Una impensada apuesta, el rechazo a Julie Andrews y el secreto que Audrey Hepburn no debia saber

Un día como hoy, de hace cuarenta años, Hollywood se quedó sin su hacedor de grandes fiestas. “Si comparamos con la decada del ’50, en el negocio del cine ya no hay nada de diversiona”, said Jack Lemmon when recalling the celebrations he organized. George Cukor. Pero the director was also recognized as a “director of actresses” or cultor of “refined comedy”, only some of the definitions with which he intended to capture the nature of his genius for the big screen.

He was the director David Copperfield (1935), Romeo and Juliet (1936), La dama de las camellias (1936), Luz que agoniza (1944), La costilla de Adán (1949), La impetuosa (1952), Nace una estrella (1954) La adorable pecadora (1960), además de su paso por el set de El mago de Oz (1939) o Lo que el viento se lévó (1939), o la finalización de Dream of love before the death of his director, Charles Vidor. Si bien Ricas y famosas, con Jacqueline Bisset and Candice Bergen, fue su canto del cisne, su última gran producción había tenido lugar casi dos decasas atrás y perpetuó de manera indeleble uno de los grandes musicales de Broadway. But, strictly speaking, George Cukor no fue el nombre pensado para llevar Mi bella dama al jinn.

Mi bella dama (1964)
Mi bella dama (1964)

Fue Vincente Minelli el primer nombre que Jack Warner puto en la lista cuando, como presidente de Warner Bros, compró los derechos después de haber visto el musical y quedar tan deslumbrado como para disembolsar 3,500,000 dolaras para poder comenzer a soñar con la producción. But Minelli was the director of Venia Gigi que se quedó con casi todos los premios Oscar de 1958 -y un indelible place en la memoria norteamericana- y reclamó una auténtica fortuna y el “final cut” para hacerse cargo de la dirección.

The first conversation about the movie between Warner and Cukor happened on a plane, on the way to a pre-release The Chapman Report (conocida en el cono sur como The intimate life of four women) in San Francisco. “¿Cómo te gustaría hacer?” My Fair Lady?”, said the magnate. Sin dudarlo un momento, Cukor responded: “Me encantaría, y déjeme decirle, Sr. Warner, ¡está tomando una decision muy inteligente!”. For Cukor, the fidelity to the text of Bernard Shaw was decisive, “¡Creo que llené dieciocho cuadernos con notas!”, said the director about the search for exactitude with the spirit. Pygmalion, The work of 1912 on which Alan Jay Lerner and Frederick Loewe constructed one of the most important musicals in the history of Broadway.

Buena parte del equipo creativo que dotó de magia a My fair lady en Broadway continued his work for the film that in 1963 began to be produced with one of the most impactful investments for the era: 17 million dollars, of which only half a million was used to make the 1086 dresses that Cecil Beaton designed for los 26 scenarios, que se llevaron otro million de dollars del presupesueto. Como ejemplo de la abundance, basta con citar la escena de las carreras de Ascot que demandó 300 extras vestidos de blanco, negro y gris.

But something has changed in this version Mi bella dama y estaba muy lejos de los recuerdos de Alan Jay Lerner en el libro La calle donde yo vivoen el que plasmó la realization del musical y escribía: “Rex, Julie, Stanley, Coote y todos los demás intrepretes se estaban llevando a las mil maravillas. Me sorprendió y divirtió extraordinariamente discoverer que todas las tardes, a las cuatro en punto, el enlenco en pleno se reunía a tomar el té, exactly como lo hacicán en Inglaterra“. Pero en el set faltaba Julie, y sería un factor determinante.

Jack Warner quería que Mi bella dama tuviera su sealo much más alla del logo de Warner Bros. Por eso, he proposed Cary Grant for the paper that was quedaba como un traje a medida a Rex Harrison. Cuenta la leyenda que fue el propio Grant que le dijo que si no era Harrison el protagonista ni siquiera iría a ver la película. But Warner also intended to have Peter O’Toole in this role, although the financial demands of the legendary Lawrence of Arabia tipped the balance in favor of Harrison.

Mi bella dama (1964)
Mi bella dama (1964)

Más complicado fue la otra decision, inappelable, del productor. The “Julie” that dotaba de charisma las puestas teatrales was Julie Andrews, a quien Warner no queria en el set por nada del mundo because she considered that she was no actress lo suficiente famosa para el papel. Vanessa Redgrave, Leslie Caron, Shirley Jones, Angela Lansbury and Elizabeth Taylor, fueron los nombres en danza para uno de los papeles chiselados para la fama eterna. Luego de varias idas y venidas, cuando se supo que Audrey Hepburn séría Eliza Doolittle, o sea la florista que se convertiría en una grand dama, el escándalo rodeó a la producción because of popular pressure, y del mismo Lerner, para que Julie Andrews fuese la elegida no se hizo esperar. Warner se mostró inflexible even cuando trascendió que Marnie Nixon dublaría a Hepburn en todos los cuadros musicales que necessitaran de su canto. Nixon tenía la experiencia de haber doblado a Deborah Kerr en El rey y yo by Natalie Wood West Side Story, y firmó un acuerdo de confidentialidad para que no se supiera de su participation. Sin embargo, la información trascendió a la prensa y ante la misma Hepburn, quien tampoco sabía que su voz no sería la que finalmente quedaría impresa en celluloide.

On March 18, 1965, THE NATION titulaba: “Brilliant transcription of a musical comedy”, en la critica al estreno que tuvo lugar en el cine Metropolitan. “Rex Harrison is the embodiment of Mr. Higgins con notable maestría, producto -seguramente- de su larga familiaridad con el papel, al que animó durante largo tiempo en el escenario. Audrey Hepburn brings her charm, although she must be signaled that she does not adjust to the type that the personage demands, because she cannot desprenderse this refinement and sophisticated tone that is her heritage as an actress, which prevents her from transmitting property. la primera parte-una imagen cabal de la ruda florista londinense”, resaltaba el texto.

Mi bella dama (1964)
Mi bella dama (1964)

Unas semanas después, el 5 de April, se entregarían en el Santa Monica Civic Auditorium los dorados premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Las dos películas favoritas de la noche eran Mi bella dama y Mary Poppins. Andre Previn se quedó con su Oscar como mejor orquestación -ganándole a Mary Poppins pero incluso a los Beatles por Anochecer de un día agitado- y ese fue uno de los 8 galardones que esa noche fueron a Mi bella dama. George Cukor consiguió, three decades after his first nomination and other three attempts, won the statue a mejor dirección por la que fue la última gran película de su carrera.

Audrey Hepburn was never nominated as a mejor actress. Julie Andrews ganó ese premio por su role en Mary Poppins, de Disney, y convertida en una estrella del séptimo arte agradeció por esa distinción a Jack Warner. Poco después iniciaría para la 20th Century Fox el rodaje de La novicia rebelde.

Conocé The Trust Project

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *