Olivier Messiaen y el canto de los pájaros en una obra immortal

Olivier Messiaen 1908-1992 (Photo: Jacques Sarrat/Sygma via Getty Images)
Olivier Messiaen 1908-1992 (Photo: Jacques Sarrat/Sygma via Getty Images)

Por la música, mysterious form del tiempo.

Jorge Luis Borges

Es una extraña –aunque no inédita en el universo de la música de camara– combinación de instruments a la hora de dar origin a un quarteto: violín, violoncello, clarinete y piano. En todo caso, fue la realidad la que impuso ese particular groupamiento: eran los instrumentos de los que se disponía. Y ya bastante con que se disponía de esos cuatro.

Se trata de una pieza de altas exigencias virtuosísticas y expresivas para cada uno de los cuatro músicos que, no muy habitualmente, la ejecutan. De hecho, la primera vez en nuestro país ocurrió en un sitio lleno de tragicos significados. He was in the former clandestine detention center known as La Perla, in Córdoba, in 2022.

Sus siete movimientos led the work to a total duration of casi cincuenta minutos (algunos de los ultimos cuartetos de cuerdas escritos por Beethoven en la más profundas de las orderras alcanzan una extensión parecida).

You may be interested in: Maxi Bertea, María Teresa Andruetto y la “música como abrigo” en el Espacio para la Memoria La Perla

“Abyss of the Birds” lleva por título la tercera de sus ocho parts (la única que en su denominación no allude de modo explícito a un contenido religioso), y tiene al clarinete como único sonido. Por approximately siete minutos, en este momento el resto de los instruments calla para dar rienda suelta a las más surprendes tímbricas possibilities de ese instrumento, maravilloso como pocos. Si ya la obra exige de intrepretes de intachables destrezas técnicas, este momento resulta de una exigencia única para el executant. Aunque también para el oyente, por la variety de los recursos emocionales que la partitura moviliza y expone como un abanico. The allusion to the birds is not an aleatory data or merely an allegorical one: in addition to the musician, the author was an ornithologist and spent many hours in his life, sobre todo en los numerous viajes que llevaba adelante, observing the behavior and, fundamentally, the way de expresarse y communicarse de estos animales.

The pianist Maximiliano Bertea, accompanied by María Belén Almada in violin, Eduardo Spinelli in clarinet, Martín Devoto in cello, interpreted the
Pianist Maximiliano Bertea, accompanied by María Belén Almada in violin, Eduardo Spinelli in clarinet, Martín Devoto in cello, interpreted the “Cuarteto para el end del Tiempo” in El Espacio para la Memoria La Perla, Córdoba, in August 2022

Como se dijo ya, el resto de los movimientos hace explicit referencia – porque explicit hace el compositor referencia a la fuente en la que se inspiró- a questiones religiosas, más precisely al pasaje biblicó que le sirve de guía. Es uno del “Apocalypse of San Juan”aunque lejos está de revelar una intención de esa naturaleza al denominar esta piece como “Cuarteto para el end de los tiempos”. Aunque la realidad podría haber impuesto una perspectiva desoladora del abamiento. Más bien pretendió ser lo contrario o, en todo caso, la visión de un creyente enfrentado literally a un texto como este: “Vi un ángel poderoso, bajando del cielo, envuelto en una nube, con un arco iris sobre la cabeza. Su rostro era como el sol y sus piernas como columnas de fuego. Apoyó su pie derecho en el mar y el izquierdo en tierra firme y, plantado sobre el mar y la tierra firme, alzó la mano hacia el Cielo y juró por el que vive por los siglos de los siglos, diciento: ya no habrá Tiempo; but on the day of the seventh angel’s trumpet, the mystery of God will be consummated.”

Un músico ornithologist and believer

De música relatively poco difundida, Olivier Messiaen -the composer of this work- was one of the most important contemporary creators and, perhaps, one of the most prolific and virtuosos of his preferred instrument: the organ Trinidad de Paris).

Born in Avignon in 1908 and died in Clichy, Il-de-France in 1992, Messiaen fue un ferviente católico y toda su obra está teñida de esa profunda fe religiosa. Con fuertes attractos hacia el hinduismo pero fundamentally amante de la naturaleza, los pájaros fueron toda su vida un centro de interes y dedicación, de allí que sobre el final de su vida dedicara una composition de gran envergadura a San Francisco de Asís. Like the saint, the French composer was convinced that the true music was found in the sounds – and also in the silences – of natural life: “For me, the true music has always existed in the sounds nature. La harmony del viento en los árboles, el ritmo de las olas del mar, el timbre de las gotas de la lluvia, el choque de las piedras, los diferentes gritos de los animals son para mí verdadera música. Si he escogido por maestros a los pájaros es porque la vida es corta y, para un músico, el canto de los pájaros es más fácil de trancribir al dictado”.

Olivier Messiaen, circa 1975 (Photo: Erich Auerbach/Hulton Archive/Getty Images)
Olivier Messiaen, circa 1975 (Photo: Erich Auerbach/Hulton Archive/Getty Images)

At just 21 years old, in 1939, Messiaen fue mobilizado aunque no combatió y luego de permaner detenido en un campo en las cercanías de Nancy, finally fue confinado en Stalag VIII A, Görlitz, donde permaneció en pésimas condiciones de custiverio hasta 1941. Entre una reclusión y la siguiente, el compositor pergeñó una obra dedicada a los músicos con quienes compartía sus padecimientos. En un testimonio que recoge Javier Costasu viuda affirmed:Messiaen me contó que para estar tranquilo, para poder pensar un poco, se quedaba fuera por la noche, hacía guardias. Hacía de centinela para poder pensar en su composition”.

El 15 de enero de 1941, ante cinco mil prisioneros y con el propio compositor al piano, Jean Le Boulaire a violin, Henry Akoka en clarinete y el cellista Etienne Pasquier, se producía el estreno. Eran los músicos y los instrumentos con los que podía contar. Se trataba del “Cuarteto para el end del tiempo”

Luego de su liberación, el propio compositor sostendría: “Si he compuesto este cuarteto fue para evadirme de la nieve, de la guerra, de la captivity y de mí mismo”.

Surely por aquellos días de hambre, frío y desolación, Messiaen pensaba que, ante la imminencia del fin del tiempo, solo quedaría el canto de los pájaros.

Seguir leyendo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *