Peru: timid disculpa de Boluarte por la represión | La presidenta volívo a decir que no va a renunciar y criticó a los protestantes

Page 12 in Peru

Por Carlos Noriega

From Lima

After several days of silence in the Palace of Government in the middle of a crisis that worsened with growing anti-government protests y una represión que suma muertosthe president Dina Boluarte reapareció en la noche del viernes. “I don’t want to resign”, he said in a message to the country, in response to massive mobilizations and voices demanding his resignation after more than 40 deaths due to gubernatorial repression. En un gesto para entrenar bajar la indignación popular por las muertes de la represión, pidió perdón, pero lo hizo sin reconocer excesos en la represión. “Sin en algo nos hemos equivocado, pido disculpas”, he said. Accompañó esas timidas disculpas con la repetición de accusations contra los demonstrators, a los que calificó de “violentistas y radicales”. Relacionó las protestas con “sectores extremistas” y las attributyó a “azuzadores”.

A poor speech

It was a discourse that contributed to appease the outburst of popular indignation that erupted in the South Andes. después de la destitución y incarcelamiento en deciembre del expresidente Pedro Castillo, y que se viene extendiendo al resto del país, including Lima. La renuncia de Boluarte y el adelanto de elecciones para este año -programadas para abril de 2024- son demandas centrales de las protestas. Página/12 he consulted with three analysts about the crisis that shook the country. ¿Por qué ha estalado el Perú en este desborde de popular indignación?

“La gente se está movilizando por el maltrato a Castillo, los asesinatos que se han producido y la miseria que están sufriendo y que ya llegó a su límite. Hay una ira acumulada y contenida por siglos por el maltrato de la elite limeña al campo y al mundo Andino. La identidad de Castillo con la gente de las zonas Andinas, del campo, es muy fuerte, más fuerte que los errores de su gobierno y que no haya implementado las promesas de cambio. No es que las movilizaciones pidan que vuelva Castillo, si no que ven en el maltrato, el desprecio a Castillo por parte de la elite limeña, el maltrato y desprecio que ellos mismos han venido sufriendo por siglos. Lo nuevo es que ahora han dicho basta ya”, señala el socioólogo y profesor universitario Sinesio López.

The Historian Nelson Manrique professor of the Catholic University of Peru, specifies that “there is a geographic continuity in the insurrection of Túpac Amaru (against the Spanish colony in the XVIII century) and las poblaciones que votan por candidatos con cierto perfil étnico que se identifica como indígena, como Castillo, esa geographical zone es el centro de estas protestas“. He points out that “corruption and the appointment of incapaces in Castillo’s government are recognized, but there is an attitude of contempt, of terrible racism against this southern Andean region, which has traditionally been marginalized, which has turned Castillo into a symbolic element.” importantísimo. La gente que ahora protesta votó por Castillo como uno de ellos y ha visto como fue subtido a una despiadada cacería desde que triunfó en la segunda vuelta, como antes de llegar al poder ya estaban organizados para ver cómo sacarlo del gobierno. Otras razones de este estallido son el desprestigio del Congreso, de la clase política y del system de representation”.

For the sociologist and political analyst Alberto Adrianzén “Hey demandas embalsadas que se están expresando ahora”. Coincide en que la identificación de las poblaciones andinas con el destituido expresidente Castillo es fundamental en estas protestas. “No se había tomado conciencia de la fuerza de esa identification. El voto por Castillo fue sociológico, identitario, antes que politico, lo que hace que la persona que emite ese vote sienta que symbólicamente está presente en el poder, ahora sienten que los han sacado del poder y han salido a protestar“. Pero agrega que los questionamientos a la legitimacy del nombramiento de Boluarte como presidenta es otro central elemento que gatiló las protestas. “Castillo attempted a coup de Estado y por eso fue legally destituido con los votos de derecha y la izquierda, pero después un sector de la izquierda commenzo a retroceder y abrió el espacio para decir que Boluarte es una golpista, un gobierno illegal, ese quiebre de legitimacy es un factor para la protesta”.

A repressive government

Adrianzén qualified al régimen de Boluarte como “a repressive government of the right and a prisoner of the ultra-right” y señala que “una represión excesiva y una respuesta poco política ha alimentado las protestas contra el gobierno”. Opina que Boluarte se ha allyado con la derecha “porque la izquierda desde los primeros días la accusó de golpista cuando no lo era y le quitó apoyo, poniéndola en manos de la derecha”.

López and Manrique coincide in the qualification of “right-wing repressive government”. López affirms that the alliance of Boluarte con la derecha se explica porque “Boluarte thought that if he had the backing of the Armed Forces and all the factual powers, he would not be able to help the people. Se equivocó. We are facing an authoritarian government, que cree que matando y ‘terruqueando’ (expresión que define false accusations of terrorism) va a contener a la gente Al contrario, eso la ha enardecido más”.

Para Manrique, con la magnitud que han alcanzado las protestas antigubernamentales, la renuncia de Boluarte es en este momento un paso necesario. “Con cerca de cincuenta personas muertas en apenas un mes de gobierno es unsustenible que esta persona siga al mando del país.” La salida de Boluarte es el punto en el que están de acuerdo todos los sectors movilizados. Su renuncia es necessaria e inevitable, creo será forzada en el corto plazo”.

López coincides with the necessary salida de Boluarte. “There is too much ira contra ella, ya no puede mantenerse, la gente no acepta que se quede. Es indispensable la salida de Boluarte, que no sabe qué hacer”.

En este punto, Adrianzén discrepa con los otros dos analistas. “Before the resignation of Boluarte, lo que debe darse es el adelanto de elecciones para octubre de este año, el cambio del cabinet ministerial ahora encabezado por alguien (Alberto Otárola) que es durísimo y no entiende lo que pasa, y el anuncio de una consulta ciudadana sobre una Asamblea Constituyente”.

The succession

Una eventual renuncia de Boluarte abre el problema de que la succession en la presidency le correspondencería al titular del CongresoJosé Williams, a retired general accused of violations of human rights that represents the ultra-derecha. Williams would have to convene elections for this year, but the transition and the electoral process will be controlled by the executive and the Congress. Frente a este risego, se propone que también reuncie la mesa directiva del Congreso para que se busque una figura que genere un mínimo de consenso para reemplazar a Boluarte.

Adrianzén opina que la derecha que controla el Congreso no acceptará eso. Manrique y López estimate that the popular pressure will obligará a la derecha a acceptar que también reuncie Williams. “El poder no es el arma, el poder es el número organized y movilizado de ciudadanos. Si las protestas toman massivamente Lima, a la derecha no le quedará otra opción que ceder. Lima ya se está movendo,” says López.

Los tres annalistas coinciden en que las accusaciones del gobierno y de la derecha que sindica como terroristsas a protestantes y señala que detrás de las masivas mobilizaciones hay azuzadores como el expresidente de Bolivia Evo Moralesno tienen ningún sustento.

El viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que visitó el Perú he said que las authorities deben segurar an impartial investigation por las muertes durante las protestas y sancionar a los responsables.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *