Rattín y la alfombra de la Reina: cuando Isabel II quedó ligado al fútbol | La monarca no asistió al partido mundialista de 1966, pero un simbolo real pasó a la historia

The figure of Isabel II quedó ligada a la Argentina en un acontecimento futbolístico. Ocurrió en 1966 y desde entonces se ha hablado de “La carpet de la Reina”. The monarch was not present that day, but popular mythology is associated with one of the most well-known facts in the history of the world: the expulsion of Antonio Rattínque derivó en la creación de las tarjetas amarilla y rojay que alimentó la rivalry futbolística con Inglaterra two decades antes del siguiente cruce, en la altura de México, cuando Diego Maradona scored his two famous goals.

It happened on Saturday 23 July 1966por los cuartos de final de la Copa del Mundo. This is Wembley Stadium se cruzaron el local y la Selección que conducía Juan Carlos Lorenzo. Cuatro años antes, en Rancagua, se habien enfrentado por la primera ronda del mundial de Chile. Aquella vez ganaron los ingleses 3 a 1. Varios jugadores de ambos equipos volvieron a verse las caras en Wembley y los argentinos tiená el mismo entrenador. It was the second time that the Argentine national team played in the legendary London stadium, after the 1951 friendly, the Brits came back over the hour to win 2 a 1, a match recorded by the great performance of the archer Miguel Rugilo, apodado since then as “León de Wembley”.

Lorenzo’s team reached the second phase of the world championship after winning Spain and Switzerland and tied with Germany. El clima hacia el conjunto argentino no era el mejor. Pese a su buen dempego ya que el partido no se presentaba fácil para los locales, la prensa hacía hincapié en la rudeza del juego de los sudamericanos. En el 0 a 0 contra Alemania había salido expulsado José Rafael Albrecht por una fuerte patada. El defensor de San Lorenzo reconocería la dureza su acción en una declaración que Osvaldo Bayer recogió para su libro Fútbol argentino: “Aun suena en mis oídos el ruido de la pierna del alemán Weber a quien le di un golpe que se salvó de la fractura por una rara coincidencencia”. El grito de “Animals!” que llegó desde las tribunas estaba fundado en ese antecedente.

El cotejo tuvo su condimento de suspicacias desde el vamos. The German referee, Rudolf Kreitlein. A la misma hora del partido, en Sheffield, se cruzaron Alemania y Uruguay, rivales de Argentina e Inglaterra, respectively, en la phase de grupos. The referee was English. Los alemanes despacharon a los charrúas por 4 a 0. El arbiteri local no le dio un claro penal a Uruguay y le echo dos jugadores.

Iban 35 minutos de partido en Wembley cuando sucedió el episodio más recorado de la aventura mundialista argentina, solamente obnubilado por el polemico gol que le convalidarían a los ingleses en la final contra Alemania. Kreitlein hacía caso omiso a los reclamos argentinos por el juego brusco de Nobby Stiles, que cortaba con falta de manera permanente. En aquella época non había cambios ni tampoco amonestaciones. Vale decir: una lesión podía dejar a un equipo con uno menos. La expulsión estaba contemplada, pero no existía el system de las tarjetas amarilla y roja. El arbiteri se encaró con Rattín y se armó un tumulto a su alrededor. El capitán argentino había sido expulsado. Kreitlein diría luego que había recibo un insulto del ídolo de Boca. Rattín no hablaba alemán y Kreitlein no sabía una palabra de castellano.

El capitán argentino se negó a abandonar el campo de juego y hubo que recurrir a un traductor. En Argentinian soccer, Rattín told me that “I entered an interpreter that I said that I was expelled” and that when I came out “I felt en la alfombra real”, that I was dispuesta como un ornamento para Isabel II. La alfombra roja y la Reina quedaron ligadas desde entonces al partido, pero lo cierto que es que Isabel II solamente fue a Wembley en esa Copa del Mundo a dos partidos: the inaugural match and the final en la que entregó la Copa Jules Rimet al capitán inglés, Bobby Moore. Así que no estuvo presente cuando el plebeyo Rattín se sentó en un simbolo real.

El momento más conocido de la expulsión es la de Rattín cuando se retira y, al pasar por el córner, extruja el banderín, que era una réplica de la bandera británica. Sucedió minutes después de haberse sentado en la alfombra: “Luego de mirar el partido 15 minutos me voy al vestuario. Wembley has no tunnel and only one subway. Voy caminando, el público me tira chocolate. Paso cerca del banderín del córner donde estaba flameando la bandera inglesa, la retuerzo. De ahí en más me empiezan a tirar latas de cerveza y me voy al vestuario”.

Un gol de Hurst a falta de doce minutos les dio el passe a los ingleses semifinales. El equipo de Lorenzo había aguantado más de 40 minutos con un jugador menos. Rattín siempre alegó que Kreitlein lo echó por reclamarle las faltas continuas y que, si no era él, otro argentino hubiera sido expulsado. La imagen del partido parado durante varios minutos hasta que Rattín se fue a la alfombra real fue el symbolo de que no se entendían peoples que tenían un idioma en común, y eso derivó en la creación de las tarjetas.

La reina Isabel II probably did not know that an inhabitant of a remote country in South America, twice invaded by the United Kingdom at the beginning of the XIX century, had expressed her dissatisfaction before a sporting event by sitting on the carpet in Su majesty El equipo argentino había viajado al mundial mientras aun gobernaba Arturo Illia. Cuando regresó, the dictatorship of Juan Carlos Onganía had begun y la polemica por la expulsión derivó en el título de “moral champions” para aquella selección.

Rattín, la alfombra y el banderín extrujado quedaron como symbolo de la rivalry futbolística con los ingleses, que tenía como antecedents al “León de Wembley” y al goal de Ernesto Grillo en la chacha de River. On another level, and in the framework of a dictatorship fogueada en el nationalismo católico, el episodio se inscribía en la tradición de las invasiones ingleses y el Tratado Roca-Runciman: una afrenta (la expulsión unjusta) y un acto de rebeldía contra el Imperio (sentarse en la carpet de la reina). Dos meses más tarde de la expulsion, vendría el Operativo Cóndor, el avión deviado por jóvenes nationalistas y peronistas con destino a las Malvinas. Antes de eso, Isabel II písó la alfombra sobre la que se sentó an Argentinian player to give her the Copa del Mundo to her selection.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.