Qué dice la Ciencia: ¿puede tu nombre definir tu destino?

De las decisions más difíciles que deben tomar los padres antes de que un bebé nazca. Algunos incluso se pasan meses debatiendo sobre cuál será el nombre del recién nacido. Lo que pocos saben es que según estudios científicos, el nombre de una persona puede predeterminar su futuro.

Los nombres son ricas fuentes de información. Para muchos pueden señalar género, etnia o clase social; para otros representan unique caracteristics de la personality que van desde calidez y alegría hasta el sentido de moralidad que tiene una persona.

Desde hace decades que los científicos quieren dar con una respuesta concreta a la incógnita sobre los nombres. The truth is that in 1954, the psychologists Albert Ellis and Robert M. Beechley decided to start a business. research title Emotional Disturbance in Children with Peculiar Given Namesthey compared the psychological profiles of 104 children with conventional names and another 104 with more peculiar names and as a result detected that en los de nombres non convenciales había una significativa inclinación a padecer una “severa perturbación emotional” que en aquellos con nombres más comunes.

Para algunas personas el nombre de uno representa unique caracteristics de la personality que van desde calidez y alegría hasta el sentido de moralidad
Para algunas personas el nombre de uno representa unique caracteristics de la personality que van desde calidez y alegría hasta el sentido de moralidad shutterstock – Shutterstock

But there are also more recent investigations that have been conducted in more specific details about the incidence of different names in people. Por ejemplo, un studio In 2011, the University of New York reached a conclusion las personas con nombres más fáciles de pronunciar suelen ocupar puestos de mayor categoria en el trabajo. One of the researchers who headed the study, Adam Alter, explained in his moment to Wired magazine: “When we can process information more easily, when it’s more simple to understand, we like more”.

Dentro del amíbo laboral existen otros indicios sobre los nombres. Según una research from the University of Marquette, Wisconsin, las personas con nombres comunes had more probabilidades de ser contratadas than aquellas con nombres “raros”. Por ende, para los researchers, el nombre que lleva una persona tiene un impacto significado en cómo se la ve y, posiblemente, repercuta en si la persona es contratada o no para un trabajo.

En su libro, The Son Also Rises: Surnames and the History of Social Mobility, Gregory Clark, analyzed the numbers of 14,449 first year students who attended the elite University of Oxford between 2008 and 2013. Al contrastar la incidence de los nombres de pile en la muestra de Oxford with its incidence among the population general (de la misma edad), calculó la probability de que una persona a la que se le diera un nombre particular iría a Oxford. Como resultado entente que tradicional English names like Eleanor or Anna abound in the students of the University of Oxford while particular nombres like Jades or Shannon are almost non-existent in the educational institution.

A study at the University of New York reached the conclusion that people with the most easy-to-pronounce names usually occupy major category jobs.
A study at the University of New York reached the conclusion that people with the most easy-to-pronounce names usually occupy major category jobs.

This phenomenon also occurs in academic fields. Leif Nelson, de la Universidad de California, San Diego, y su colega Joseph Simmons, de la Universidad de Yale, descubrieron que estar contento con el nombre de uno sabotea el eschito de las persons whose initials coincide with negative performance labels. And so studio, Nelson and Simmons reviewed 15 years of average grades (GPA) for MBA students who graduated from a large North American private university. The students whose names began with the letters “C” or “D” obtained a lower GPA than the students whose names began with the letters “A” or “B”. Luego vieron que los estudiantes llamados con initiales “C” o “D” tuvien menos éxito en el logro de sus objectivees académica conscientes, presumiblemente duebo a una afición inconsciente por estas letras.

Sin embargo, por más pruebas e researches científicas que se estén acumulando sobre el tema; siguen existiendo los que no creen en el poder de los nombres para designar el futuro de quien lo lleva. Especialmente In the field of psychology, few professionals give credibility to the theories of names ya que para esta ciencia son muchos los factores que hacen que una persona llegue a ser successful, tenga un puesto de trabajo alto o baje los promedios de sus calificaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *