Ricardo Centurión brought a dramatic testimony and recounted the painful situation that he traversed

Fue una constante durante toda su carrera, aun en los momentos en los que parécia despegar. Ricardo Centurión, cíclicamente, aparecía asociado a algún incidente extradeportivo, a alguna inconducta que lo llevaba a los ojos de todos a verlo como ese futbolista con un potencial enorme desaprovechado por causa de una personalidad conflictiva y una etiqueta de hombre indomable. Pero desde hace rato su nombre desapareció de la coyuntura futbolera, incluso de aquella que lo vinculaba con escándalos fuera de los campos de juego. Centurión, literally, desapareció del mapa en los ultimos meses.

El presente lo encuentra en Vélez Sarsfield, club dueño de la mitad de su pase (the other 50 per cent pertenece a Racing), but en el club de Liniers -by order of the technical director, Alexander Medina- está totally separated from the professional squad, entrenando en solitario con un preparador físico. Centurión es casi un paria en el Fortín. Sus minutos más recientes como jugador fueron vistiendo la camiseta de San Lorenzo, donde estuvo a loan desde enero hasta junio de este año. Fernando Berón fue el ultimo que le brindó confianza, pero desde que el 23 de April jugó el segundo tiempo en la defeat como local del Ciclón frente a Patronato, por 2 a 1, Ricky no volívo a pisar un campo de juego.

Nor Rubén Darío Insua bregó para que se quedara en el equipo de Boedo ni, a su vuelta a Vélez, el Cacique Medina quiso tenerlo en el plantel. Por el contrario, el entrenador uruguayo dio la orden de que lo queria directamente fuera del grupo.

Tras su paso por San Lorenzo, no volvoí a jugar: aquí, su último gol, ante Atlético Tucumán, el 3 de abril
Tras su paso por San Lorenzo, no volvoí a jugar: aquí, su último gol, ante Atlético Tucumán, el 3 de abrilLA NACION/Mauro Alfieri

Después de varios meses de silencio, Ricardo Centurión habló y dio un dramatic testimonio de la pesadilla personal que le resulta estar en esa situación. A los 29 años, quien fuera un delantero intractable en la chacha, que brilló en sus inicios en Racing y que tuvo destellos luego en Boca, habló a corazón abierto en Radio La Red. “I am training in Vélez for the afternoon and with a normal life. Es difícil entrenarse solo con un kinesiólogo y un preparador físico. Ya cerró el libro de pases y quedan seis fechas y después veremos qué pasa. Me pusieron todos los días por la tarde para que no me cruce con el plantel profesional. Voy a las dos y media, entreno una hora y me vuelvo a mi casa”, he began to explain about his present at the Liniers club. Y continued: “Estoy yendo todos los días a entrenarme por la tarde, pero a veces pienso ‘¿para qué sigo yendo?” Hoy fui a saludar a los chicos y me sacaron cagando los de seguridad. No me dejan ni record unos mate con los pibes. A ellos no les importa nada”.

In dialogue with Cacique Medina, he reviewed his recent past in Vélez: “With Heinze, he had one of my best levels and was one of the types that helped me most in football. Fue un tipo muy frontal y me tuvo siempre con el dedo atrás y eso me yúdad. Como yo volaba y estaba bien en peso, estaba muerto y cuando llegaba a casa me tiraba a dormir. With Pellegrino volvimos después de la pandemia, volví un poco excedido de peso y la vara que tenía con Heinze no la tuve con Pellegrino. No tuve la misma relación y después me puso algunos minutos con un equipo o con otro y ahí me calenté”.

Sin embargo, Centurión delved into his personal situation, en los demons con los que tiene que litiar, y se mostró so transparent como vulnerable en sus palabras, que sonaron almost como un dramatic pedido de aid: “I’m alone and the moment is very hard . Sigo viviendo en pandemia, sin contacto con nadie. Hoy a mí no me llama nadie. Te encontrás solo. Te das media vuelta y está tu vieja, tu señora, nadie más. Yo sabía que esto en algún momento iba a pasar, no le escapo. No me asusta si hoy no puedo pagar un departmento en Puerto Madero y me tengo que volver a casa. No te voy a mentir que te acostumbrás a un estilo de vida y después molesta un poco. Por suerte mantengo el sueldo en Vélez, que es como si estuviese jugando. Pero te levantás y no concentrás, no jugás a la pelota. Eso duel”.

Centurión no niega las inconductas que lo llevaron a portar el cartel de jugador conflictivo: “Lo de no ir a entrenar es algo de pelotudo grande, porque antes no lo hacía. Nunca había faltado antes. Y si me la pegaba cuando era más chico, iba a entrenar igual. Fue de grande, por un montón de problemas que tenía. Si yo tengo una opportunity, suelto todos los vices. Si me empiezo a entrenar, sé que en poco tiempo estoy bien. Se que hice muchas cosas mal, pero no puedo solusencia las cosas. Lo que digo con mi boca después lo tengo que bankar con el pecho. Me da bronca cuando me boycott cuando las cosas me van bien. Yo sé que si me pongo las pilas, tengo posibilities. He proboda con psicologos y he ido al psiquiatra. Pero la verdad es que tampoco creo. Soy un pibe muy cerrado y cuando hablo lo voy a torturar al psycologia, porque hablo tres horas por día. My psychologist was the dressing room”.

El empujón de Centurión a Coudet, antes de ingresare en un partido de Copa Libertadores, en 2018, ante River;  fue un antes y un después de su ciclo en Racing
El empujón de Centurión a Coudet, antes de ingresare en un partido de Copa Libertadores, en 2018, ante River; fue un antes y un después de su ciclo en Racing

Por momentos, sus palabras cobraron un tinte descarnado: “Me cansé de la vida. Hadia agotado todo. Me sentia agobiado. Estuve con ataques de pánico, estuve desparecido varios días. Necesitaba irme de todo. No me soportaba ni a mi mismo, era difícil”, said the man who grew up in the very humble barrio of Villa Luján, in Sarandí. “Perdí a mi viejo a los cinco años y él me faltó. Vos podés tener un montón de cosas, oscuridad, pero no le podés faltar a tu hijo. Yo me cry entre mujeres. Mi vieja laboró ​​24 horas en una factory y en un hotel y no la veíamos nunca. Después aprendí a vivir”, he continued.

Centurión began his career in Racing, where he debuted in 2012, at the age of 19, at the hands of coach Luis Zubeldía. Algunos problemas personales hicieron que fuera dado a prêtão a Genoa, de Italia, en 2013. En 2015 fue transferido a San Pablo, que pagó 4 milliones de dolares por el 70 por ciento. En el club brasileño no tuvo un grand dempego, por lo que recuperó terreno con un loan en Boca, donde salió champion en la seasonado 2016/2017. Ello le valió que Genoa comprara su pase. Sin embargo, su nivel en el calcio no fue bueno y volvío a Racing, que recompró su pass a beginnings de 2018.

The third stage of Centurión en Racing ended in a battle with the coach, Eduardo Coudet, and the manager, Diego Milito. Another tanto le ocurrió en San Luis, de México, donde estuvo a loan en 2019. Finally, Vélez compra el 50 por ciento de su ficha en 2020: tiene un aceptable rendido con Heinze como DT, pero la llegada de Pellegrino le restó continuity. At the beginning of 2022, he went on loan to San Lorenzo, where he played 11 games and scored two goals (Argentinos Juniors and Atlético Tucumán). His last match was on the 23rd of April, when he played the second match of the match that the Ciclón lost to Patronato by 2 to 1.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *