This semana Manu Ginóbili hizo saltar del chairón al Puma Montecchia

Por Fernando Rodríguez

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

(Note published in the company edition)

Final del tiempo regular 111-111. En el suplementario, restando 3 minutos, Manu entra en action y anota el 119 a 115, para terminar ganando 128 a 123, tras remontar 17 puntos en el último cuarto.

Juegan Phoenix-San Antonio. El Puma, acá en Bahía, está sentado frente al televisor, disfrutando del recuerdo.

Emanuel venia teniendo una noche inolvidable (la cerró con ¡48 puntos!) y lo ratifica con una definición que hace explotar al Puma, olvidando que habien pasado 17 años de ese partido.

Ayer, hoy y siempre, Manu lo hace posible.

“Le metió una volcada a Shawn Marion en la cara y con dos manos, arrancando del eje central”, recalls Montecchia, aún sorpendido.

“Estaba en el sillón y te juro que salté, como si lo estuviera mirando en vivo”, he confesses.

“El otro día, cuando le conté a Manu me dijo: ‘Te agarró el viejazo’, je. Ver partidos de él, a los que nos gusta el básquet, nos moviliza; hacía cosas que tal vez el común de la gente no las veía, las que suman para ganar, esas que no salen en las planillas”, assures Alejandro.

La melancolía invade por estos días, sabiendo que hoy Emanuel Ginóbili entrará officiale en el Salón de la Fama.

La the ceremony will be in Springfield and you can follow it from 20:00por ESPN, DIRECTV Sports (610 / 1610 HD) and DIRECTV GO.

His friend and companion Alejandro Montecchia has made a clarification and argument: “I believe that this recognition is not the only thing that makes me feel better; me parece”.

—¿Lo decís porque no es algo que se había planteado como objetivo?

—Claro, son recognisimientos que le llegan, pero lo que más disfruta son los logros que consiguió con sus equipos.

—De todos modos este premio es una consecuencia.

—Sí, de lo cabeza dura que fue, el ponerse objetivos y siempre tratar de lograrlos. La cabeza de este pibe es de un extraterrestrial. Ya estando consecrado, pudo mantener el nivel de competitividad y estuvo al cien por ciento siempre, eso muy difícil de conseguir.

Manu junto a sus tres hijos.

—¿Considerás que desde la cabeza nace todo?

– Creo que sí. Es el motor, lo que te hace funcionar. Y cuando la tenés fuerte no sufrís pozos emocionales, no te permitís relajarte. Es muy difícil mantenerse siempre a tope, la cabeza en algún momento te juega una mala pasada y te relajás o permitís hacer algo indebido. Y Manu tuvo una constancia y discipline que le permitió jugar en la NBA, con 40 años, a nivel estrella.

—¿Esto es posible de trabajar?

—Sí, pero tiene que venir de base. Eso se ve mucho con los chicos. Se nota el que es distinto en ese sentido. Después se fortalece y ahora hay más tools.

—¿Cuándo empezaste a descubri a Manu?

—El año que compartimos en Reggio jugó barbaro, pero en ese momento no pensaba que la iba a romper toda. Creo que el paso a Bologna significó su explosion. Fue impressive la diferencia de un año a otro. De ser un jugador importante, que jugaba bien, se conviro en dominante, casi indetenible en la liga. Ese año miraba los partidos por televisión y me preguntaba: “¿Qué le pasó a este pibe?”.

—¿Cuándo lo disfrustaste más dentro de la cancha?

—Siempre disfruté jugar con él. En Reggio we were compañeros en un equipo italiano, habiendo salido de un mismo club (Bahiense del Norte) y medio por recomendación de él que fui a Reggio, por eso disfruté muchísimo la experiencia. Y con la Selección, mucho más.

—Todos los jugadores tienen un grado de egoísmo. ¿Había algo que se padecía de él, aun siendo algo positivo, como la exigencia para ser mejor a su compañero?

-¿Sabés que no? Al menos cuando compartí equipo. Después, tal vez de más grande en la Selección exigió, como Scola, arratrando a los más jóvenes. No exigía, pero sabías que todo lo que hiciera dentro de la cancha era positivo, ese creo que fue un cambio importante que mostró de Reggio a Bologna. Al principio era más impulsivo y después found el equilibrio entre la efectivedad y el momento de hacerlo. Jugar con él era mucho más fácil, porque la majority de las cosas las hacía bien. Y no era un jugador sólo ofensivo, sino completo en los dos lados.

—¿Transmitía más desde lo attitudinal que desde la palabra? No tenía necesidad del “vamo, vamo, vamo; huevo, huevo, huevo…”.

—Tal cual So. Lo que pasa que no lo necesitaba, je. Sí, te pónías a su nivel o quedabas en evidencia.

—Parece difícil que pueda moldearse otro jugador de estas tierras con tantas cualidades, por encima de haber estado en el momento justo y en el lugar indicado, como en San Antonio, ¿no?

—Sí, o haber llegado a Bologna mismo, porque la otra possibility era Olimpiakos…

—Y al segundo partido los griegos le tiraban un ladrillazo, je.

– Yes, it is. Por eso ha tomado decisions correctas. Si hubo azar fue muy poquito, je. Aunque siempre hay que tenerlo, pero lo de él fue por mérito propio.

—¿Cuánto te parece que influyó para hacer mejor a los Spurs como franchise?

– Yo creo que tuvo mucho que ver. RC Buford (CEO de los Spurs) y ellos deben estar pensando “a este pibe lo drafteamos y mirá lo que explotó, lo que generó, lo que nos dio durante todos estos años”. También ellos ayudaron en el crecimiento de Manu.

– Fue mutuo.

-Yes. No creo que esperaban que podia darles tanto. I believe that Manu had much to see in the success of San Antonio in the last 20 years.

Leave a Reply

Your email address will not be published.