Putin’s trip to Minsk fueled fears of a dark and bloody new year

Vladimir Putin shakes hands with Belarusian dictator Alexander Lukashenko during a meeting at the Independence Palace in Minsk, Belarus, December 19, 2022 (Reuters)
Vladimir Putin shakes hands with Belarusian dictator Alexander Lukashenko during a meeting at the Independence Palace in Minsk, Belarus, December 19, 2022 (Reuters)

Volodymyr Zelensky ha estado de viaje esta semana, abandonando Ukraina por primera vez desde la invasión para volar a Estados Unidos a reunirse con Joe Biden y dirigirse a una sesión conjunta del Congreso. The Ukrainian President impressed with his Churchillian tone, comparing the challenge of his country to the Russian military machinery with the fight against Nazism in the Segunda Guerra Mundial. “Al igual que los valientes soldados estudiantes que mantuvén sus líneas y lucharon contra las fuerzas de Hitler during the Navidad de 1944, los valientes soldados ucranianos están haciendo lo mismo… esta Navidad”, he said.

Sin duda, esto habrá irritado sobremanera a Vladimir Putinque siempre ha insistedo en que su invasion de Ukraina tenía por objeto librar al país de su “banda de drugodictos y neonazis”.

Putin also has estado de viaje estos ultimos días, pasando por Minsk para ver a su viejo aliado Alexander Lukashenko. Y, para un hombre que insist en que no será el primero en utilizar armas nucleares en Ukraina, al presidente ruso le resulta difícil dejar el tema de lado durante más de unos días seguitos. Lukashenko and he informed the journalists about their plan to adapt nuclear-capable aircraft from the soviet era of Belarus to transport “especial nuclear warheads”. “Especial”, en la jarga del Kremlin, puede tener connotaciones decidedidamente siniestras.

Putin’s visit to Minsk has fueled speculations Bielorusia podría entrar en la guerra del lado de Rusia el año que viene. Algunos annalistas creen que -al igual que en febrero de 2022- Rusia podría utilizar Bielorussia como trampolín para otro asalto a Kiev y que esta vez las tropas rusas contarían con el apoyo del ejercito bielorruso.

Pero Stefan Wolff, international security expert at the University of Birmingham, cree que hay un trasfondo de farol por parte de Putin. La preoccupation de Kiev por una posible invasion desde Bielorussia significa que tiene que mantener sufficientes tropas en la región bordereriza que, de otro modo, podridén formar parte de las contraofensivas de Ukraina en el south y el este.

Resulta interesante que toda esta conversación sobre la cooperation reforzada en torno a las “cabezas nucleares especiales” de Rusia se produjera cuando Estados Unidos acordó supplicar a Ukraina sus sistemas de defense Patriot. Según Wolff, estos sistemas podrías cambiar las reglas del juego de la defense antiáérea ukraniana, algo crucial while Rusia continues with its strategy of bombarding the country’s energy infrastructures.

Mientras tanto, la guerra en Kazakhstan, vecino de Rusia por el este, suscita sentimientos encontrados. Many people from the important Russian ethnic minority in the country support Moscow and agree with Putin’s explanation that the “special military operation” is necessary to dissuade the increasingly assertive expansion. NATO in the region. But the majority of young people and Kazakhs are fiercely opposed to the war.

Rusia podría utilizar Bielorussia como trampolín para otro asalto a Kiev
Rusia podría utilizar Bielorussia como trampolín para otro asalto a Kiev

El país acoge ahora a lotos miles de rusos que huyeron del servicio militar obligatorio. Anna Matveeva, expert in post-Soviet politics from King’s College London, ha trazado un año turbulento en las relaciones ruso-kazajas. In January, Moscú sent tropas para ayudar al sediado presidente, Kassym-Jomart Tokayev, a sofocar los disturbios de enero.

Pero los dos leaders han estado enfrentados por la invasion de Ukraina. Tokayev refused to recognize the annexation of Ukrainian territories by Putin in the finals of September. Y, desde hace unos años, Kazajstán ha empezado a afirmar su identidad cultural, comprometiendo a abandonar por completo el cirílico para 2025, otro desaire a Rusia.

Desde Rusia, while tanto, todo menos amor. As Matveeva points out, it’s only been a month since some type of incendiary declaration or threat has been produced on the part of people from the Kremlin or the media in the sense that Kazakhstan should be grateful to Moscow for its independence and care. que hace

Sin embargo, como señala Matveeva, los dos países se necesitan mutuamente. Pero, según ella, Moscú tiene más que perder con una ruptura seria entre los dos países.

Putin and Lukashenko, arrived at a meeting in the Palace of Independence in Minsk
Putin and Lukashenko, arrived at a meeting in the Palace of Independence in Minsk

Uno de los puntos conflictivos entre Rusia y Kazajstán ha sido la energía. Kazajstán, rico en petróleo, utiliza la Russian terminal in Novorossiysk para la mayor parte de sus exportaciones. Pero en julio, Rusia cerró la terminal poco después de que Tokayev dijera que no reconocería la annexión rusa de los territorios de Ukraine.

How to write Thomas Froehlich, of King’s College London, éste ha sido un rasgo distintivo de la realpolitik de Putin during the entire invasion. Rusia ha estado armando la energía durante años, writes Froehlich -cuya especialidad es la geopolitica de la transition energetía global- y Ukraina ha estado lidiano con esto desde el principio del leadership de Putin. Ahora, la carrera por blindar el supplyer energético europeo está en marcha. In Froehlich’s opinion, this will be a great project for 2023 and beyond.

Given that Kiev wants the Russian troops to leave Ukraine completely and that the base position of the Kremlin is to maintain -como minimum- the 20% of the country that it has occupied, un acuerdo de paz parece más lejano que nunca y, en este momento, las negociaciones entre los dos países sobre el end de las hostilidades parecen un imposible.

Pero eso no quiere decir que no haya habido conversaciones entre las partes enfrentadas, escribe David Lewis, professor of international politics at the University of Exeter.

As Lewis pointed out, Russia and Ukraine – with the help of Turkey and the United Nations – reached an agreement that allowed Ukraine to export its grain safely by seawhile que también habido acuerdoes para permitir a Rusia exportar fertilizantes vitales, así como intercambios de prisioneros. En todo esto, affirma Lewis, ha primado el pragmatismo por ambas partes. Los antagonistas también hablan de cómo safeguarder of the Zaporizhzhia nuclear power plantthe mayor of Europe.

Pero, por ahora, no hay señales de lo que todo el mundo desea: el fin del sufrimiento del pueblo ucraniano y unas Navidades seguras, cálidas y pacificas para todos.

Article published originally in The Conversation – Por Jonathan Este

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *