My Heart Will Go On, la canción que nodie queria y se conviro en un phenomenó irrepetible con la voz de Celine Dion

Celine Dion didn't want to sing the song and James Cameron, the director of Titanic, didn't want to include it in his movie.  Después se conviro en un éxito imparable y de dimensions desconocidas.  (Getty Images)
Celine Dion didn’t want to sing the song and James Cameron, the director of Titanic, didn’t want to include it in his movie. Después se conviro en un éxito imparable y de dimensions desconocidas. (Getty Images)

El compositor no le iba a incorporar letra; la cantante no quería pone la voz y el director se negaba a inclurila en su película. My Heart Will Go On. Parecía destinada a no existir.

Después pasó lo que nadie esperaba: se converted en una de las canciones más successtas de todos los tiempos.

Respecto a Titanic, James Cameron tenía una certainty: sólo quería música instrumental. Y las certesas de Cameron -similares a las obsesiones- rara vez se doblan. A pesar de saberlo y de que el director se lo recordara en cada reunion que tenien, el compositor James Horner confiaba mucho en uno de sus temas. Le pasó la partitura a Will Jennings para que le pusiera letra. Jennings no había visto la película, sólo tenía el resumen oral que le había hecho Horner. Luego, sin que el director supiera, Horner buscó cantante. Parecía que la elegida sería Sissell Kyrkjebo, una cantante ruega que mezclaba la ópera con las canciones populares. She received the canción, the essay, and was ready to grab it: she could have had her big media explosion.

Horner, meanwhile, le pidió a la canadiense Celine Dion que la gravera. She didn’t say anything. I don’t even want to listen to the theme. Venía de ser la voz en tres temas de películas (en La Bella y la Bestia, Up Close and Personal y Sleepless in Seattle) y con Horner había tenido una mala experiencia: antes de becoming en una súper estrella había gravado un demo para otro film, pero el compositor terminó eligiendo a alguien consecrado como Linda Ronstadt. Además su ultimo disco la había subido en la hierarquía del mundo del espectáculo. Ya no era alguien successto sino una super star que venia de vender tens de miliones de discos.

El marido y manager de Celine, René Angelil, la convenció de que le diera una oportunidad. They reunited in the room of a luxury hotel in New York and with Horner’s piano accompaniment, Dion registró el demo en una sola toma. “That was the only time I sang the song”, she said in a televised interview. Aunque luego clarified: “Excepto, claro, las tres milliones de veces que la hice en vivo después”.

My Heart Will Go on cantado by Celine Dion

With this demo, Horner trabajó en el estudio con una orchestra. Pero todavía faltaba lo más difícil. Debía convener a James Cameron de que pusiera el theme al final de la película. The director had total control over the decisions. Eso había ocasionalado una gran demora, que el presupuesto se disparara desorbitadamente y que todo el ambiente estuviera convincamento de que la película sería un fracaso absoluto.

Cameron en algún momento había intendado que la banda de sonido la compusiera Enya, pero ella no aceptó. Desde las primeras conversaciones con Horner, Cameron le aclaró que la reconstrucción de época era rigurosa y que no quería ningún elemento dissonante ni anacrónico. Por lo tanto no podía haber canciones pop. Pero el compositor sabía que ese tema instrumental, con letra y una buena cantante podía convertivo en una bomba en los charts.

El músico esperó su momento. Had to find Cameron de buen humor. Y también un poquito desesperado. Sabía que su carrera estaba en riesgo. Cuando le mostraron la canción supo que era buena, que a su película le vendría bien, que un buen tema pop en los noventa podía empujar la taquilla y que la letra era appropriata. De todas maneras se tomó su tiempo para decidir. El estudio lo presionaba y él debió procesar internamente la decisión que en algunos momentos vivía como una claudication.

No era cierto que sólo la había cantado esa vez sola en la habitación de Nueva York. Semanas después cuando estaba por terminar el disco que se llamaría Let´s Talk About Love, Celine Dion volívo a grabar en studio el tema con producción de Walter Afanassieff, que venía de tener varios hits con Mariah Carey. La version tiene coros más potentes y más brillo pop. La gran paradoja es que la version que llegó a la cima de los charts, que inundó las radios y cuyo video se pitió milliono de veces es esa, diferente a la de la película que la impulsó.

Rene Angelil was Celine's manager since she was 12 years old.  Años después se casaron.  The singer's death in 2016 devastated the singer (Photo by Ethan Miller/Getty Images)
Rene Angelil was Celine’s manager since she was 12 years old. Años después se casaron. The singer’s death in 2016 devastated the singer (Photo by Ethan Miller/Getty Images)

Celine edited Let’s Talk About Love on November 14, 1997, 25 years ago. Tenía todo para ser un gran tanke de ventas. Collaborations with Barbra Streissand, Luciano Pavarotti, the Bee Gees and George Martin among others. El álbum era el sucessor de Falling into you que había sido un enorme sucesso y había consolidado de manera definitiva a Dion como una estrella global. El desafío de repeater esa repercusión parácia imposible. The single with Streisand was the first one that was published and received well, but it was far from the previous album phenomenon. Pero esa conjunction de grandes estrellas quedó sepultada bajo la repercusión immensa, casi ridicula, de My Heart Will Go On y Titanic. Cuando, cinco semanas después, se estrenó la película y la canción fue lanzada, ya nadie pudo pararla. Durante varios meses fue la más difundida en las radios norteamericanas pero duró sólo dos semanas en el primer puesto del ranking. Eso se debió a una original e inteligente estrategia de marketing. Se imprimieron sólo 600.000 copias del single. Más de la mitad se vendieron la primera semana. Cuando en los días siguientes se agotaron, la gente debió comprar alguno de los dos albumes en los que estaba incluida. Yes, eran dos los discos.

Si Let’s Talk About Love no encabezó los charts durante más semanas fue culpa de … Celine Dion. Porque era tal el nivel de éxito que, por esos meses, ella competía nada más que contra sí misma. La banda de sonido de Titanic sold millions of examples; There were all instrumental songs by James Horner and only one song with lyrics: My Heart Will Go On. La fever de la película era tan contagiosa que dominó también el mercado discógráfico.

You may be interested in: Titanic, las historias ocultas del rodaje: un tyraníco director, un real-tamaño boat y un envenenamiento colectivo

La canción y el disco terminaron por convertir a Celine Dion en una mega estrella. Su camino había sido largo y siempre ascendente. Fue la hermana minor de una familia de doce hermanos en una casa sin demasiados resources. Dejó la escuela en Quebec al ingresar al secundario porque quería dedicarse a la música. A manager confió en her: Rene Angelil.

File photo dated February 7, 1988 showing Canadian singer Celine Dion performing the theme
Photograph from archive dated February 7, 1988 that shows Canadian singer Celine Dion performing the theme “Ne partez pas sans moi” (“No te vayas sin mí”) during the preliminary contest to elect the interpreter who will represent a Suiza en el Festival de Eurovisión que se celebró ese año en Dublin, Irlanda. EFE/Str/Archivo

El hombre hipotecó su casa para solventar los gastos del primer disco. A partir de ese momento, Dion fue ganando relevancia en el mercado canadiense. Después el salto lógico fue extenderse a Francia. Después de un par de albumes ya vendía millions of copies en el país europeo. Consolidada en el mercado francófono, intentaron el desembarco en Estados Unidos. Lo que parecieron unos primeros pasos titubeantes condujo, después de unos años, en el triunfo comercial de Falling Into You.

Paralelamente, entre ella y Angelil se enamoraron y consolidaron una pareja. Durante un largo tiempo, no dieron a conocer el víncul temerosos de lo que se podría decir de ellos: él la doblaba en edad, viajaban por el mundo since Celine was una adolescente, Rene manejaba su vida y su dinero, y nadie sabía en qué momento había comenzado el víncul amoroso. But the couple was well received by the public and the press. Angelil manejó con mano firme y audacia la carrera de su esposa. Y con un enorme timing. Supo cuando saltar a Francia, cómo ir alternando los discos en frances y en inglés, de qué manera conseguir difusión con collaboraciones para bandas sonoras hasta hacer de Celine una diva de la canción. Su ultimo gran acierto fue acceptar la residence en Las Vegas. La ciudad del juego era considerada un lugar en el que los artistas iban a terminar su carrera, una especie de cómodo retiro del que gozaban viejas glorias. But Celine Dion revitalizó el mercado y posibilitó que varias figuras más copiraran su ejemplo y loggaran hacer renacer su carrera. Los medios specialized in the disco industry consideraron que se trató de una de las grandes financieras del mundo de la música a principios del nuevo siglo.

My heart will go on cantado por Sissel

After la desgracia cayó sobre Celine. Su marido enfermó de cáncer. Ella se retiró un tiempo para cuidarlo. Pero la enfermedad recrudeció en 2015 y él murió a principios de 2016. Ese mismo fin de semana, con tan solo 48 horas de diferencia, también el cáncer acabó con la vida con el brother de Celine que era más cercano a ella. James Horner, another puntal in his success, was a victim of an airplane accident a few weeks ago.

In the last few years, Celine returned to the stage. Su tristeza por la muerte del marido la había mantenido alejada de la industria un buen tiempo. En sus ultimas apariciones se especuló sobre su salud porque se la vio demacrada y bastante delgada. Ella desechó rumors y se siguió presentando en vivo. Para el año que viene está previsto su cinematographic debut como actriz en una comedia romántica.

My Heart Will Go On and Let’s Talk About Love were also published in the German language. Carl Wilson wrote a text for the series 33 1/3 about the album that was translated into Spanish as Música de Mierda. It’s an extraordinary essay that uses the mega success of Dion and the contempt of specialists and critics in his music to talk about musical taste, snobbery and prejudice: “Dion was a cultural element that one could support a regañadientes and with attitude burlona (era un espectáculo dantesco, sí, pero era nuestro espectáculo dantesco), hasta que Titanic echó por tierra (y también por mar) todo sentido de la proportion y las ululantes amygdalas de Dion se dilataron para tragarse el mundo ento”, writes Wilson .

My Heart Will Go On cumple un cuarto de siglo. Also the Titanic phenomenon. La canción durante este tiempo musicalizó dozens of thousands of videos de bodas, ingresos en bailes de graduation, baptismos y mensajes emotivos para cumpleaños. Se conviró -para bien o para mal, guste o produzca rechazo immediato- en parte de nuestra vida cotidiana.

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *