The tragedy of Maurice Gibb, the silent leader of the Bee Gees: the curse that John Lennon convidó without saberlo

The Bee Gees: Maurice Gibb, Barry Gibb and Robin Gibb, in 1977 (Photo: Paramount/Kobal/Shutterstock)
The Bee Gees: Maurice Gibb, Barry Gibb and Robin Gibb, in 1977 (Photo: Paramount/Kobal/Shutterstock)

El hombre que lo había consigado todo no pudo con la nada, con ese vacío en el que caería muy pronto. Every day, every hour, Maurice Gibb would have to face the consequences of the fever on Saturday night. Y perdería, varios días, muchas horas. “Nadie me muestra la luz.” Estoy cansado de la batalla, pero recien empecé a peleaar”, cantaría en “Man in the middle”el hermano del medio de los hermanos Gibb, aquellos que crearon los Bee Gees. El cielo y el inferno de Maurice.

A primera vista Barry, el mayor de los Gibb, fue el indiscutido líder de los Bee Gees, el responsible del falsetto que caracterizó a la banda en su stage más popular y el principal compositor. Luego, aparece Robin segundo cantante y reconocible en clips y actuations en vivo por sus anteojos azulados. El tercer lugar lo ocupa Maurice, Mo para sus hermanos y amigos, el líder silencio, el cerebro musical, el multiinstrumentista y el mediator de egos, una especie de George Harrison de los Gibb. Ese que ocultaba bajo su sombrero, su sonrisa y su calma casi zen, una vida de excesses y bohemia que le cobraria pronto factura.

Al igual que sus compañeros de banda, Maurice was born in Douglas, capital of the Isle of Man, on December 22, 1949. En esa tierra, dependiente de la corona británica y situada en el Mar de Irlanda, llegó al mundo 35 minutos después que su mellizo Robin y tres años luego de Barry. Allí se había mudado el matrimonio formado por Hugh Gibb y Barbara Passjunto a su pequeña hija Leslieen busca de un mejor porvenir en la Europa de la postguerra.

In 1955, Gibb returned to Manchester. Con el tiempo llegó Andy, el menor, y allí empezó el mundo real para Maurice. La música estaba en la familia: además de buscavidas, papá era baterista y lederaba una orchestra y mamá officiaba de corista. La música fue entonces su favorite game, su compañera de vida, el pacto de sangre que hicieron Barry y Robin hasta que los paró la muerte.

Los hermanos Gibb: Maurice, Barry, Andy and Robin (REUTERS)
Los hermanos Gibb: Maurice, Barry, Andy and Robin (REUTERS)

Todo empezó una tarde en la que los hermanos cantaban melodías de los Everly Brothers. Con el oído accustomrado de tantos años de escenarios, Hugh sintió que en sus hijos podía haber talento. Con ocho años recién complidos, Mo debuted together with his brothers Barry and Robin and two friends from the barrio The Rattlesnakes, un grupo que tocaba un poco de skiffle y otro poco de rock and roll, lo que hacián todos los grupos entonces en Gran Bretaña. Hasta que otra mudanza iba a marcar el destino de la familia: Brisbane, Queensland, Australia, al otro lado del mundo.

In the middle of the 60s, with a successful career in Australia, Gibb turned to England and became a prophet in his land. Hugh le mandó un demo de sus hijos a Brian Epsteinthe manager Los Beatlesquien lo derivó a Robert Stigwood. Bastó una audition para que los fichara con un contrato por cinco años y solo necesitaron un album, Bee Gees’ 1st (1967), para posicionarse en la escena global post beatlemanía.

Por entonces tuvo lugar una de las leyendas más populares del Swinging London. La flema británica se había puesto technicolor y los pubs, galerías de arte, librerías y theaters Latin al ritmo de la música pop. En uno de sus bares, Maurice es surprendido por la visita de John Lennonque llegaba con el traje verde lima en tiempos de Sgt. Pepper’s. Todavía incrédulo, Maurice lo saluda y John le recommenda un trago: scotch con bebida cola, un clásico. “Me hubiera convidado cianuro y lo hubiera aceptado igual”, reconocería luego el joven, evidenando la idolatría por uno de sus héroes. The question is que el popular whiscola le gustó demasiado y con el tiempo le traería graves problemas.

Robin, Barry and Maurice Gibb hold their Grammy for best album of the year, 1979: Fiebre del sábado por la noche.  Sold 15 million copies
Robin, Barry and Maurice Gibb hold their Grammy for best album of the year, 1979: Fiebre del sábado por la noche. Sold 15 million copies

La bohemia londinense enamoró al menor de los hermanos y empezó a frecuentar bars y fiestas, donde se cruzaba con celebrities como el actor Michael Caine o Prince Carlos. También se juntaba occasionally a zapar con su vecino Ringo Starr. En ese clima mágico de fin de la decada conoció a su primera esposa, la cantante escocesa Lulu. Se vieron por primera vez en el programa de televisión Top of the Tops y empezaron a salir después de un concerto de pink floyd en Londres.

Se casaron en febrero de 1969, con el coro de tres mil fanáticos de fondo, aunque el ritmo de vida no cambió. Podían ser las tres de la mañana que sonaba el timbre y del otro lado de la puerta aparecía Rod Stewart o David Bowie. Era una invitación que no podía rechazar. Si no había algún bar abierto, ellos lo encontarían.

Mo empezó a vivir con peligro los clichés de la estrella de rock. In four days he could buy a Rolls-Royce, a Bentley and an Aston Martin. “Pensábamos que éramos fabulosos, el rey y la reina del mundo”, confessaría Lulú tiempo después. Aunque la carroza se hizo calabaza cuatro años más tarde, algo que en retrospectiva parácia natural. “Éramos dos jóvenes estrellas del pop destinadas a vivir cada uno su propio camino”, recognized the singer.

A 1973 Rolls-Royce Corniche Convertible, owned by Maurice Gibb, was put up for sale a few months ago (REUTERS)
A 1973 Rolls-Royce Corniche Convertible, owned by Maurice Gibb, was put up for sale a few months ago (REUTERS)

Mientras, se vivían momentos de tormenta dentro de una banda en la que los egos estaban haciendo estragos. Robin se sintió desplazado e inició su carrera soloista. At the end of 1969, Barry and Maurice announced to the world the separation of the Bee Gees, a measure that lasted less than a year. Los primeros 70 fueron rutinarios y la banda tocaba cada vez para menos public. Se necesitaba un golpe de timón, que llegó bajo las luces de nón y las bolas de espejos.

América siempre había sido el sueño de los hermanos Gibb. Así lo contaron en una de las ultimas entrevistas que dieron juntos. Su primera avanzada había sido a finales de los 60, aprovechando el camino que habien abierto Los Beatles. Tuvo que pasar una decada para que conqueroran definitively la tierra prometida. Para ello, viraron su sonido hacia la música negra, afianzando su tendencia soulera, poniendo a la vanguardia de la música disco y apelando por primera vez al falsetto de Barry, la indisputable marca registrada de la banda.

Fue su histórico manager Stigwood quien les propuso hacer la música de una película que se planteaba narrar la escena de la música disco, immortalizada como la Fiebre de sábado por la noche. The disco sold more than 30 million copies and its songs were played on the radio and on the tracks of the whole planet. Mo ya era un músico todoterreno, dominaba el bajo, la guitarra, los teclados y era responsable de la majority de los arregos, aunque los flashes apuntaran en otras direccións.

Fue en esa época que Maurice pudo encarrilar por un rato su agitada vida. En 1975 se casó con Yvonne Spenceley y tuvo dos hijos, Adam y Samantha. Se afincaron en una mansion en Miami, en tanto el grupo alternaba buenos discos con algunos fracasos. Los 80 los encontura más enfocatos en composiciones para terceos que en material propio, aunque nunca dejaron de dominar los charts, escribiendo para Diana Ross, Dolly Parton y Barbra Streisand.

Robin, Barry and Maurice Gibb, 1997 (Shutterstock)
Robin, Barry and Maurice Gibb, 1997 (Shutterstock)

Todo parécia marchar bien hasta que en 1988 Andy, el menor de los Gibb, falleció poco después de cumplir 30 años por un infarto de miocardio producto de su adicción a la cocaína. Fue un golpe durísimo para los hermanos, y Maurice buscó consuelo en su vieja amiga, la bebida. Volvió a frecuentar bares y su conducta se hizo cada vez más difícil de sobrellevar para la familia.

One day he found himself alone in his mansion in Miami. Su esposa e hijos habian salido. Entonces bebió como nunca, o como tantas otras veces, pero perdió el control. When his family returned, lo found ensangrentado blandiendo una de las armas de su collection. Yvonne subió a sus hijos al auto y se marchó de immediato. Al día siguiente no recordaba nada de lo succedido.

Fue una situación límite, en la que Maurice vio el abismo y prefirió no saltar. When he decided to confront the problem, he asked his daughter Samantha to accompany him to the room where he kept the weapon. Se la dio y le pidió que la arrojara lo más lejos que pudiero. La niña se acercó al mar y tiró la pistola. El paso siguiente fue asistir a las reuniones de alcohólicos anónimos. Claro que el anonimato no representaba a uno de los músicos que más discos vendíó a lo largo de la historia. Los vagabundos lo reconocían y él los saludaba con el mismo trato que le había gave a las grandes estrellas del rock and roll.

Asumir su alcoholismo y enfrentarlo fue el motivo decisiveo para que la familia Gibb volviera a ser tal en la mansion de Miami. Maurice and Yvonne renovaron sus matrimoniale votos y la banda volvoí una vez más como el ave fénix. La gira One Night Only los devolvió a la cima de los rankings. In 2001, the public group This Is Where I Cameun álbum reflexivo y maduro con el que abrían las puertas al nuevo milenio.

Florida, February 23, 2002. Barry and Maurice are on stage and singing songs The Everly Brothers. Yes, como 50 años atrás, cuando eran unos niños y jugaban a ser sus ídolos. Agregan al repertorio algo de los Beatles, de Elvis, de Roy Orbison. De suddene aparece Robin y el public delira. Se suceden los hits de los Bee Gees, esas que sabemos todos, que bailamos todos y que quederán para siempre en la banda de sonido de la música disco. Nadie podía imaginar que ese informal y benefico marco fue la última vez que tuvo a los tres Bee Gees sobre un escenario.

The Bee Gees: Maurice, Robin and Barry
The Bee Gees: Maurice, Robin and Barry

Maurice started in 2003 with some stomach pains. Al principio no le dio mayor importancia, pero se volvieron severos y tuvo que ser internado de urgency. They diagnosed a serious intestinal obstruction and ordered an immediate operation. A su lado, su esposa y sus hijos le daban fuerzas, aún cuando sabian que la batalla estaba perdida. Su mellizo Robin voló desde Gran Bretaña y llegó a tiempo para despedirse. En la morninga del 12 de enero, a heart attack ended his life. He was only 53 years old.

Sus hermanos lo recordaron en televisión con palabras sinceres y emocionadas. “Maurice developed an essential role in the composition and recording of the band’s songs”, said Barry, adding that he highlighted his role as a mediator between two ambitious brothers, and recognized his friendliness and friendliness with fans all over the world.

Al mismo tiempo, sin dar crédito todavía a lo sucedido, apuntaron contra el hospital. “Se cometieron errores, se perdió tiempo, tiene que haber un responsable y este tierra que rendir cuentas por la muerte de Maurice”. Fue más bien una catarsis, la impotencia ante lo unexpected.

Desde entonces, Barry and Robin fueron y volvieron con los Bee Gees, pero la banda nunca más sería la misma. Hasta que en 2012 la muerte de Robin dejó al hermano mayor como único sobreviviente.

La vida lo dejó fuera de combate de manera repentina, casi a traición, pero quedó su immenso legado musical. His silent leadership, his amabilidad dentro y fuera de la banda, y su capacidad de pelea una y otra vez hasta que el cuerpo no pudo más. Simpático, juerguista, amante del paintball, equilibrista de egos. Maurice Gibb se fue de este mundo hace 20 años, pero cada vez que su música suena y la febre del sábado por la noche se vuelve a sentir, su vida se hace eterna.

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *