y su lección sobre la fugacidad de la vida.

– What inspired you in Murakami’s novel?

– This is the text Murakami create worlds inside the real world. Y me pareció muy interesante ver como el protagonista vivía en dos de esos mundos a un mismo tiempo. Uno de ellos se llamaba El fin del Mundo. Pero no el fin en un sentido catastrófico, sino de contention. Come on. Sigo pensando que es una perspectiva del momento temporalo muy interesante y eso definitely terminó influencingo mi trabajo”.

–¿Y en qué medida este nuevo trabajo se relación con tu disco anterior, el New Aurora que salió poco antes de la pandemia?

-Hay una continuidad del 100%. Yo cambié totally mi mirada estética o artística con New Aurora. We embarked on a new musical plan. Más free, más abierto, más en tono con la música de artistas que admiro, como Kenny Wheeler, Enrico Rava o Tomas Sztanko. Creo que aquel disco fue el comienzo, como lo dice a partir de su mismo nombre.

infobae

Aquella admiración por Rava volvoí a estar presente en esta ultima propuesta de Sarian. Ahora con “The Pilgrim”segundo corte del nuevo disco, tema dedicato al trompetista italiano y cuyo título lo emparenta con The Pilgrim and The Starsdel registro that Enrico published in 1975 for the German seller ECM junto a John Abercrombie, Paul Danielsson y Jon Christensen.

Pero también las influencias y las inspiraciones tienen sus propios caminos y no siempre llegan desde donde se las espera. In 2018, Sarian actuó con su septeto en el BRIC JazzFest de Brooklyn la misma noche en que lo hacía la Meshell Ndegeocello, la cantante nacida en Berlin, pero que desarrolló su carrera en los Estados Unidos, donde es una de las banderadas del movimiento Neo Soul. “Luego de aquella coincidencencia pasé meses escuchando su album Weather del 2011. Principalmente la canción “Oysters”, dice. Años después Sarian decided to include it in this new work, involving the original melody in an open section of improvisation.

-Entre uno y otro disco, sacaste dos EPs, Worm y Makara, a duo with the keyboard player Olec Mun. Dos trabajos muy diferentes a todo lo tuyo, muy minimalistas…

-Sí, estos dos EPs fueron producto de la pandemia y con el mismo plan de trabajo: sintetizador y trompeta, con efectos. Olec es un amigo que conozco hace mucho y siempre tenemos ganas de hacer cosas juntos. En el 2020 estábamos encerrados, viendo que podíamos compartir a la distance. Y entonces me mandó unos audios con teclados. Yo le sumé la trompeta intervenida con pedales, en lo que venia trabajando. Y nos gustó. Sentimos que era más que un proyecto entre amigos. And so we continue. Él me mandaba audios tocando los sintetizadores y yo le agregaba la trompeta sintetizada para sumar a la estética o con la acoustica para agregar contraste. Y así fue que en 2021 sacamos Makaraun EP de cuatro temas en 2021 y luego Wormcon dos, en el 2022.

“Living at the end of the world”, the most recent album of Michael Sarian

– En tus ultimas propuestas se reiteran también algunos nombres. El mismo ingeniero: Luis Bacqué. El mismo pianista: Santiago Leibson. Ambos argentinos radicados en Estados Unidos. Why is this election?

– Con Luis Bacque vengo trabajando desde hace casi diez años. Mi primer disco, que es del 2014 ya lo grabó él. Además, hizo la mezcla y la masterización. Desde entonces seguimos trabajando juntos. Every time I have an artistic and musical project I resort to Luis. No solo porque es un gran amigo, sino porque respeto enormente su visión, todo lo que él aporta. Sé que él siempre va a hacer lo mejor para la música. De hecho, el contribuyó mucho para esta nueva mirada mía que te decía antes.

-¿Y con Santiago Leibson?

-Cuando comenzamos a trabajar en New Aurora con Luis y pensábamos a qué músicos podíamos convocar, los dos timos a Santiago como primera elección para el piano. I’m an incredible pianist. Pero además a mí me interesaba ver como él iba a sumar su personalidad al proyecto. Yo tiendo a aferrarme mucho a la melodía. A lo más a lo tradicional, por decirlo de alguna manera. Pero Santiago, que está muy metido en la vanguardia, se despega de eso y aporta lo suyo. Y a mí eso me abre la cabeza. Es como ver mi música a través de la mirada de él. I’m incredible.

–¿But no se puede ser moderno y actual manteniendo la melodía? ¿Rava, Sztanko y Wheeler, los tres músicos que mencionabas, no son ejemplo de eso?

-Sin dudas Al menos yo lo estoy intendando. Yo coincido con lo que decís de estos tres maestros. Mainly Wheeler, un músico muy lirico. De todas maneras, el concepto de melodía es algo muy abstracto. Generalmente se asociación la melodía con lo que nos pasaba cuando íbamos a un show y salíamos silbando la canción que habíamos escuchado. Bueno, ese concepto de melodía no tiene por qué ser único. Porque además puede ser una trampa para el compositor. Hay que intentar alejarse de lo que uno siente como su zone de confort. En ese sentido Miles Davis sigue siendo un ejemplo. Hay que volver a Miles.

Seguir leyendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *