Sectores populares regresaron a las calles en los Andes peruanos | El gobierno reprime y el fujimorismo sueña con volver

Página/12 en Perú

From Lima

Después de una trugua navideña, las protestas populares regresaron el 4 de enero y se concentran en el sur Andino, la zona más pobre y exculida del país y donde el destituido expresidente Pedro Castillo tenía mayor espadodo. There are mobilizations in different cities, including the capital Lima, and roadblocks in more than 50 points, demanding the resignation of President Dina Boluarte and the sanction of those responsible for the repression that in December left 28 dead, 22 of them by gunshots. las fuerzas de seguridad.

The other claim is the closing of the discredited Congress that controls the right and the advance of the general elections for “que se vayan todos”. Resultado de la presión popular en deciembre pasado, las elecciones fueron adelantadas para abril de 2024, pero se demanda que los comicios sean este año junto con una Asamblea Constituyente Y reclaman la liberación de Castillo, el expresidente detenido desde el 7 de diciembre cuando fue destituido por haber intentado cerrar unconstitutionalmente el Congreso que lo tenía acorralado.

The toughest protests came in the Altiplanic region of Puno, on the border with Bolivia, where on Friday a confrontation between demonstrators and police left ten injured, among them twelve demonstrators — one serious — and four police officers who were hit. de piedras Cuatro de los que protestaban tienen heridas de bala y un camión de police fue quemado. El choque ocurrió cuando demonstrators tried to enter the airport, que tuvo que ser cerrado. El sábado se repitieron los enfrentamientos there. The photographer of the agency EFE Aldair Mejía was wounded in the leg by a bullet fired by the police when the confrontation was registered. “Sal de aquí, si no te vuelo la cabeza y vas a morir”, lo amenazó un police antes darle el disparo. Fue auxiliado por los protestantes y llevado a un hospital. El pasado miercoles, durante una mobilización antigubernamental en Lima, the independent photojournalist Walter Hupiu was attacked by the police.

“Cierre del Congreso corrupto” y “Elecciones Ya” son lemas que se repiten en distinta ciudades. En los carteles que se levantan en las movilizaciones hay lemas contra la presidenta. “Dina Balearte, resignation”, is a consigna that relates her last name to violent repression. Hay otros más explícitos: “Dina, asesina”. Son menos, pero también se ven otros pidiendo “Castillo libertad”.

La caida de Castillo y el rechazo al Congreso gatillaron las protestas y la represión ha engendido más la indignación popular. Intentando calmar eso, el gobierno prometió que los asesinados comtodos por las fuerzas de seguridad no quedarán impunes, pero hasta ahora no se señalan responsabilidades. Y uno de los principales responsible politicos por esas muertes, el exministero de Defensa Alberto Otárola, ha sido ascendido a jefe del cabinet de ministros. Mientras, el gobierno mantiente un discurso de supporto a las fuerzas de seguridad accusadas de disparar contra la población.

The fiscal announced on Friday the opening of a preliminary investigation into the murders that included President Boluarte, Otárola, ex-Minister of the Interior César Cervantes, Ministerial Cabinet Minister Pedro Angulo of the Police and Army Officers. Boluarte has assured that his government will provide facilities “for the pronto clarification of the facts”. Un avance rápido de esta investigation will contribute to calming the popular indignation.

El coro de voces de la derecha parlamentaria y mediática accuses the demonstrators of “terrorists” and ataca a la izquierda, señalándola de “azuzar la violencia”. Now they are aiming against the ex-president of Bolivia, Evo Morales, for the outrage of the excluded sectors of Peru. An ultra-rights legislator, retired admiral Jorge Montoya, criminally demanded Morales for having qualified the protests in Peru as “an insurrection” against “the colonial state”. La derecha en bloque ha respadalado esta denuncia y puso en marcha una campaigna para prohibirle a Morales el ingreso al Perú. El gobierno no ha descartado esa possibility.

The spokesperson of the fujimorista parliamentary bench, Patricia Juárez, demanded the expulsion of the ambassadors of Bolivia and Cuba. El gobierno ya expelled al de México por el asilo que ese país le dio a la esposa y dos hijos de Castillo. For this decision, from the left side, the questioning in the Congress of the chancellor Ana Cecilia Gervasi is promoted. Pero con una majority parlamentaria de derecha es improbable prospere.

The accusation against Evo Morales is a new chapter in the offensive of a right-wing party that feels strengthened and raises the bar with a speech that looks like a trip to the past of the old dictatorships and has wide media diffusion: they defend the repression that left more than twenty muertos, exigen más mano dura, piden persecución a la izquierda y organização sociales, y demandan romper con gobiernos progressistas. La derecha acusas a suposutos “azuzadores” internals y externos por las protestas, negando una realidad de indignación popular por el discredito de una clase politica corrupta, incapac y alineada con los poderosos. Ese rechazo se concentra contra el Congreso que representa todo eso y la exclusión, la pobreza y el racismo que sufren los sectors populares, especially las poblaciones Andinas.

Voceros del gobierno dan señales de una peligrosa coincidence con esa derecha autoritaria. Después de una reunión con la bancada parlamentaria fujimorista, el jefe del cabinet ministerial Alberto Otárola, surrounded by legislators of this group, llenó de ologios al fujimorismo y dijo que ese group “defiende la democracia y está apoyando la gobernabilidad”. Esa affirmación desconoce la larga trajeteria autoritaria del fujimorismo, que sigue revindicando la dictadura de Alberto Fujimori y sus crímenes, y su reciente actuation desestabilizadora desconociendo el triunfo electoral de Castillo y complotando desde el Congreso para destituirlo.

The empowered right uses its new position of force to persecute its rivals and create conditions for a victory in the April 2024 elections. la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) para poner funcionadores a su medida. Como el Congreso no tiene la facultad para destituirlos, han presentado un proyecto de reforma constitucional para recutar su mandato “por única vez”. Necesitan dos tercios del Congreso unicameral, 87 votos, para aprobarla. No los tienen asegurados. En las elecciones de 2021 sectors de la derecha wanted to desconocer el triunfo de Castillo sobre Keiko Fujimori denunciando un existente fraude. But the JNE and the ONPE defended the electoral result. Por eso ahora sectors encabezados por una ultraderecha que tiene al fujimorismo en un rol protagónico, quieren cambiar a sus titulares. Si lo logran, las proximas elecciones no tanieran garantía de limpieza.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *