Sorpresa en una tumba egipcia: arqueólogos hallaron diez mumias de cocodrilos

Descubran una tumba egipcia con diez mumias de cocodrilos.  EFE/Patricia Mora.  Imagen facilitated by the University of Jaén.
Descubran una tumba egipcia con diez mumias de cocodrilos. EFE/Patricia Mora. Imagen facilitated by the University of Jaén.

Situada frente a la ciudad egipcia de Asuán, la necropolis de Qubbat al-Hawa oculta unas cien tumbas talladas en la roca de la colina. Una de ellas con diez momias de cocodrilouna “arqueológica surpresa” porque en esta zone de la orilla occidental del Nilo sus habitantes no veneraban a A stove, el “dios cocodrilo”.

Los restos de cinco cranios y cinco esqueletos parciales de cocodrilos, que midieron entre 1.8 y 3.5 meters, se hallaron en 2019 en una pequeña tumba de la necropolis. La revista Plos One publica hoy su descripción, en un artículo que firman inquisitors del Real Instituto Belga de Ciencias Naturales y de la Universidad de Jaén.

Qubbet al-Hawa is located a few thousand kilometers south of Cairo and is a necropolis where the governors of the southern border of Egypt were buried, between 2200 and 1800 before the common era. The necropolis has been excavated by different teams of archaeologists since 150 years ago.

Since 2008, the project of the University of Jaén, with the professor of Egyptology Alejandro Jiménez-Serrano al frente, ha descubierto y excavado 25 sepulturas, desde grandes complecos funerarios hasta pequeñas tumbas, como la hallada esta vez con restos exclusivo de diez cocodrilos.

“Es la primera vez en toda la necropolis que se han encontrato estos animales mumificados”, asegura a EFE Jiménez-Serrano, quien apunta que el discovery “es toda una sorpresa”, pues en Asuán, según lo sabido hasta ahora, no se rendía culto al dios Sobek, dios del agua y la fertilidad, a menudo representado con una cabeza de cocodrilo.

El templo a Jnum, el dios del Nilo, Elephantina, Aswan, Egypt, February 20, 2020. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh
El templo a Jnum, el dios del Nilo, Elephantina, Aswan, Egypt, February 20, 2020. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh

En las antiguas tumbas egipcias es habitual encontrar animales, bien como ofrendas a los difuntos -por ejemplo, aves o alguna parte de un bóvido- o bien como ofrendas a las divinidades. En el primer milenio antes de la era común camenz la práctica de entregar animales mumificados a ciertos dioses para acercarse a ellos y ganarse su favor.

This is what researchers believe is behind this new finding. Las personas que hicieron esta ofrenda buscaban el favor de la divinidad y los cocodrilos son “los intermediarios” entre el ser humano y el diosexplained the director of the project.

The remains were found in 2019 and examined in a laboratory in the field in 2022. The conservation style of the mummies is different from that found in other sites, because they lack indications of resin or evisceration – extraction of abdominal viscera – from cadaver como parte del proceso de mummificación.

El estilo de conservación suggests una antigüedad anterior a la Ptolemaic eralo que concuerda con la fase final del uso funerario de Qubbet el-Hawa durante el siglo V antes de la common era.

Ninguno de los especímenes se hallaba envuelto en vendas, material que fue devorado por las termitas, aunque quedaban algunos restos que indican que alguna vez lo estuvien, o cubiertos por vegetable esterillas.

En la aldea egipcia de Gharb Soheil, a 900 km al sur de El Cairo, no es nada unusual criar cocodrilos en casa.  Es una antigua tradición entre los nubios, la principal étnica minority del país.
En la aldea egipcia de Gharb Soheil, a 900 km al sur de El Cairo, no es nada unusual criar cocodrilos en casa. Es una antigua tradición entre los nubios, la principal étnica minority del país.

Los animals se encontaron en la parte superior de una tumba, sobre una capa de arena que cubría four burials – two men and two women – deposited 1,700 years ago.

Los habitantes de Asuán eligeron Qubbet al-Hawa para entrar a los cocodrilos porque la necropolis ya tenía una consideración sagrada y estaba más cerca de la esfera divina.

Based on their morphology, the investigators identified two species; cocodrilos de África occidental y cocodrilos del Nilo. Una de las cosas más importantes del discovery, resume Jiménez-Serrano, es que posiblemente “los mataron de hambre”.

Uno de los cocodrilos, detalla, tiene una muesca en una de las patas traseras, lo que indica que estuvo atado.

Los researchers creen que una vez muertos los terraron en arena para desecarlos y después fueron empackados en tela, vendas o estera y trasladados a la tumba de Qubbet el-Hawa. Se trata de una más simple y accesible mummification, pero lo importante es que servieran como transmitters de los deseos humanos frente a la divinidad, recalls the researcher of the University of Jaén.

“Se conocen más de 20 lugares de interramiento con mummies de crocodiles en Egipto, pero encontrar 10 mummies bien conservadas juntas en una tumba intacta es extraordinary”, resumes the Belgian investigator. Bea De Cupere en una note de la universidad.

Con información de EFE

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *