Por qué el Pope Francisco decided to asetarle ahora su peor reto al Gobierno de Alberto, Cristina y Massa


EXCLUSIVE SUBSCRIBERS

Bergoglio is disappointed with the President and very worried about the social and institutional situation.

Sin vueltas, las fuertes affirmations of the Pope about the economic situation of the country son un síntoma de su gran preoccupation por la Argentina y su Enorme decepción con el presidente Alberto Fernándeza quien no parece verlo en este momento como parte de la solution, sino del problema, enfrascado -al más pure chavista style- en una embestida contra la Corte Suprema -condenada al fracaso por la falta de los necesarios en el Congreso para destitur a sus members- por el solo hecho de agradar a su mentora, Cristina Fernández.

Podrá decirse que Francisco se refere a la altísima inflation y pobreza que -como él mismo dice- los argentinos padecen hace unas cuantas decasas e involucran a gobiernos militares, peronistas y radicales, no solo al actual gobierno. Un argumento al que bien podría haber apelado la vocera presidencialGabriel Cerruti, para diluir las responsabilidades de la administration a la que pertenece, en vez de charle toda la culpa a la gestioni de Mauricio Macri. Pero es sintomático que el Papa lo haya dicho ahora.

En las cercanías de Francisco se affirma que el link del Papa con Alberto Fernández es actualmente peor al que tenía con Mauricio Macri. Explican que con el ex presidente de Cambiemos nunca hubo una relación personal intensa. Más allá del disímil perfil de cada uno de los personajes, fue gravitante una ingratitud que el cardinal Jorge Bergoglio le atribue al entonces jefe de Gobierno porteño. Como pontífice, siempre culpó por la gélida relación a collaboradora muy estrechos de Macri que “me hacian campaña en contra”.

En cambio, con el actual presidente sí se había construido una relación de mayor cercanía, lo cual -afirman en el Vaticano- no quiere decir -como algunos suguegen- que Francisco lo haya promoted como candidato a presidente. A diferencia de Macri -que por sugerencia de su jefe de Cabinet, Marcos Peña, guardó distance del Papa-, Alberto ya antes de ser candidato buscó tender puentes y llegó a pedirle al pontífice que abogara por la libertad de Lula Da Silvapor entonces encarcelado en su país por corrupción.

Con su llegada a la presidencia, Alberto se apresuró a ir a ver al Papa, occasion in which he asked for help for his management, in particular with the refinancing of the debt with the IMF, given that Francisco has a good relationship with his director, Kristalina Georgieva (and with the current president of the United States, Joe Biden ). The pontiff promoted encounters with the then Minister of Economy, Martín Guzmán, with Georgieva y tuvo gestos de apoyo hacia el joven economista.

Presidente indiscreto

But the link between Francisco and Alberto began to complicate when the president began to publicly say that he was in permanent contact with the Pope, who received wise advice. If Jorge Bergoglio hates it, it’s que se haga un uso político de sus relaciones. A ello se sumó el profile confortativo que asumió el presidente tras recortarle fondos coparticipables a Horacio Rodriguez Larreta, en detrimento de la búsqueda de consensos que propicia la Iglesia.

Para colmo, el cristinismo commenzo a sabotear a Guzmán y su renegociación de la deuda externa, y no paró hasta verlo ejectado del cargo, afectando las propias gestiones de Francisco. Pero la gota que colmó el vaso fue la decisión de Alberto de impulsar con fuerza la legalización del aborto en el peor momento de la pandemia. No solo el presidente afectaba una premisa cara al cristianista, sino que dañaba al Papa ante su frente conservador.

Nor did it contribute to improve the link that Alberto haya appointed to Sergio Massa, Minister of Economy, more than Cristina’s will. Francisco siempre le atribuyó a Massa haber participado cuando era jefe de Cabinet de una operación para ejectarlo del archobispado de Buenos Aires. Curiosamente (o no tanto) en su declaración el Papa responsabiliza a “mala administración” y “malas políticas” por la inflation y la pobreza.

Pero la radicalización a la que se encumina el gobierno con la embestida a la Courte Suprema y en fin, un discourse muy lilicoso en un año electoral profundizaron la preoccupation del Papa. A modo de anticipation, los bispos argentinos -poco afectos a los pronunciamientos con volatje politico- habien pedido en diciembre evitar todo lo que “ponga en riesgo la institutionalidad” y “respetar al máximo la Constitución”.

He died too

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *