The death of eight babies in Havana puts the spotlight on the dramatic health system of the Cuban regime

Hospital materno infantil Hijas de Galicia, en La Habana.  (Photo: Hablemos Press)
Hospital materno infantil Hijas de Galicia, en La Habana. (Photo: Hablemos Press)

The death in the last days in a hospital in Havana of eight premature babies and low weight -cuatro de ellos presumantamente con sepsis- ha puto el foco en el estado de la sanidad pública cubana, uno de los pilares de la socialist revolution in 1959.

Dolores y su esposo Germán – nombres ficticios – no se imaginaron lo que el Ministerio de Salud Pública (Minsap) de la dictatorship cubana informaría sobre lo que pasó en el hospital en el que nació su hijo hace apenas unos días. Hasta antes del comunicado, solo les quedaba la mala experiencia que vivieron en el centro conocino como “Hijas de Galicia”.

“Solo al tercer día de estar ahí pasaron a limpiar su cuarto, que compartía con otra persona. Ya a las 10 de la noche no había ningún médico por si te daba algún dolor”, le cuenta Germán a EFE.

Un día antes de que dieran de alta a Dolores, la pareja se enteró de que cuatro recien nacidos habien muerto ahí. “Se podrá imaginar que, a raiz de eso, todas las mamás se estaban yendo de alta por su propia cuenta”, lamenta.

El Minsap, which has recognized an increase in complications in neonates since “the second half of December”, assures that after the eight deaths of newborns “se han adopted medidas para hacer frente” in the situation.

El caso del “Hijas de Galicia” no es una anécdota. Los experts coinciden en advertir del deterioro del sistema sanitario de un país visto durante decasas como una potencia sanitaria.

According to an analysis of the Cuban economist Carmelo Mesa-Lago, publicado en el medio independiente El Toque y que toma cifras de los anuarios estatísticos oficiales, el régimen ha recortado desde 2007 el gasto social para ajustarlo a su capacidad económica.

This, affirms Mesa-Lago, redujo de forma importante los resources para la financiación en asistencia social y la sanidad pública.

According to Minsap’s 2020 statistical yearbook – the latest one available – Cuba has more than 90 doctors per 10,000 inhabitants, practically three times what the World Health Organization (WHO) recommends. Sin embargo, Mesa-Lago explains, en conversación telefónica con EFE, que alrededor de la mitad de los medicos de familia está en el extranjero. La exportação de servicios profesionales, sobre todo sanitarios, es la principal fuente de divisas de Cuba, por encima del turismo y las remesas.

En la imgen un registro deldictador de Cuba, Miguel Diaz-Canel.  EFE/Archivo
En la imgen un registro deldictador de Cuba, Miguel Diaz-Canel. EFE/Archivo

El profesor emerito de Economía y Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Pittsburgh (Pennsylvania, EEUU), also stressed that the number of hospitals decreció between 2008 and 2021 un 32%, según las cifras oficiales.

“It is clear that there has been a considerable deterioration in the health system”, he concluded.

Este descenso contrasta con las inversiones que ha disembolsado el Estado en otras ramas, como la construcción de hoteles.

De hecho, according to the Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei), Cuba invested between January and September of 2022 fifteen times more in the construction of hotels and other real estate activities than in social and health services.

El deterioro del que habla Mesa-Lago no son solo cifras. Muchos cubanos han tenido o conocen alguien con una mala experiencia. Y el estado de los hospitals es, en muchos casos, evident a simple vista.

And this sums up the lacks of a country in a profound economic crisis since more than two years ago, and it extends to vital issues like la falta de material sanitario básico y medicamentos.

Una madre con su hijo en brazos de un pediátrico hospital, en La Habana (Cuba), en una photograph de archivo.  EFE/ Yander Zamora
Una madre con su hijo en brazos de un pediátrico hospital, en La Habana (Cuba), en una photograph de archivo. EFE/ Yander Zamora

La dictatorship achaca este y otros problemas a las sanciones de EEUU. For Mesa-Lago, the embargo is a factor, but not the only one. Cita also the pandemic and the economic system of the country. “La derecha todo lo attribute al comunismo y la izquierda todo lo attribute al embargo (…) Son posiciones simplistas”, remacha.

El economista agrega que en el caso de la falta de medicinas, el origen podría estar en China y no en Estados Unidos.

“China exportaba (a la isla) insumos para la producción de medicinas y eso lo paró porque Cuba tenía un deficit comercial enorme con ese país. Se estima que reponer los farcamos no disponibles del cuadro básico costaría 500 milliones de dollars e importar los insumos otros 500″, agrega.

The state group of the biopharmaceutical industry (BioCubaFarma) assured last May that 94% of the shortage is explained by the “no availability of raw materials”.

In a recent interview in the official regional newspaper Escambray, Ángel Luis Chacón, director general of the Empresa Comercializadora y Distribuidora de Medicamentos (Emcomed), pointed out that more than 50% of the basic medicine class “has been affected”.

Con información de EFE

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *