Vive en Suiza y su hijo de 10 años participó de una jornada laboral que generó polemica en la Argentina

Su hijo Bruno pasó el día con el equipo de limpieza de habitaciones, que siempre suele ser un trabajo realizado por mujeres.  La idea es que también se rompan los estereotipos de género
Su hijo Bruno pasó el día con el equipo de limpieza de habitaciones, que siempre suele ser un trabajo realizado por mujeres. La idea es que también se rompan los estereotipos de género

Su cuenta en Twitter se llama @HeidiArgenta. Su nombre es Gabriela Kresta (46), vivía en Flores y hace 9 años se estableció with his family in Lausanne (Lausanne), frente al lago Léman, en el cantón frances de Vaud en Suiza. The woman who is dedicated to the hotel industry, shared photos of her 10-year-old son “working”, holding a pile of white towels in his hands, in the framework of a traditional day in Switzerland. los chicos salen a descubrir por un día el mundo laboral.

Los comentarios negativos en la red no tardaron en llegar, lo que la obligó a explicar que en realidad su hijo no estaba siendo explotado, que el “trabajar”, lo había puesto entre comillas a propisoto. “No es trabajo, es la primera vez al año que pasan un rato en un ambiente de trabajo para conocer, entender, empathizar. Salen llenos de preguntas interesantes. Es un día riquísimo para ellos. Hacen un par de tareitas de diversión para participar“, he assured.

Frente a tantas preguntas si sus hijos iban a una escuela pública, la mujer aportó más detalles y sumó más fotos. Sus dos hijos, Bruno (10) y Lucas (14), assistant a una escuela estatal como la majoja de los chicos en ese país alpino. Así describió en el red algunas particularidades del colegio: “Aula del peque, cada una tiene su espacio de lectura. No más de 20 chicos por aula. No pagás 1 centavo hasta finalizar secundario, ni usefules escolares, ni viajes de estudio, ni disfraz en fiestas, te dan todo absolutente. Solo tenés que estudiar”, he says. Y también contó cuáles son las responsibilities que tienen los chicos desde primer grado: “limpiar el aula y dejarla como la cuerbo, deben barrer, ordenar, sacar la basura… Nunca entran al aula con calzado del exterior, les exigen pantuflas”.

Algunas de las photos shared by Gabriela Kresta del aula, donde muestra los utiles que son provistos por la escuela
Algunas de las photos shared by Gabriela Kresta del aula, donde muestra los utiles que son provistos por la escuela

La intención de Kresta era mostrar la actividad de sus hijos. No polemic. Hace mucho tiempo que vive en Suiza. Antes de instalarse definitively, fui y vino varias veces. Primero por un intercambio de idiomas en 2002. Ella que se había formeda en Comercio Exterior, eligió una vida dedicato al turismo, que le gustó más. “Mi marido, que era mi novio en ese entonces, hizo un máster en Londres, entonces yo volví a Suiza por un año y bueno, después decidimos volver a Argentina nos casamos, timovo los chicos, nos quedamos 10 años y trabajé todo ese tiempo en un hotel de Palermo Hollywood como gerente y, a raiz de un poco de la inseguridad y como veíamos a la Argentina y siempre con la posibilidad de volver, me contacté con el ultimo trabajo que había tenido en Suiza y me tomaron nuevamente. Así que nos vinimos en familia”, resume.

Today we are responsible human resources en un hotel cinco estrellas. Su marido, abogado, que al principio trabajaba a la distance en la Argentina y ahora tiene empleo en una empresa suiza. Por lo que explica la empleada hotelera, casi no hay desempleo. De hecho, les cuesta cover algunos puestos en el hotel.

En diálogo con Infobae, la tuitera cuenta en profundidad sobre estas jornadas a las que asisten sus hijos, cada año. A la que fue el menor, Bruno, es muy tradicional para los chicos entre 10 y 13 años, que estária en un equivalenta a quinto, sexto y séptimo grado. En todo el país los chicos assistant a la JOM (Journée oser tous le Métiers), que sería una jornada para atreverse con todos los oficios. Se trata de un programa que se da en todas las escuelas publicas, que dominar el sistema educativo.

Gabriela, con su marido Diego, de profession abogado y sus dos hijos
Gabriela, con su marido Diego, de profession abogado y sus dos hijos

Y entra más en detalles sobre el programa questionado en redes: “Generalmente los chicos van al trabajo de los papás, pero a veces no quieren ir porque les interesa probar otras cosas. Lo piola es que todo esto se organiza con mucho tiempo y The school sent you a page on the Internet with all the locations available in the canton that I have to work on this day. because because todo el mundo ese día va a reciver algún chico. Mi hijo mayor, Lucas, una vez estuvo en una clinica y lo dejé ir solo, no vino a trabajar conmigo. Lo dejé y fui a buscarlo. Queria ver lo que era un día de nurse. Entonces hizo un día en una clinic y otra vez fue a una nursery infantil y contó cuentos.

También compartió algo también curioso y no lo tuiteó. “Que los nenes tienen que elegir cosas de nenas y las nenes de nenes, para combatir el estereotipo de gendero. Por eso a mi hijo ayer lo quise poner en limpieza de habitaciones porque generally no sé por qué son todas mujeres, entonces la idea es que ellos vean otras cosas y se empiecen a familiarizar con lo que es el mundo del trabajo. No es que los chicos se van a poner a trabajar a los 10 años, pero que empiecen a hacer preguntas”.

Los hijos de Gabriela que empezaron la escuela en Suiza siendo chicos.  El mayor tenía cinco y tuvo mucho apoyo de la escuela para que aprendiera francés, idioma de ese cantón
Los hijos de Gabriela que empezaron la escuela en Suiza siendo chicos. El mayor tenía cinco y tuvo mucho apoyo de la escuela para que aprendiera francés, idioma de ese cantón

Luego explica que el secundario se divide de acuerdo a las notas. Los que tienen notas altas, tienen orientación universitaria y los se sacan notas bajas se especializan en oficios. Algo que otro usuario de Twitter cuestionó, por tratarse de un sistema cruel: “Te obligan a saber que querés hacer de tu vida a muy corta edad y te van descartando o no según las calificaciones que obtengas practica desde el primer año”.

De acuerdo a las notas que obtengas vas a estar más del lado universitario o de los oficios. Hay mucha gente que no está de acuerdo con eso, pero acá la universidad es terriblymente difícil y exigente. Esto no quiere decir que si tenés mala nota, después no vas a ir nunca a la universidad, pero es más complicado”, he says. Su hijo mayor, tiene esas buenas notas y ya está encuminado hacia la universidad. Dentro de poco hará el Stage d’orientation, una pasantía de una semana, que es la que hacen los chicos de entre 14 y 15 años. Pueden hacer varias para ver qué puede gustarles. Asegura que todas las empresas están abiertas a participar. “Yo que estoy en recursos humanos, recibimos todo el tiempo chicos”. En ese punto, considera que el beneficio es para los chicos y no para las empresas porque se toman la molestia de capacitar a alguien que no se va a quedar. “Le estás haciendo la gamba para mostrarle lo que es un hotel”, opina. Durante esa semana, el chico pasa por todos los departamentos del hotel, en este caso, y también hará determinadas trabajos, que no son pagos, en el horario de escuela.

El tuit que se viralizó en Twitter y generó polemica, por lo que tuvo que aclarar que no estaba trabajando literally, sino conociendo un oficio
El tuit que se viralizó en Twitter y generó polemica, por lo que tuvo que aclarar que no estaba trabajando literally, sino conociendo un oficio

Kresta also highlights the exigencia del sistema educativo suizo. “Con las notas son extremente exigentes. Es un sistema muy duro. La nota máxima es un 6, que es como el 10 de Argentina y se apprueba con 4. El margen es mínimo. Y bajan la nota por cualquier cosa. Repiten muchísimos chicos. Que no repitas es todo un logro. Eso me llama la attention y salen buenos. Eso sí, te dan todo, absolutely todo”, he stressed.

Follow reading:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *