The death of Samuel Rebollo: del dreamo de “llegar a primera” a la “caída libre”, ¿qué hay detrás de los suicidios en el fútbol?

Samuel Rebollo left his Salta natal con el sueño de tantos otros pibes: triunfar en el fútbol. Llegar a primera. Vivir de la pelota. Del pago chico a las grandes ciudades, pasó por Platense, Central Norte y Lanús. Este año se sumó a la cuarta división de Aldosivi de Mar del Plata. Ayer, semanas después de que la institution lo dejara “libre”, se suicidó. He was 20 years old.

It is not an isolated case. In 2019, another boy from the same club, Leandro Latorre, also quit his life. As a Samuel, no le había renovato el contrato y se estaba recuperando de una lesión. She was 18.

El suicidio es una problemática multicausal y nunca es consequencia directa de un acontecimiento. Each case is unique. Por eso, no se trata de buscar culpables o señalar causas y efectos. Sin embargo, the stories of both young people expose a problem that, in general, only gana visibility in the media when the tragedy happened: el suicidio y su relación con el deporte de alto rendezvous.

¿Qué pasa cuando las expectations de “salvarse” con la pelota se apagan de golpe? ¿Cómo puede impactar esa reality en niños y adolescentes que dejan todo (familias, amigos, escuela, place de tenenencia) para perseguir el sueño “de ser alguien”? ¿Qué ocurre cuando las puertas se cierran, cuando el angelo por el que tanto se sacrificaron ellos y sus familias se hace polvo? ¿Están preparados los clubs y la sociedad en general para contenros?

Luz Morales is a clinical and sports psychologist. Además de ser deportista (he plays hockey since he was a girl), he works with players and trainers from clubs from all over the country, both from football and from other disciplines. Ayer, después de que se conociera de Samuel’s suicide, compartió en Instagram un posteo cuyo alcance la sorprendió. Esa masividad, considera, es una pequeña muestra de la necessidad latente de hablar de un tema que sigue siendo tabú.

Empezaba así: “Otra vez esta noticia, otra vez, pero sigue sorprendiendo. El futbol, ​​un adolescente y este final. Samuel Rebollo was 20 years old and played in the 4th division of the club @aldosivi_oficial. En estos días se lo había ‘dejado libre’, frase que se vuelve natural en muchos ambientes pero pocos entienden el peso que conlleva. La carnicería de algunos deportes y sus efectos”.

La psicóloga contó en esa red social que a su consultorio llegan con frecuencia jóvenes ilusionados “por llegar”, con una enorme presión sobre sus hombros: la presión social. “En el ‘quedar libre’ caen illusionesdeseos, fantasías, promesas de éxito, tanto de los futbolistas como de sus familias y managers. Y no muchos tienen los recursos simbólicos necesarios para trascender esto. Debemos entender y empathizar con la realidad síquica del deportista que cambia radicallymente con esta ‘libertad’: YA deben decidir qué hacer, a dónde ir, qué carrera seguir, qué otro futuro posible ‘y exitoso’, deben encontrar. Mucho para un adolescente“, reflected Morales.

In dialogue with LA NACION, the specialist says that when he talks about suicide, the first word that comes to his head is “soledad”. “A ese ‘quedar libre’ lo pienso como una ‘caída libre’. La persona que se suicida perdió su marco de referencia, que en la vida suelen ser la familia, la pareja, la profession, el trabajo. Cuando algo de eso desapareca subitamente, Hay que tener mucho cuidado, más con pibes que desde los 7 u 8 años dejan todo para jugar en un club y sus familias hacen muy grandes sacrificios porque tienen esa fantasia de que ‘va a llegar‘”, soistene.

In this sense, la psicóloga indaga en cómo muchas veces el deportista empieza a “basar su vida, su realidad y futuro” en esa idea que ha construido y que, de un día para el otro, puede desvanecerse. “Hay que tener mucha inteligencia emocional, capacidad de resiliencia y apoyo familiar para que uno pueda contener esa situación. Cuando eso no está, existe el riesgo de que ocurran esas cosas. Me llegan pacientes futbolistas, chicos de 13 o 14 años, donde la demanda de la familia es ‘no está rindiendo’ o ‘se lesionó y no es el mismo de antes’. Eso lo veo un montón. ¡Y son pibes! Let’s see what you want to do in the future”, says Morales.

El ser emplazados en ese lugar y el no poder poner en palabras las emociones (“because in general los deportistas hablan mucho con el cuerpo”) son factors a los que hay que prestar atención: “En el ambiente deportivo siguen existiendo prejuicios y el temor a que los marginen por hablar de sus emociones. Cuando encuentra un lugar dónde hablar y alguien que los escucha, aparece este miedo a ‘quedar libre’ y el qué hacer con su vida si eso ocurre. Muchos eligieron el fútbol como destino y no se les ocurre qué otra cosa pueden hacer“.

Qué pensará mi familia. Qué dirán en el barrio cuando vuelvan con la cabeza gacha. Cómo se lo digo a mi viejo. Qué otra cosa voy a hacer si lo único que sé es jugar a la fútbol. Esos miedos afloran en muchos jóvenes cuando se les da el espacio para hablar.

Manuel Vilapriño, president of the Argentine Psychiatry Association (APSA), explains that the factors that intervene in the suicide include genetics and biology hasta lo psicosocioambiental, lo que a su vez va de las mano con aspectso psicologios propios de la persona, la sociedad en la que está inmersa y su círculo intimo. “Todo eso está en permanente interacción”, he clarified. Si existen esos factores de riesgo previos, diferentes “estresores” pueden “desperatarlos” y desembocar en un suicidio.

Todo lo que implica el alto rendido y la alta exigencia son un estresor más. Si ese estresor es crónico y no es resuelto, va a unchecanar en algo. De alguna forma, eso se va a manifestar en el cuerpo, ya sea con ansiedad, angustia o estados depresivos. That’s the point si a la alta exigencia se le suman además otros social y culturale factors, como la ausencia de networks de contención y la necessidad de pertenecer, ganar y ser successto (en função de los patrones de nuestra cultura, donde el eschito y el ganar no tiene termino medio), todo eso va a generar un impacto”, advised the doctor.

For Vilapriño, here is a central point to highlight: la responsabilidad no es del deporte. Al contrario, desde la clinica los specialists en salud mental suelen fomentarlo. “Lo que sí tenemos que reinforcer es que, más allá del deporte, se tienen que dar una serie de factores que contengan esa realidad que buscamos generar. Es decir, si yo quiero que alguien practice bien una discipline, además de darle las tools para que lo pueda hacer, siempre está lo affectivo dando vueltas. Es indispensable que exista una mirada desde el pointo de vista psicosocial“.

En esa línea, el que los clubs “alogen” las problemáticas de salud mental es para Morales y Vilapriño un requisite que debe darse desde el momento en que las chicas y los chicos ingresan a las institutions. “En el deporte y más en el fútbol, ​​donde está la idea de ‘salvarse’, there are many pressures. Esto es algo que hay que trabajar desde las inferiores con los chicos y contenar a las familias, darles las herramientas para que si llegan a quedar apartado por una lesión o porque hay otro jugador que es considerado mejor, sepan cómo seguir. Porque el fútbol no te va a salvar de nada”, says the psychologist.

Aunque por reglamentación los clubs suelen tener en sus equipos profesionales de la salud mental, Morales señala que esto muchas veces no ocurre, sobre todo en institución del Interior, donde los resources son escasos. “Atiendo a entrenadores de otras provincias y lo que veo es que hay un deficit formativo. En ellos aparece mucho miedo y el no saber qué hacer. Los forman en fútbol, ​​en estrategia, en táctica, pero no en escuchar o detecter situations de alarma. Se necesita que los clubes puedan no solo contener a los chicos sino también formar a los formadores, sobre todo en las inferiores”.

Dice que muchas veces los clubes recurren a los psycólogos specializadas en deporte cuando se van al descenso. “En general, te llaman cuando no se cumplen sus objetivos de resultados, pero no por objetivos de procesos, como deribé ser. Llaman cuando las papas queman”, resume.

Morales and Vilapriño coinciden en que Habilitar espacios de escucha es una fundamental tool para prevenir el suicidio. Pero también poder detectar las señales de alarma: cuando un jugador se aísla, cuando se lesiona todo el tiempo, cuando falta a los entrenamientos, cuando no sociabiliza. For that, se requiere de ojos y oídos trained.

El presidente de APSA, que trabajó con varios clubes, subraya que muchos de los chicos que llegan tienen problemáticas de distintos tipos: desde familias traversadas por las adicciones hasta situaciones de alta vulnerabilidad socioeconómica. “Se les pide que rindan con los parametres de la sociedad actual cuando no están dadas las condiciones de la matrix affectiva”, assures.

Fortalecer la autoestima es para el psiquiatra un aspecto clave. Esto implica cómo la persona se evalúa y valora y, en función de eso, cómo puede llevar adelante el enfrentamiento de las diferentes circunstancias de la vida.

“When the self-esteem is well consolidated, the person recognizes his defects and virtues, has solid resilience and assertive capacity, and when things don’t sell, he experiences frustration as a learning experience. En cambio, cuando a la frustration no la vivís como aprendizaje, la transformas en fracaso. Y, cuando eso ocurre, aparece esta questiamento binaria de ir del 0 al 100. Si a eso se suma la visión negativa del futuro y que no estén dadas las condiciones para que te expreses, se va configurando un abanico de elements que terminan llevando a que en la persona aparezca una intensa angustia y desesperanza”, he concluded.

Dónde pedir ayuda

Conocé The Trust Project

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *