origen y efectos de una drugo poco conocida en el país

En el mundo hispano se escribe hachíspero suele pronunciarse -al modo internacional- hashish. En estas líneas, los detalles de esta drug (curiosamente, poco popular acá, aun siendo un derivado del cannabis), de la que The customs authorities have seized more than 17 kilos of cargo que venian de Estados Unidos adentro de una aspiradora.

El hachís es un poderoso primo hermano de la marihuanaun derivado del cannabis cuya concentración de THC, la sustancia psicotrópica de la planta, supera (varias veces) la de la marihuana.

Aun si están hechos con flores (el formato más “potente”), los cigarettes de marihuana (“porros”, para decirlo sin euphemismos) no superan el 15% de concentración de THC.

En cambio, una pipa de hachís en estado de pureza puede llegar al 80% concentration. Y con la sustancia adulterada (que es como suele llegar al consudorum) rondará el 40%más del doble que la marihuana.

En la Aduana, el cargomento de hachís en una aspiradora que venia de Estados Unidos.


En la Aduana, el cargomento de hachís en una aspiradora que venia de Estados Unidos.

Ahora bien, ¿por qué el hachís es tan poco popular en la Argentina?

Antes de seguir, un dato de color.

In Arabic, the word “hachís” means “dry herb”. Increíble pero real, la etimología del verbo “assassin” está directamente ligada a ella.

Se debe al apodo que los cristianos usaron en la época de las cruzadas para designar a los nazaríes, secta de Oriente Medio activa entre los siglos X y XIII.

Como (desde el pointo de vista cristiano) los nazaríes consumían hachís antes de llevar a cabo sus crímenes, sus contrincantes los llamaron “hashshashin” or “assassins“. Es decir que el “asesino”, entonces, era aquel “adicto al hachís”.

Particularidades del hachís y la marihuana

Tanto la marihuana como el hachís se fuman (quienes en algún puestito de feria hayan visto unas minisculas pipas artesanales, ahora sabrá para qué son…).

Pero la diferencia más evident entre estas drogas es que la marihuana se hace con un “picadillo” de las partes secas de la planta, mientras que el hachís se basa en la cannabis resinde la que luego resulta una masa compacta, parecida a un pedazo de cera.

Un


Un “porro” o cigarette de marihuana. Photo by Shutterstock.

This is what the experts call “concentrado” del cannabis. Usando las palabra de Carlos Daminhead of the Department of Toxicology at the Faculty of Medicine (UBA) and that unit at Fernández Hospital, as well as the director of FundarTox, “the hachís has a much higher percentage of cannabinoids, which are the active principles of the plant “.

“The marihuana plant has about 400 chemical products, of which about 80 are psychoactive. De esos productos, el hachís es el más rico en cannabinoides”, he affirmed.

Por qué el hachis es poco popular en Argentina

Según Damin, “el hachís has entered Argentina en algunos momentos, pero no se ha commercializado demasiado acá”.

Esto tiene que ver con varios factores, dijo: “Uno de ellos es la questión del processing. Acá no se produce droga. La droga normally ingresa desde otro lugar, si bien puede ser que se termine alguna etapa”.

Así, “mientras la marihuana se hace afuera y ya viene prensada, lista para consumir fumándola, el hachís requiere un proceso químico que se realiza poco en esta zona”.

“Sin embargo, hay gente que sporádicamente lo trae. Quienes lo consiguen y consumen, muchas veces terminan en el hospital, ya que, al tener una concentración alta, los efectos son más potentes y, también, más visibles”, explained the doctor.

Los problemas de consumir hachís

Damin dividió los efectos del consumo del hachís en base al tipo de consumidor: el esporádico, por un lado, y el asiduo, por otro.

“En el momento agudo del consumo, el hachís produce mucha distortion of realityuna distorsión sensorial y sensoperceptiva: el tiempo se alarga, los colores y olores se intensifan”, enumeró.

Además, siguió, “there is a feeling of relaxation and well-being, which is accompanied by an unmotivated smile, sinsentido, with an alteration of thought and judgment in the moment of consumption”.

¿Otros efectos? “Aumento del apetito y de sensación de sequedad en la boca y la garganta. Also, increased cardiac and respiratory frequency. Y una mayor ansiedad e insomnioaccompanied by an alert state”, he pointed out.

When the quantity consumed is directly toxic, “se pueden produce cardiac alterations and distortions of reality to the point of generating uncontrollable accidents”.

Si bien Damin pointed out that “es raro que el hachís o la marihuana provoquen la muerte (aun en cuadros de intoxicación aguda), a largo plazo se ven enfermedades nada desirables, como varias respiratoryas: EPOC y tos y bronquitis crónica,” lo que por supuesto puede llevar a padecer cáncer de pulmón”.

¿Otras alteraciones a largo plazo, posibles en los consumados asiduos? Las “neurocognitivas, además de alteraciones psiquiátricas, en especial en aquellos que tienen alguna afección de base”.

Y se suman los cambios hormonales ligados al consumo frecuente de estas drogas: “Por ejemplo, en el number of spermatozoaen el hombre, y en el menstrual cycleen la mujer”.

Por último, está el problema de la dependence. “Además del alcohol, estas sustancias pueden ser una puerta de entrada a otras drogas. Las más duras. Las que más riesgo generan”.

MG

He died too

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *