Tres cadaveres en el Vaticano y un triangle amoroso que nadie confirmedó: nuevas teorías sobre un crimen sin resolver

Alois Estermann, integrante de la Guardia Suiza, junto a su esposa Gladys Meza y el papa Juan Pablo II.  PH/ME
Alois Estermann, integrante de la Guardia Suiza, junto a su esposa Gladys Meza y el papa Juan Pablo II. PH/ME

On May 4, 1998 Alois Estermann, entonces nuevo comandante de la Guardia Suiza, fue encontrato muerto. También fueron encontrados muertos su esposa, la venezolana Gladys Meza Romero, y el cabo Cédric Tornay. Todos tenien heridas de balas de arma de fuego. Al día siguiente, el portavoz del entonces Pope Juan Pablo II declared that the three deaths had been responded to the soldier, Tornay, and that he had treated “un attack of locura”. Pero el misterio que explica que hayan aparecido esos tres cadaveres remains en estado de enigma más de dos decades después de los hechos.

Ahora, un libro escrito por la agogada de la familia Tornay, Laura Sgròrebate the precipitada sentencia pronunciada como “historia oficial” y reabre uno de los mayores secretos de todos los ocurridos en el amíto del Vaticano.

Sgrò, who is also the lawyer of the family of Emanuela Orlandi, the young citizen of the Vatican who disappeared in 1983, has just been published Sangue in Vaticano (Sangre en el Vaticano)en el que cuenta que en 2019 Muguette Baudat, la madre de Cédric, la contactó en el énésimo de obtener respuestas y su investigation desde entonces abre numeros interrogantes e irregularidades sobre cómo se llevaron a cabo las pesquisas.

Lejos de las variadas hipótesis que se han publicado estos años, como posibles relaciones homosexuales o triangles amorosos, Sgrò explains in an interview: “Lo que se desprende de mi investigación es que se se basaron en las declarations que el thens portavoz del papa Juan Pablo II, el español Joaquín Navarro Valls, hizo esa misma noche, a las pocas horas de la tragedia . La Oficina de Prensa vaticana presented Cédric before the world como un asesino suicida sin siquiera haber realizado una autopsy“.

Estermann fue uno de los integrantes de la Guardia Suiza que asistió a Juan Pablo II tras un intento de asesinato en la Plaza San Pedro en 1981. PH/SB
Estermann fue uno de los integrantes de la Guardia Suiza que asistió a Juan Pablo II tras un intento de asesinato en la Plaza San Pedro en 1981. PH/SB

The lawyer, protagonist also of the defense of Francesca Chaouqui in the Vatican judge for the well-known case Vatileaks2, asura que “no se interesaron por la vida de Cédric, ni investigaron la que llevaban Estermann y su esposa. “Nie siquiera se sabe que hizo la pareja el último día de sus vidas”.

La madre de Tornay se mostró de immediato convencida de que la historia había sido de otra manera y pidió repetidamente la reopenura de la investigation, que la Corte de Apelaciones del Vaticano siempre ha rechazado. On December 13, 2019, Sgrò requested access to the complete file of the Vatican Tribunal, pointing out numerous “lagunas” in the reconstruction of the facts and the possibility of presenting “new evidence”.

Tras más de dos años de silencio, el secretary de Estado vaticano, Pietro Parolin, intervino personally para pedir a la Corte que prestase “especial attention” a la request de acceso al expediente. From today, March 30, 2021, desde la Justicia vaticana sólo ha habido silencio.

“La escena del crimen estaba contaminada, se contaron más de twenty personas en el lugar de los hechos sin guardapolvos, guantes ni zapatos. Las autopsias se realizaron con una unjustificada urgency, solo en presencia de los peritos del Vaticano; the caligráfica expertise sobre la supuesta carta de Cédric que sugeste un gesto imprudente se realized sobre una photocopia y no sobre la original; una carta que, además, pasó por un número considerable de manos antes de ser entregada a Muguette Baudat, la madre de Cédric”, señala Sgrò.

“Por no hablar de la absoluta falta de investigation sobre la vida de los Estermann. Neither his family nor his friends were heard. De hecho, según los researchers, parece que no se relacionaron con nadie en absoluto. Me pregunto: ¿es posible que el Comandante de la Guardia Suiza Pontificia y su esposa -que trabajaba en la Embajada de Venezuela- no tuvieran relaciones sociales ni laborales con nadie?

The lawyer denounces that “this terrible case” was the only one among the grand cases that have been involved in the Vatican, like the disappearance of Orlandi or the attack on Juan Pablo II, who was the sole representative of the Italian authorities.

“Esta vez, a pesar de la presencia de tres personas asesinadas y de la evident inexperience de los investigators vaticanos -pues nunca había sucedido algo así inside de los muros leoninos-, se decidio cerrar las puertas y treatar el asunto confidentialmente desde inside. Why? ¿Qué información no debá salir del Estado?”, se interroga la abogada.

Cedric Tornay, member of the Swiss Guard, was under the orders of Estermann until the death of both.
Cedric Tornay, member of the Swiss Guard, was under the orders of Estermann until the death of both.

Sgrò relata en su libro las dudas sobre la carta manuscrita del soldiera tanto por la caligrafía como por el tono, que su madre no reconocena, pero también sobre la loss of photographs of the crime scene y una autopsy realized en el Vaticano sin las medidas necesarias para este tipo de exámenes. “Envié un ejemplar de mi libro con una nota personal tanto al Santo Padre como al Secretario de Estado. I hope sincerely una respuesta”, he said.

Para Sgrò su trabajo sólo tiene un objetivo: “The family of Cédric Tornay wants the truth. Quieren saber qué pasó realente esa maldita noche. Y en esta búsqueda de la verdad, me han pedido ayuda”.

Source: EFE

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *